22 de Noviembre, 2017

Un garaje del siglo XIX es transformado en una casa utilizando materiales reciclados

A partir de diversos desechos de la demolición de una antigua oficina, el arquitecto holandés Rolf Bruggink transformó un garaje del siglo XIX en una casa, que además funciona como espacio de trabajo.

House of Rolf  es el nombre del proyecto que fue construido luego de que el arquitecto Rolf Bruggink comprara este garaje ubicado en el sector de Maliebaan, en la ciudad de Utrecht, Holanda. El terreno, además, incluía un edificio de oficinas de madera levantado en 1955.

Cuando decidió demoler este último, Bruggink usó sus materiales para equipar el garaje, transformarlo en una casa y crear un espacio de trabajo con baño incluido.

“House of Rolf es un proyecto arquitectónico en el que se aplica el reciclaje y la reutilización de materiales”, comenta el arquitecto, quien agrega: “El objetivo era usar todos los materiales del edificio de oficinas sin perder nada”.

Reportaje-Garaje-2

El antiguo garaje fue construido originalmente en 1895 en el jardín de la casa de un aristócrata. Se trata de una estructura rectangular con un techo de 5,5 metros de altura, soportado por cinco cerchas que dividen visualmente el interior en seis espacios.

Con la remodelación, Bruggink y su novia, Yffi van den Berg, que también vive en la casa, desarrollaron una propuesta para dividir el espacio interior en tres zonas, cada una con dos sub divisiones.

El primer espacio tiene un plan abierto para enfatizar las amplias proporciones del volumen interno del edificio. Grandes puertas originales de estilo galpón se abren hacia el espacio, que además cuenta con una pared negra cubierta con obras de arte.

En el centro del edificio, se levantó una estructura independiente donde se sitúa la cocina, el baño y las instalaciones técnicas en el primer piso, con un dormitorio, una ducha y un área de oficinas.

Reportaje-Garaje-3

“Al colocar esta estructura escultórica en el medio de la casa, se crea una división frontal, media y posterior. Este objeto funcional, por lo tanto, simultáneamente divide y conecta el espacio”, explica el arquitecto.

En el primer piso, el edificio cuenta con aperturas a ambos lados, así se proporciona una vista a lo largo de la construcción. Además, una escalera de madera asciende a lo largo de un borde conectándose con un pasillo que llega al dormitorio por un lado y a un vestidor por el otro.

Así, esta escalera permite ascender a una estructura de madera que se encuentra elevada y que está fijada a un borde del garaje, lo cual permite crear un espacio más íntimo y privado. Debajo de ella, hay otra sala de estar que da a un jardín a través de un gran ventanal.

Este ventanal es la única intervención en el tejido original del edificio y permite que la luz natural ingrese al interior. Las otras ventanas internas también aseguran que la luz del día se filtre a través de los espacios.

Reportaje-Garaje-4

El proyecto se completó en colaboración con el diseñador holandés Niek Wagemans, quien tiene experiencia trabajando con materiales reciclados y ayudó a determinar la estrategia más efectiva para reutilizar partes del edificio de oficinas recién demolido.

En ese sentido, no se crearon dibujos técnicos durante el proceso, sino que una maqueta delineó el diseño espacial y proporcionó una guía que se adaptó según los materiales disponibles.

Los calefactores salvados forman las paredes de la cocina independiente y la estructura del dormitorio, mientras que los armazones de madera se reutilizaron para construir una pared divisoria.

Los materiales comenzaron a disminuir hacia el final de la construcción, por lo que la pared final de la habitación del primer piso tuvo que ser revestida con perfiles de aluminio.

Los muebles de todo el proyecto incluyen piezas de diseñadores holandeses, muchos de ellos también fueron producidos con materiales reciclados. La mesa del comedor, por ejemplo, está hecha con capas de restos del edificio de oficinas.


Publicado originalmente por Alyn Griffiths en Dezeen.com

NOTICIAS RECIENTES

  • Agrupación de la Universidad de Washington promueve la descarbonización de la construcción a través de seminarios e investigaciones

  • Martin Thübeck ensambla una colección de muebles modulares mediante una simple unión

  • Tomás Villalón: “En el concurso de Arquitectura se debe entender el potencial de la madera y su gran responsabilidad medioambiental”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »