14 de Febrero, 2017

Aventura y comodidad sobre ruedas

Exponente de una nueva generación de casas rodantes, esta cabina diseñada por la compañía estadounidense Tiny Heirloom no escatima en lujos ni desenfado para asegurar máximo confort y libertad a sus ocupantes, en el mínimo de espacio.

Diseñada para disfrutar la aventura dondequiera se vaya, esta microvivienda puede acoplarse a la parte trasera de un vehículo tal como un trailer o una casa rodante, para ser remolcada al destino deseado. El proyecto fue realizado por Tiny Heirloom —empresa especializada en casas a pequeña escala— para una joven pareja de Mississippi que, decidida a adoptar una vida nómade, concentró todo aquello que los apasiona en este diminuto cubículo de ocho metros de largo.

Es por eso que una de las paredes exteriores está acondicionada como un muro de escalada, donde sus dueños —fanáticos de esta actividad—, pueden practicarla cuando quieran, sin necesidad de desplazarse hasta la montaña.

Para obtener máximo provecho del estrecho espacio interior del volumen, la mesa del comedor puede descender hasta situarse al nivel de las bancas, formando una superficie plana donde se puede dormir con holgura. “En un momento tienes un gran comedor, con espacio para seis personas cómodamente sentadas, y luego, con solo apretar un botón, la mesa baja, dando lugar a una cama tamaño queen”, explican en la compañía, dedicada a desarrollar viviendas de tamaño reducido —una tendencia que crece en Estados Unidos— sin sacrificar el estilo y las comodidades.

Un altillo alberga una pequeña oficina para trabajar mientras se está en marcha, a la que se puede acceder ya sea por una escalera o, bien, trepando por los muebles y agarrándose de las presas de escalada especialmente dispuestas para ello.

Tiny Heirloom-1

En el otro extremo, la cabina cuenta con una segunda cama instalada en altura, justo sobre la sala de baño, a la cual se ingresa a través de un arco revestido de mosaicos. “Los colores cálidos, la madera trabajada a la medida por carpinteros expertos y una bañera con hidromasaje hacen de este uno de los baños más apetecibles que puedan imaginarse”, aseguran.

La cabaña incluye también una completa cocina, equipada con horno, lavaplatos y refrigerador.

Una gran ventana que perfora el muro de escalada y cuatro aberturas más pequeñas en el costado opuesto iluminan el minúsculo recinto, que en su interior está pintado de blanco, con detalles decorativos en madera natural y toques en turquesa a modo de contraste.

Las microcabañas se están convirtiendo en una alternativa cada vez más popular entre los estadounidenses que buscan una solución para escapar de la ciudad de manera simple y rápida.

Tanto es así, que un grupo de estudiantes de Harvard desarrolló recientemente una serie de diminutas casas de descanso en las afueras de Nueva York y Boston, mientras que otros refugios de similares características han venido apareciendo también en zonas rurales de Colorado y Utah.

Tiny Heirloom-5


Publicado originalmente en Dezeen.com

NOTICIAS RECIENTES

  • Proyecto ganador del Concurso de Arquitectura de la Semana de la Madera revaloriza el espacio público con módulos replicables de madera

  • Silvina Cerminara: “La madera es el material con el que quiero trabajar, con el que me siento bien, que me abre caminos para investigar y experimentar”

  • Científico investiga nuevos biomateriales que aprovechan la hemicelulosa extraída de la madera

OBRAS

Ver más sobre: 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »