13 de Noviembre, 2017

Muelle centenario se renueva radicalmente para celebrar su próximo siglo

Recientemente ganador del Stirling Prize 2017, el proyecto ubicado al sur de Inglaterra y desarrollado por el reconocido estudio de dRMM, incluyó una amplia remodelación en la que se utilizó madera reciclada.

Hastings Pier Redevelopment fue el nombre que recibió el proyecto desarrollado por el reconocido estudio de arquitectura dRMM y que consistió en la remodelación de un histórico muelle en la ciudad de Hastings, al sur de Inglaterra.

El proyecto fue uno de las seis iniciativas que fueron seleccionadas como finalistas en el Stirling Prize de este 2017, un premio británico que reconoce a lo mejor de la arquitectura. Recientemente fueron anunciados los ganadores y Hastings Pier se llevó el galardón.

Los arquitectos se encargaron de reparar este centenario muelle, luego de que fuera devastado por un incendio en 2010 que arrasó con el pabellón y destruyó todos los lugares de entretenimiento y una tienda de música que ocupaba la gran cubierta.

En lugar de desarrollar el típico formato de muelle –una cubierta con cabinas para espacios comerciales– los arquitectos propusieron un espacio abierto y multiuso que incorporara un número limitado de estructuras.

Reportaje-muella-britanico-2

“[Nuestra] base conceptual para el rediseño del muelle no fue crear el edificio predecible, sino entregar un espacio abierto para permitir el acceso universal”, explican Alex de Rijke, Sadie Morgan y Philip Marsh, los arquitectos que dirigen dRMM.

“El objetivo era crear una plataforma fuerte y bien dotada que pudiera albergar una variedad de actividades y usos, desde circos hasta eventos musicales, entre otros”, explican los arquitectos.

El muelle se construyó por primera vez en 1872, aunque el pabellón fue levantado más tarde, en 1922, ya que el original fue destruido en un incendio en 1917. Así, la construcción tuvo gran éxito en la década de los ‘30, pero posteriormente comenzó a descuidarse y permaneció cerrada en 2008.

DRMM, con sede en Londres, decidió centrar su atención en transformar el muelle en un espacio más adecuado para el siglo XXI. Para esto, realizaron una serie de viajes de investigación, debates, talleres y eventos a los que asistieron los habitantes del área de Hastings y de la ciudad cercana St Leonards.

Gran parte del presupuesto del proyecto y los esfuerzos de los arquitectos se destinaron a la reparación de la infraestructura del muelle, que había sufrido daños por tormentas y erosión del mar, así como la destrucción causada por el incendio.

Reportaje-muella-britanico-3

Estas reparaciones fueron posibles gracias a una subvención del Heritage Lottery Fund, un fondo de preservación patrimonial que también se utilizó para restaurar el pabellón abandonado y transformarlo en un restaurante de planta abierta con grandes ventanales.

Un par de extensiones circulares agregadas en la parte posterior del pabellón tienen capacidad para una cocina, instalaciones para el personal y un baño. Además el proyecto cuenta con un grupo de puestos comerciales que evocan cabañas de playa tradicionales y un nuevo centro de visitantes.

El centro de visitantes, que ofrece un lugar multiuso para eventos y exposiciones, está construido con madera contralaminada y revestido con tablas que fueron recuperadas después del incendio de 2010. Éstas últimas generan un patrón ondulado y también se utilizaron para las extensiones circulares.

El techo de esta construcción funciona, además, como un mirador con vista al mar y para acceder a él es necesario subir escalones que se extienden desde la cubierta. Así se llega a un espacio abierto rodeado por barandas de vidrio, que potencian la sensación de estar rodeado de mar.

Por otro lado, los muebles dispuestos en el muelle fueron diseñados por dRMM con la empresa local Hastings & Bexhill Wood Recycling, y se construyeron como parte de una iniciativa de empleo local que también utilizó madera reciclada.

Con respecto a la cubierta, que tiene 266 metros de largo, fue completamente reconstruida utilizando madera africana Ekki de fuentes sostenibles.

Las propuestas para el futuro desarrollo del muelle incluyen una rampa que mejore la conexión entre la cubierta y el nivel del mar, una plataforma de aterrizaje para embarcaciones y una cubierta móvil en el techo que podría usarse para eventos a gran escala.

Las fotografías fueron desarrolladas por Jim Stephenson.


Publicado originalmente por  para el medio Dezeen.com

NOTICIAS RECIENTES

  • El concurso Obras de Arquitectura enmarcado en la Semana de la Madera 2021 lanza sus bases

  • Museo Taller renueva su propuesta y ofrece nuevas modalidades de asistencia

  • Foglie d’Oro crea suelos de parquet italiano hechos a medida con madera envejecida

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »