12 de Noviembre, 2018

WeGrow: la escuela “consciente y emprendedora” para niños en Nueva York

A través de un diseño pensado en los niños los arquitectos de Bjarke Ingels Group desarrollaron un proyecto que busca generar un espacio de aprendizaje libre y colaborativo. Esto gracias a un mobiliario en madera y a la utilización de colores neutros y espacios que fomenten la creatividad de los pequeños.

En 2017, el estudio Bjarke Ingels Group (BIG) reveló planes para una nueva microescuela en Nueva York y un año después, las primeras fotografías del proyecto fueron mostradas al público. “WeGrow” es la primera escuela de la marca WeWork, la empresa estadounidense que desarrolla espacios de trabajo compartido, y su diseño busca deshacer la separación que, generalmente, existe en los entornos escolares tradicionales y refuerza la importancia de involucrar a los niños de forma interactiva con el espacio donde se desenvuelven.

Diseño a partir de un universo escolar a nivel de los niños

Pensado como un “universo escolar al nivel de los niño”, el interior de la construcción comprende un campo de objetos ovalados que forman un paisaje de aprendizaje, racional y libre a la vez. Junto con esto, cuenta con aulas modulares y una granja vertical para promover un entorno de aprendizaje inclusivo y colaborativo.

Por su parte, todo el entorno adquiere un tono de calma para el estudio de los pequeños, gracias a las nubes acústicas, los materiales naturales y los colores neutros.

“WeGrow fue creado para liberar el potencial creativo de todas las generaciones a través del diseño”, explica Bjarke Ingels, quien también es el arquitecto jefe de WeWork.

“Con esta primera ubicación en la ciudad de Nueva York, hemos creado un espacio para facilitar y acomodar el enfoque transformador de WeGrow para el aprendizaje, porque a medida que la vida avanza, también lo hace el marco en el que vivimos. Los niños se dan cuenta de que tienen autonomía y cuando el diseño es menos prescriptivo y más intuitivo no tenemos que decirles cómo usar el espacio y cada interpretación de cómo lo usan es buena”, señala Bjarke.

Una escuela que recibe a niños de tres a nueve años

La mayoría de las divisiones dentro de la escuela son estantes elevados al nivel del niño, lo que permite que la luz natural llegue a lo más profundo del edificio. Así, tres niveles diferentes de estanterías para cada grupo de edad se curvan ocasionalmente creando diversos espacios de actividades para dar una sensación de comodidad, seguridad y comunidad.

Al mismo tiempo, este diseño permite a los profesores tener una perspectiva completa del espacio en todo momento. Particularmente, cada estación de aprendizaje incluye muebles con detalles y materiales diseñados para optimizar el entorno educativo.

Rebekah Neumann, socia fundadora de WeWork y directora de marca, describe a WeGrow como “una nueva escuela emprendedora y consciente, comprometida a desarrollar las potencialidades de todos los niños”.

El primer WeGrow ya está abierto y se ubica en el barrio Chelsea de Nueva York y dará la bienvenida a niños de tres a nueve años de edad, incluyendo niños mayores de dos años el próximo año. Esta escuela, que tiene múltiples programas de becas disponibles, está abierta a los miembros de WeWork, empleados y comunidades locales.


Publicado originalmente en DesignBoom.com

NOTICIAS RECIENTES

  • Senador Girardi participó en la Semana de la Madera 2021 con un especial llamado a incorporar el material en la construcción nacional

  • Investigación utiliza propiedades porosas de la madera para brindar más fortaleza y liviandad al acero

  • El público de la Semana de la Madera escogió sus proyectos favoritos de los concursos por medio de votación online

OBRAS

Ver más sobre: 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »