19 de Julio, 2018

Katerra, el fabricante de casas modulares se prepara para reducir el costo de sus viviendas

La compañía estadounidense que construye viviendas de madera prefabricadas ha desarrollado un plan de optimización de recursos y procesos con el objetivo de reducir los costos en sus proyectos. De esta forma, a través de softwares, sigue de cerca toda la producción en fábrica y la velocidad de construcción en obra, reduciendo, por ejemplo, la mano de obra en sus edificaciones.

Arriba, en la fábrica de 23.000 m2 de Katerra, en Phoenix, Estados Unidos, los desarrolladores inmobiliarios comparan encimeras de cuarzo y accesorios de baño mientras que los arquitectos usan el software de diseño de la compañía para elegir los planes prefabricados.

Aquí, los trabajadores y los robots clavan pallets de abeto dentro de paneles que se cuelgan en la pared y los colocan en una línea de ensamblaje, donde otras máquinas y artesanos agregan ventanas y tuberías, antes de que una grúa apile las paredes terminadas en una plataforma.

Finalmente, Cuando el camión llega a Lodi, California, tres días después, Amanda Andel, gerente de materiales de construcción, utiliza un escáner RFID para ver qué ha llegado y un iPad para mostrar dónde las grúas deberían agrupar cada parte de una casa de cuatro pisos.

Este proceso es un cambio radical para la industria de la construcción. Mientras que otras startups de la tecnología de la construcción intentan modernizar algunas partes del negocio, diseñando casas modulares o construyendo fábricas robotizadas para crear piezas prefabricadas, Katerra parece tener la mejor oportunidad para unir todas estas piezas, desde el diseño hasta la construcción. La compañía quiere controlar todo, desde “útero a la tumba”, dice Dean Henry, cliente y director ejecutivo de la firma de bienes raíces Legacy Partners Inc.

Reportaje_Katerra-2

En poco más de tres años, Katerra ha recaudado más de mil millones de dólares en capital de riesgo, y cerca de $ 3 mil millones en reservas. “Casi en todas partes donde mires, hay dinero para ahorrar”, señala el presidente Michael Marks, quien agrega que espera tener ingresos de alrededor de USD $15 mil millones en cinco años. “Es tan ineficiente en muchos aspectos que te deja sin aliento”.

Recientemente, la compañía anunció que se fusionará con su mayor contraparte india, KEF Infra; El acuerdo le ofrece a Katerra acceso a clientes comerciales (incluido el gigante informático Infosys) y los mercados de construcción masiva en India y Medio Oriente. La compañía combinada tendrá aproximadamente USD $3,7 mil millones en reservas en 260 proyectos.

Katerra se está beneficiando de la escasez de viviendas, los avances en la automatización y un exceso de capital de riesgo en busca de beneficios. Necesitará aún más gastos y un excelente calendario para remodelar una industria altamente regulada y altamente cíclica con márgenes estrechos y poco interés en el cambio.

Reportaje_Katerra-3

La fórmula de la optimización

Katerra ahorra dinero comprando de todo, desde madera hasta inodoros a granel. Junto con eso utiliza softwares y sensores para seguir de cerca los materiales, la producción de la fábrica y la velocidad de construcción. Sus arquitectos utilizan el software para construir un catálogo estándar de edificios, en lugar de comenzar de cero en cada proyecto, y para asegurarse de que los contratistas no tomen decisiones estructurales impulsivas. Cada generación de edificios se ha vuelto cada vez más prefabricada, requiriendo menos trabajo en el sitio de la construcción.

En la ciudad de Lodi, hay alrededor de 70 trabajadores el día en que las paredes entran en la segunda planta. Para un proyecto similar en Carson, California, la compañía usará 25 trabajadores para enmarcar el edificio en lugar de los 150 de otra empresa, según Mike Rock, jefe de construcción de Katerra. Parte de ese trabajo simplemente pasará a la fábrica, pero los volúmenes allá son más altos.

Katerra se ha tomado la molestia de mostrar a los desarrolladores que sus casas son más elegantes que lo que se cree de las viviendas modulares. En la sala de exposición de la fábrica de Phoenix, hay un departamento modelo con encimeras de cuarzo, electrodomésticos de acero inoxidable, pisos de madera de ingeniería y sensores de detección de fugas, además de un modelo con electrodomésticos de gama baja, encimeras más finas y pisos de vinilo . Una sala de exposición separada presenta muestras de alfombras, grifos y otras opciones personalizadas.

Reportaje_Katerra-4

Aquí Katerra, también, reducirá los costos comprando al por mayor menos opciones que las que ofrecería un arquitecto externo. “Es estúpido ser infinito”, dice Marks. Y como planea cuatro fábricas más en Estados Unidos, cada una del doble de la de Phoenix, Katerra busca fabricar más de sus propias materias primas, vender más de su propio equipo y quizás también entrar en el negocio del transporte por camión.

Marks dice que tratar con proveedores de tecnología fue más duro que la construcción, pero Katerra tiene muchas preocupaciones serias. Los departamentos están en deuda con 110.000 códigos de construcción de municipios de los Estados Unidos. Las necesidades sísmicas y climáticas regionales pueden variar ampliamente.

Y el objetivo de Katerra de reducir constantemente los costos de mano de obra, es decir, los empleos, no lo hará exactamente atractivo para la industria. La compañía reconoce que hasta ahora se han evitado áreas donde los sindicatos son fuertes. Eso será un problema si quiere competir por proyectos en las principales ciudades. Los líderes laborales pueden exigir que las fábricas de Katerra estén sindicalizadas, explica Mark Erlich, ex dirigente sindical.

A través de todos los desafíos, dice Marks, el énfasis de la compañía en la velocidad y el ahorro será muy útil para los clientes. Y su enfoque en viviendas multifamiliares, senior y de otros tipos puede aislarlo en cierta medida de las caídas en la demanda de, por ejemplo, viviendas unifamiliares.


Texto publicado originalmente por Dina Bass para Bloomberg.com

NOTICIAS RECIENTES

  • Proyecto ganador del Concurso de Arquitectura de la Semana de la Madera revaloriza el espacio público con módulos replicables de madera

  • Silvina Cerminara: “La madera es el material con el que quiero trabajar, con el que me siento bien, que me abre caminos para investigar y experimentar”

  • Científico investiga nuevos biomateriales que aprovechan la hemicelulosa extraída de la madera

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »