4 de Diciembre, 2017

Estudio alemán transforma un gallinero en un taller para artistas

Ubicado en el jardín trasero de una antigua casa en Berlin, su estructura fue absolutamente renovada con madera. Sin embargo, los arquitectos mantuvieron el encanto rústico del exterior de esta construcción levantada después de la Segunda Guerra Mundial.

Hühnerhaus (gallinero) es el nombre del proyecto realizado por el estudio alemán de arquitectos Büros für Konstruktivismus quienes transformaron, con cerca de 46 millones de pesos, esta antigua construcción, situada en el jardín trasero de una casa de 1930, en un taller para artistas.

El gallinero se construyó originalmente justo después de la Segunda Guerra Mundial, en los terrenos de una villa en Berlín, pero después de su renovación, el propietario ahora lo usa como un estudio para artistas.

Los arquitectos Sandra Bartoli y Silvan Linden eligieron mantener el encanto rústico del exterior deteriorado. “Hay dos razones para esto”, dicen a Dezeen. “Parte del proyecto consistió en regularizar el estado, previamente incierto, del gallinero. Por esta razón, el exterior de la casa debía permanecer discreto”, explican.

Reportaje-Gallinero-2

“La segunda razón es que nos gustó la apariencia ligeramente ruinosa de la construcción, rodeada de exuberantes plantas”, agregan los arquitectos. Así, desde el exterior, el techo a dos aguas y la madera sin tratar le dan una apariencia de cuento, pero en su interior se ha transformado por completo.

Por otro lado, hay poco que sugiera que pudieron haber vivido gallinas en el lugar, ya que el interior ha sido desmontado y revestido por madera de pino de un color claro. Incluso la chimenea original y las vigas de acero fueron cubiertas con madera, para crear un efecto visual unificado.

“La intersección entre la viga existente y la chimenea, ambas revestidas de madera, dio como resultado una forma cruzada de una manera audaz”, señalan los arquitectos. Esta geometría fortuita es su parte favorita del proyecto.

Bartoli y Linden también agregaron un balcón al único espacio abierto, con unidades de almacenamiento incorporadas en la parte inferior de la escalera.

Reportaje-Gallinero-3

Junto con lo anterior, dos ventanas grandes con alféizares bajos se incluyeron en el diseño original para el beneficio de los pollos que se posaban allí. Ahora, permiten que la luz natural llene el espacio del taller, reflejándose en la madera.

Anteriormente, el gallinero  presentaba un ático, al que se podía acceder solo a través de una escalera exterior. Como las palomas se refugiaban aquí, su estiércol fue recolectado para ser utilizado como fertilizante.

Las palomas se han ido, pero la puerta se ha convertido en una ventana y las tablas de madera originales se recortan en un obturador a juego.

La forma instantáneamente reconocible de un gallinero ha inspirado la arquitectura de todo el mundo. De hecho, en Melbourne, el diseñador de interiores, Hecker Guthrie, utilizó esta estética para el restaurante de comida saludable Foxes Den.


Publicado originalmente por India Block para el medio Dezeen.com / Fotografías: © Martin Eberle

NOTICIAS RECIENTES

  • Agrupación de la Universidad de Washington promueve la descarbonización de la construcción a través de seminarios e investigaciones

  • Martin Thübeck ensambla una colección de muebles modulares mediante una simple unión

  • Tomás Villalón: “En el concurso de Arquitectura se debe entender el potencial de la madera y su gran responsabilidad medioambiental”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »