;
Carpinteria-de-armar-1-592x395

Carpintería de armar robotizada: al rescate de un sistema constructivo ancestral  

Un método ancestral de construcción fue rescatado gracias a las nuevas tecnologías por un grupo de expertos chilenos, quienes desarrollaron un proyecto exhibido en la última edición de la Semana de la Madera. Este método, aseguran, podría servir para la restauración de edificios patrimoniales y para la edificación de viviendas de desarrollo incremental.

10 días de fabricación y 1 hora de montaje. Eso fue lo que tardó un equipo de 3 expertos del Departamento de Arquitectura de la Universidad Técnica Federico Santa María (UTFSM), quienes con la ayuda de un robot levantaron un prototipo de estructura en madera laminada de Pino Radiata que permitiera habitarse y reconfigurarse en el tiempo, y que fue exhibido en la última edición de la Semana de la Madera.

Así, diseñaron, modelaron y mecanizaron con un robot las estructuras en madera que luego fueron montadas a mano con uniones carpinteras, ensambladas sin clavos, tornillos ni ningún tipo de conector metálico. De esta forma recataron la antigua técnica de la carpintería de armar, un sistema constructivo ancestral con el que fue edificado gran parte de Valparaíso entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX.

“El sistema constructivo sirve para restaurar muchos edificios antiguos de Valparaíso, conservando su concepción estructural original —entramado de madera con uniones carpinteras— y es especialmente aplicable a la construcción de viviendas de desarrollo incremental, reconfigurables”, explica Luis Felipe González, profesor instructor de la UTFSM, quien estuvo cargo del proyecto.

El equipo de expertos desarrolló la estructura con la ayuda de un robot KUKA KR125/2 y un robot KUKA KR6 AGILUS R900 sixx. Consideraron dos habitáculos, uno inicial y otro ampliable, que pueden ser unidos posteriormente. Cada uno cuenta con una superficie útil de 1.6 m2 y alturas mínimas de 2.38 m y 2.10 m, respectivamente. Al unirse podrían alcanzar una superficie cercana a los 5 m2, sin considerar revestimiento.

Lo anterior es posible porque todos los componentes estructurales del entramado compuesto por 64 miembros pueden desmontables a mano: soleras, ristreles, alféizares, dinteles, carreras, vigas, parhilera, pies derechos, jambas, puntales, jabalcones, tornapuntas y pares, los que encajan entre sí mediante entalladuras y se traban con clavijas de madera.

Este proyecto es la continuación de una investigación realizada anteriormente en torno a las uniones carpinteras, y es por eso que en este prototipo se usó simultáneamente una gran variedad de ellas. González explica que una de las mejoras que podría tener este proyecto es, justamente, reducir el número de uniones distintas.

Carpinteria de armar-3

Por otro lado, González también plantea que en el futuro se podría aumentar la velocidad de fabricación automatizada de esta vivienda. “Otra mejora es reducir el números de miembros estructurales y sus escuadrías sujeto a la reducción de costos de producción y transporte y tiempos de fabricación y montaje. Entre otras mejoras más”, señala el arquitecto.

El equipo asegura que este prototipo podría aplicarse a estructuras de mediana altura, hasta 3 pisos, y así hacerse realidad en los proyectos de arquitectura de viviendas incrementales en el mediano plazo en nuestro país. Sin embargo, aún se deben considerar algunos aspectos. “Hace falta investigar la resistencia a sismos de más prototipos de estructuras completas en uno, dos y tres pisos. No solo uniones aisladas. Ese es nuestro desafío actual”, concluye González.

Carpinteria de armar-2


Escrito por Yuriko Takahashi