Informe de la FAO destacó el aporte de la madera en la bioeconomía y la salud alimentaria

_BIoeconomía (foto Billionphotos)

21 de Diciembre, 2021

La Organización Internacional para la Agricultura y la Alimentación (FAO), publicó el estudio “Productos de Madera en la Bioeconomía Global”, que contiene los últimos avances relacionados al uso de la madera ante la crisis alimentaria y medioambiental, junto con recomendaciones para los sectores y rubros involucrados.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), es una agencia especializada que desde 1945 lidera los esfuerzos internacionales de más de 130 países, con el objetivo de lograr seguridad alimentaria y un acceso regular a alimentos de alta calidad para una vida activa y saludable. Esfuerzos que hoy crecen y se alinean con la Agenda 2030 de la ONU, destacando entre algunos de los objetivos el número 12 (Consumo y producción responsable), el 13 (Acción Climática) y el 15 (Vida en la Tierra), a través de la transformación de los sistemas agroalimentarios, volviéndose así más sostenibles, eficientes, inclusivos y resilientes. 

Paralelamente, esta publicación plantea la necesidad de repensar el sistema económico mundial, donde la bioeconomía tiene un papel fundamental. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la bioeconomía está basada en el consumo y producción de bienes y servicios derivados del uso y transformación sostenible de recursos biológicos, aprovechando el conocimiento de los sistemas y procesos, en conjunto con la aplicación de tecnologías.

Así, el informe publicado este mes, “Productos de Madera en la Bioeconomía Global”, explora la sustitución de productos emisores de gases de efecto invernadero, por otros a base de madera, reuniendo los conocimientos más actualizados sobre el papel de los productos forestales en la bioeconomía mundial, para ofrecer una amplia gama de acciones prácticas para contribuir en la mitigación del cambio climático y en un desarrollo sostenible.

El informe de la FAO explora la sustitución de productos emisores de gases de efecto invernadero por otros a base de madera / FAO

Destaca además, de los países que se han responsabilizado ante la problemática, los mejores programas que directamente “se relacionan con la innovación y la biotecnología para desarrollar nuevos productos de valor agregado (por ejemplo, productos químicos, envases o biocombustibles) o mejorar la productividad de los productos biológicos, recursos y bioenergía”. En menor número pero de igual relevancia, algunos programas abordan “temas relacionados con el desarrollo rural, la biodiversidad, gestión sostenible, el suministro de biomasa y el papel de los servicios ecosistémicos, de los bosques y el sector forestal”. 

Misma madera, nuevas creaciones

El sector forestal lleva mucho tiempo fabricando productos que se utilizan en la vida diaria, por ende, que algunos de estos vivan cambios también abre nuevas puertas para la industria. Por ejemplo, la demanda de papel gráfico se ha estabilizado o incluso disminuido en algunas regiones del mundo, cambio vinculado a la adopción de Internet y medios electrónicos. Así, junto a la tecnología adecuada, nuevos productos lograrían aumentar el valor agregado de la producción en madera, disminuyendo la huella hídrica y de carbono en productos y procesos, la optimización de la circularidad, la reducción de la contaminación y de residuos.  

Los productos de madera sintética y las fibras textiles a base de madera son dos categorías emergentes de productos forestales, debido a su mayor aplicación en la construcción de varios pisos, facilitando la posibilidad de prefabricar elementos y módulos. El informe utiliza el término “Ingeniería en Madera” para referirse a un ensamblaje de productos compuestos, como vigas y tablones, que generalmente están hechos de capas de chapa, tablas, virutas o astillas de madera. Las unidades se ensamblan de diversas maneras, con fijación adicional proporcionada por pegamento o presión mecánica a través del moldeado. 

Si bien existe una fuerte evidencia de que los productos de madera están asociados con menores emisiones de gases de efecto invernadero, el informe se inclina por una transformación completa del sector, donde se incluya la forma de pensar y crear.

“Para fortalecer el papel que pueden desempeñar los productos forestales en una bioeconomía circular, es necesario mejorar la fabricación (incluido el diseño ecológico), el uso, la reutilización, el reciclaje de productos forestales y la gestión de residuos de madera para reducir el impacto ambiental en el ciclo de vida del producto. Desarrollar la conciencia, abordar el conocimiento y las brechas de implementación en la cadena de valor de los productos forestales a nivel global, es crucial para garantizar la sostenibilidad de una bioeconomía circular basada en los bosques”, se lee.  

El informe se inclina por una transformación completa del sector, donde se incluya la forma de pensar y crear / Agencias

Para las problemáticas expuestas y que deben abordarse a la hora de fortalecer la contribución de la madera como sustituto y pilar del desarrollo sostenible, la FAO propone mayor énfasis en la innovación tecnológica, en el comportamiento del consumidor, el desarrollo del mercado, de los gobiernos y de la sociedad misma, además del sector privado, instituciones locales y organizaciones internacionales.  

Por otro lado, el informe asegura que otros aportes son proporcionar información transparente y precisa sobre los impactos ambientales de los productos durante el ciclo de vida, junto con invertir en el desarrollo de tecnologías y procesos productivos eficientes. A su vez, otro tópico importante es fortalecer la cooperación entre los actores científicos, industriales y financieros en fronteras nacionales, para lograr ciclos de innovación tecnológica más cortos, facilitar el intercambio de conocimientos, estudios comparativos y datos globales para el respectivo seguimiento de la bioeconomía. 

A lo anterior, es importante recalcar otros aspectos que se destacan en sus páginas. Y es que para la organización internacional es fundamental contar con el abastecimiento de madera a través de prácticas de manejo forestal sostenibles, que consideren cuidadosamente la biodiversidad considerando que los bosques son también fuentes de alimento, las reservas a largo plazo y la exclusión de acciones que conduzcan a la deforestación o degradación forestal debido al comercio internacional.


Escrito por Catalina Evans Amador
Fotografía principal cortesía Billionphotos

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Postulaciones a los concursos organizados por Madera21 terminan sus convocatorias en julio y agosto

  • Intervenciones temporales en madera hechas en Chile: un ejercicio creativo para innovar en la construcción con el material

  • Fabricante italiano de muebles lanzó serie de mesas personalizables en madera

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »