1 de Febrero, 2018

Las máquinas de Leonardo da Vinci reviven en ingeniosos prototipos de madera

Dos máquinas voladoras, un tornillo, alas, un trompo y un automóvil fueron desarrollados por estudiantes de la Universidad Diego Portales, mientras que Museo Taller guió a niños convocados por la Fundación Mustakis para construir a escala la famosa catapulta del genio renacentista.

Tras unir las últimas piezas de madera y ajustar las cuerdas para generar tensión, alrededor de 30 niños provenientes de la comuna de Recoleta comenzaron a probar sus catapultas. El prototipo, creador originalmente por Leonardo da Vinci, ahora lanzaba dulces o cualquier objeto que sirviera para probar su resistencia. Entre ensayo y error medían cuán lejos llegaban sus objetos, una verdadera competencia y un proceso de aprendizaje lúdico.

Eso fue lo que se vivió en el taller “Construye como Leonardo”, impartido por Museo Taller en alianza con Fundación Mustakis, en el marco de los campamentos de verano en donde niños mayores de 10 años se dividieron en duplas y construyeron la famosa máquina del inventor.

Reportaje-Museo-taller-2

La actividad resultó todo un éxito, en donde los niños fueron capaces de construir por sí mismos la catapulta de Leonardo. “Se dieron cuenta de que podían cortar un pedazo de madera, que tenían que aprender a ser precisos, laminar bien, lijar bien, es decir, todo el proceso de la carpintería ellos lo hicieron carne”, comentó Marcela Bañados, subdirectora del Museo Taller.

Pero eso no es todo. Casi en paralelo, el Museo Taller se embarcó en otro proyecto vinculado al genio renacentista, pero esta vez con la Universidad Diego Portales.

Invitados por el profesor Héctor Novoa, los alumnos del taller de “Iniciación al Diseño Industrial” se acercaron al Museo Taller para elaborar seis máquinas inventadas por Leonardo y así “sumergirse en el mundo tridimensional”, según explicó el académico.

Reportaje-Museo-taller-3

Durante el primer semestre de 2017 partieron con una etapa de inspiración en base al estudio histórico para entender cada uno de los inventos de Da Vinci. “Luego, vino un proceso de abstracción, identificar ciertos rasgos y sobre todo identificar un concepto traspasable a un elemento didáctico”, detalló Novoa.

Fueron en total dos máquinas voladoras, un tornillo, alas, un trompo y un automóvil. Máquinas que los estudiantes debían reinterpretar y convertir en un kit de trabajo para los niños que llegan cada semana a visitar el Museo Taller.

De los modelos resultantes, Museo Taller selección tres: las alas mecánicas, un trompo volador y un trompo inspirado en el tornillo volador, las cuales fueron perfeccionadas durante el segundo semestre, ya que no solo debían mantener la estética de los originales sino también ser funcionales.

Y a fines del año pasado, los prototipos por fin pudieron ser probados por los niños que visitaron el Museo. Ahora permanecen allí, con la idea de que sean replicados y eventualmente modificados. “Es un proceso que está abierto a la creatividad y al uso que podamos hacer del material”, comentó Bañados.

NOTICIAS RECIENTES

  • Tomás Villalón: “En el concurso de Arquitectura se debe entender el potencial de la madera y su gran responsabilidad medioambiental”

  • Filamentos en base a madera reciclada buscan revolucionar el mercado de la impresión 3D

  • Comienza la consulta pública de la Estrategia Nacional de Huella de Carbono

OBRAS

Traducir »