;
Reportaje-stands

Cerca de 30 empresas pudieron hacer alianzas y nuevos contactos en la Semana de la Madera 2017

Además de conocer de cerca las necesidades del usuario final, el evento también sirvió de plataforma para generar redes de trabajo, un aspecto que podría ser potenciado por los organizadores en sus próximas versiones.

Andrés Gutiérrez, ganador del 2do lugar del concurso de Innovación, contactó a los compradores de los productos que había desarrollado con su capital inicial para venderlos en más de dos millones de pesos. Alejandro Leyton, de KaiasulWood, concretó varios encargos y agendó visitas, mientras que la empresa Nüprotec se deleitó con las personas que no dejaban de visitar su stand.

Por primera vez la Semana de la Madera se posicionó como un espacio de encuentro que, además de estar abierta al público general, sirvió de plataforma para hacer negocios. ”Esto es algo que siempre buscamos potenciar, pero que en esta ocasión se dio muy bien, de forma muy fluida y muy espontáneamente”, acota Francisca Lorenzini, gerente de Madera21.

Para los organizadores, la participación de la industria es fundamental para generar I+D, tanto así que uno de los objetivos explícitos del layout de la feria era que los distintos programas ─stands, concursos, exposiciones─ pudieran mezclarse y dialogar entre sí. “Si queremos que Chile se transforme en un referente mundial en innovación con madera ─explica Lorenzini─, las problemáticas reales de la industria deben acercarse a la investigación e innovación de profesionales chilenos”.

Reportaje-stands-2

Y el resultado fue más que satisfactorio, algo que también resultó beneficioso para el público general. Por ejemplo, pudieron diseñar en vivo sus propios muebles con el exitoso emprendimiento de Me-Do de Arauco, o construirlos gracias a Taller Lobo. También pudieron conocer los novedosos conectores antisísmicos de Simpson Strong-Tie para el sistema marco-plataforma y la calidad de los conectores de Rothoblaas para el nuevo sistema constructivo que se está masificando en Chile: el CLT o madera contralaminada.

Este año, además, se desarrolló un interesante networking entre charlistas, emprendedores y la industria, que pudieron conocerse y compartir experiencias, algo fundamental para “generar una cultura de la madera que logre acercar los nuevos desarrollos a la gente”, comenta Francisco Lozano, presidente de Madera21.

Entre las empresas madereras que participaron de esta edición están Arauco, CMPC, Masisa y LP, además de Ignisterra y Ambiente Nativo. En cuanto a soluciones constructivas estuvieron presentes Pizarreño y Volcán, junto con Urgell y KaiasulWood que llegó desde Argentina.

Stanley Black & Decker se sumó por primera vez y destacó junto con ISESA en el mundo de las herramientas. Y si de preservantes se trata, Nüprotec y Lonza-Quimetal dieron mucho que hablar, al igual que Rothoblaas y Simpson Strong-Tie en conectores.

Entre las instituciones destacan el Centro UC de Innovación en Madera (CIM UC-CORMA), la Universidad del Desarrollo, la Universidad Técnica Federico Santa María y la del Bío-Bío, además de Fab Lab Santiago, AICE y FSC. La Revista Ambientes y el diario La Tercera tampoco quedaron fuera, marcando presencia en el ámbito editorial.

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

OBRAS


VER MÁS >

 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo