Cubre ventana que optimiza la reflexión de la luz natural ganó el Concurso de Diseño en la Semana de la Madera 2021

3PORTADA

30 de Septiembre, 2021

Intsun, elaborado con madera de abeto, se compone de nodos, piezas cilíndricas, separadores y un marco general que son capaces de traspasar una mejor luminosidad en los interiores, proporcionando experiencias creativas con el sol y novedosas sensaciones de bienestar con sus recursos.

Para el desarrollo del proyecto ganador del Concurso de Diseño de la Semana de la Madera 2021, el equipo de Intsun empleó un método único y llamativo. Acampar en sus respectivas cocinas. Algo que seguramente pocos han hecho, pero que luego de conocer la experiencia de estos tres universitarios no termina siendo tan ilógico como cuando se lee por primera vez. 

Los estudiantes de Ingeniería en Productos de la Universidad Técnica Federico Santa María (Valparaíso), Javiera Arancibia, Joaquín Vergara y Matías Cárdenas, escogieron este lugar dada su función singular dentro de una casa y por su presencia transversal en todo tipo de hogares. Ellos pasaron días y noches dando cuenta del suelo, de las esquinas, las paredes y el techo, como también de los aromas, sonidos e interacciones con otros espacios del domicilio. Pero si algo llamó especialmente su atención fue la implicancia de la luz solar en dichas zonas, tanto en el propio acto de cocinar como en otras actividades del día a día.

Este cubre ventana, hecho completamente en madera, es capaz de dinamizar la reflexión de la luz / Intsun

Este recurso natural es una de las principales fuentes de energía y beneficios de los seres vivos, por lo que decidieron crear un objeto capaz de potenciar su ingreso en estos lugares, para fortalecer su utilidad en nuestro organismo. Fue así como se decidieron por este cubre ventana, hecho completamente en madera, capaz de dinamizar la reflexión de la luz y ofrecer nuevas percepciones de confort.   

“El sol tiene un protagonismo emocionante —contextualiza Javiera Arancibia, una de sus integrantes— porque siempre está presente, en todos nuestros días. Es algo inevitable en nuestras vidas e incluso, durante su ausencia, siempre tenemos la necesidad de reemplazarlo, ya sea con una ampolleta, una lámpara o con luces LED”. 

A continuación, conoceremos más de este proyecto ganador del concurso organizado por Madera21. 

Nodos, piezas cilíndricas, separadores y marcos

Intsun surgió bajo el actual contexto pandémico. Fue a comienzos de este año, en su ramo “Taller de Productos”, donde a este equipo se le solicitó pensar en un cliente imbuido en las actuales necesidades originadas por la crisis sanitaria. La única exigencia era que su reflexión, y posterior propuesta, estuviera basada en madera.  

“Como decía antes, los humanos siempre tenemos la intención de reemplazar la luz solar porque es algo inevitable en nuestras vidas y más aún en la pandemia, porque el encierro perjudica la obtención de vitamina D. Por otra parte, en estos periodos ha quedado claro que tenemos una enorme dependencia tecnológica, donde la rutina no deja siquiera un respiro para conectarse con la naturaleza”, menciona Arancibia. 

El menester por alivios emocionales, producto del confinamiento, como también de una rutina más cercana a lo natural, fueron los principales fundamentos para esta solución que cataliza la sensación de bienestar dentro de la cocina. Luego de la experiencia de acampar, se decidieron por este producto ajustable, constituido por más de tres mil piezas cilíndricas, 58 separadores y un marco general, todo hecho de abeto. 

La elección de este material por sobre otros fue gracias a los atributos de dicha madera, como su textura y tonalidad, la que con un barniz especial logra un objeto atractivo y sugerente, más allá de su funcionalidad. “La claridad de la madera de abeto hace que la luz ingrese con mayor facilidad al lugar. Revisando diferentes ventanas en las cocinas, gran parte de ellas se caracterizaban por sus tonalidades claras, siendo generalmente blancas, por que lo decidimos ocupar el material más claro que existiera para asemejarse”. 

“La claridad de la madera de abeto hace que la luz ingrese con mayor facilidad al lugar”, dice Arancibia / Intsun

Arancibia dice que el provecho de la luz es posible con Intsun por medio de las piezas cilíndricas, las que cuentan con un doble corte que las hace capaces de rotar en su interior y así, ofrecer distintos porcentajes de luz. La estudiante de ingeniería indica que, en total, prevalece cerca de un 95% total de los rayos solares, siempre sujeto a los matices lumínicos que pueden ocurrir durante el día.

“Según el ángulo de la tonalidad, permite que las personas que usen este producto dejen volar su imaginación, distrayéndose por momentos de problemáticas que pueda tener en el día a día. Además, al ocupar Intsun, están conscientes de que necesitan recibir luz solar, que es necesaria en la vida de todos”, dice la memoria de su postulación al Concurso de Diseño. 

Por otro lado, con Intsun no solo destacan sus propiedades funcionales, sino que también reluce su sentido estético. Arancibia explica que su marco tiene un diseño similar a la piel de una serpiente o a un panal de abejas, por expresa petición de Pablo Prieto y Vicente Arenas, sus profesores guías. Ellos les hicieron hincapié en que el producto necesitaba una atracción más allá de su mero servicio, ya que además de ser un bien utilitario, las ventanas también son un elemento decorativo. Este cobertor no podía ser la excepción. 

“Se nos vino a la mente la textura de piel de serpiente y el panal de abejas, pues su diseño tiene profundidad y de noche, cuando no se puede interactuar con el sol, con solo verlo nos invita a ser conocido a través de otro sentido fundamental; el tacto. Es en esos relieves y en nuestra sensación al palpar que, por más que se acabe el día, siga existiendo una vinculación con el producto”.  

Intsun está constituido por más de tres mil piezas cilíndricas, 58 separadores y un marco general / Intsun

Prosigue. “Con Intsun procuramos que las dimensiones se congenien con la ventana en cuestión. Y si bien requiere de cuidados como de mantenimiento de la madera, lo único complejo es su instalación, pues al ser una estructura fija no hay necesidad de correrla o reubicarla. Al usuario solo le queda aprovechar la interacción lumínica y lúdica con el sol, junto con proyectarlo creativamente en el interior”. 

Experiencia en la Semana de la Madera 2021

Para finalizar, Javiera Arancibia indica que la experiencia en la Semana de la Madera fue adrenalínica, ya que “llegamos a trasnochar todos los días anteriores a la postulación. De hecho, quedaban algo así como 20 minutos para el cierre y tuvimos que dividir el trabajo con Joaquín y Matías, enviando el formulario a pocos segundos de la hora cúlmine. Fue casi como cursar nuevamente el ramo”. 

Lo último que menciona no es azaroso, ya que la estudiante cuenta que tanto a su equipo como a los demás del curso se les exigió simular una postulación real al concurso organizado por Madera21. Todos emularon una inscripción verídica, respondiendo las preguntas y enviando el material correspondiente, promoviendo así una exigencia real en cada uno de los trabajos. Muchos de los cuales también participaron. 

“A nivel de curso, todos teníamos el mismo desafío y todos vieron la manera de trabajar la madera en diferentes ámbitos. Varios fueron concursantes y hay propuestas muy buenas”, recuerda. 

Joaquín Vergara,  Javiera Arancibia y Matías Cárdenas son estudiantes de la Universidad Técnica Federico Santa María (Valparaíso) / Intsun

La ganadora indica que, una vez terminadas las postulaciones, junto a su equipo continuaron perfeccionando este cubre ventana. Es más: ya cuentan con una serie de mejoras que los hacen proyectar positivamente el proyecto, las que incorporarán durante el próximo año. 

“Una de ellas —anticipa— es que Intsun tenga luz propia, logrando modos diurnos y nocturnos. El primero, por medio del sol, y el segundo gracias a recursos artificiales, incorporando luminosidad en lugares por medio de una amplia gama de colores”. 


Escrito por Marcelo Salazar Medina
Fotografía principal cortesía Intsun

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Petro Lahtinen: “De lo que más podemos beneficiarnos es usar la madera sustentable en cualquier producto requerido por la humanidad, y que eso sea beneficioso para el planeta”

  • Investigación optimiza el desempeño estructural y energético de edificios construidos en madera para evitar sobrecalentamiento

  • Centro cultural y hotel sueco destaca como uno de los más altos del mundo construido en madera

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »