Startup alemana desarrolla bioplástico almacenador de dioxido de carbono, por medio de desechos forestales y agrícolas

_PORTADA made-of-air-interview-c_arbon-revolution_dezeen_2364_col_9-852x479

8 de Abril, 2022

El material elaborado por Made of Air puede emplearse en mobiliario, fachadas de edificios, transporte, infraestructura urbana e interiores.

La startup berlinesa Made of Air ha desarrollado un bioplástico hecho de desechos forestales y agrícolas, que captura el carbono y se puede usar para todo. Desde muebles hasta fachadas de edificios.

El material reciclable es de 90% de carbono y almacena alrededor de dos toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2e), por cada tonelada de plástico. Para 2050, Made of Air espera almacenar hasta una gigatonelada de CO2e al año con el material.

“Si bien somos una empresa de materiales, en realidad somos una empresa climática y esa es la razón de nuestra existencia”, dijo a Dezeen la directora comercial de la empresa, Neema Shams. “Nuestro objetivo es ayudar a revertir el cambio climático”, agregó.

Dado que el bioplástico almacena más CO2 de la atmósfera del que emite a lo largo de su ciclo de vida, Made of Air es un material de carbono negativo, dijo Shams. “Vemos carbono negativo como lo que era biodegradable hace 10 años”, explicó. “En ese entonces, nadie sabía qué era, nadie sabía por qué importaba. Y ahora es bastante omnipresente”.

Made of Air fue fundada en 2016 por los arquitectos Allison Dring y Daniel Schwaag, quienes previamente colaboraron para crear un revestimiento absorbente de contaminantes llamado Prosolve370e. La nueva empresa ha identificado cinco sectores en los que se puede utilizar su bioplástico. Se trata de fachadas de edificios, mobiliario, interiores, transporte e infraestructura urbana.

Su solución es un bioplástico, no tóxico, producido con desechos forestales y materiales agrícolas / M.O.A

El material se ha utilizado recientemente para crear un par de gafas de sol de edición limitada en colaboración con H&M. Y la compañía también está en conversaciones con un fabricante de muebles de EE. UU. sobre la creación de una “silla de carbono negativo” y con fabricantes de automóviles sobre la creación de sus piezas. En abril, el termoplástico se instaló por primera vez en un edificio. Un concesionario de Audi en Munich fue revestido con siete toneladas de paneles hexagonales, que la compañía llama “HexChar”.

Made of Air es un bioplástico no tóxico hecho de biocarbón. Este material, similar al carbón, es casi carbono puro y se produce quemando biomasa, como desechos forestales y materiales agrícolas secundarios sin oxígeno. El biocarbón se ha producido durante siglos y se usa cada vez más como fertilizante y como una forma de capturar carbono del suelo.

Made of Air mezcla biocarbón con un aglutinante hecho de caña de azúcar, para crear un elemento que se puede derretir y moldear como un termoplástico normal. “Tenemos un proceso patentado que toma el biocarbón, lo somete a una serie de pasos y lo combina con bioplásticos para crear gránulos”, dijo Shams.

Luego, los gránulos se pueden usar en procesos tradicionales de formación de plástico, como el moldeo por inyección, y se pueden procesar con la misma maquinaria que el plástico normal. Para lograrlo, Made of Air obtiene desechos de empresas forestales y agrícolas con sede en el campo alrededor de Berlín. Luego, la biomasa se coloca en un horno especial, donde se cuece en un ambiente controlado y libre de oxígeno como parte de un proceso llamado pirólisis.

Sin la presencia de oxígeno, el carbono de la biomasa no puede formar dióxido de carbono durante la combustión, lo que significa que no hay emisiones de gases de efecto invernadero. En cambio, el carbono permanece y forma biocarbón. A diferencia de la biomasa en descomposición, que libera rápidamente su carbono a la atmósfera, el biocarbón permanece estable durante cientos o incluso miles de años.

El material reciclable es de 90% de carbono y almacena alrededor de dos toneladas de CO2 / M.O.A

“Con el biocarbón, si lo dejaras en el suelo y volvieras mil años después, se vería exactamente igual”, dijo Shams. “Solo si fueras a quemarlo, ese carbono se volvería a liberar”. Made of Air es una de varias empresas que ven el carbono atmosférico como un recurso sin explotar.

“¿Qué pasaría si todo lo que nos rodea, eliminara las emisiones en lugar de liberarlas?” dijo Shams. “El cambio climático es realmente un problema material, en el sentido de que hay demasiado carbono en la atmósfera. Entonces, ¿cómo es que no podemos convertir eso en nuestro mayor recurso?”

Los precios de los materiales no reflejan el “costo para el planeta”

En última instancia, Shams cree que se necesita la intervención del gobierno en forma de un impuesto al carbono para ayudar a que los productos fabricados con CO2 capturado reemplacen los plásticos fósiles.

“En el sistema capitalista más amplio en el que vivimos, todo debe ser barato y ampliamente disponible”, dijo. “El precio de los materiales no tiene en cuenta su costo para el planeta o para las personas”.

“Creo que poner un valor a las emisiones asociadas con su producción y su daño al medio ambiente serán los catalizadores más útiles no solo para nosotros sino también para el espacio más amplio de materiales sostenibles”, finalizó. 


Escrito originalmente por Dezeen
Fotografía principal cortesía Made of Air

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • IX Concurso de Innovación y Start-Ups de Madera21 busca acelerar e internacionalizar a sus proyectos ganadores

  • Estudio de arquitectura danés trabaja en lo que será el edificio de oficinas de madera más alto de América del Norte

  • Intervención artística que utiliza madera de pino quiere generar conciencia sobre la fragilidad de los ecosistemas naturales en el mundo

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »