Nuevo edificio de oficinas del parlamento alemán es construido con madera en masa y sistemas de prefabricación

_PORTADA luisenblock-west-module-fertiggestellt

3 de Agosto, 2022

Luisenblock, elaborado por Sauerbruch Hutton Architects en pleno centro de Berlín, es una edificación modular de 172.000 pies cuadrados y compuesta en un 75% por madera.

El verano pasado, Metropolis informó sobre el floreciente renacimiento de los edificios de madera en Berlín (Alemania) y sus alrededores. Este movimiento, que ha estado cobrando fuerza en Europa y que ha comenzando a ganar fuerza en los Estados Unidos, ha encontrado su nuevo edificio emblemático justo en el corazón de la capital alemana, entre la principal estación de trenes de Berlín, Hauptbahnhof, y el edificio del parlamento alemán, el Reichstag. 

En un sitio grande se había mantenido vacío desde la caída del Muro de Berlín y la reunificación de Alemania en 1990, fue reservado por el gobierno alemán para sus propias necesidades espaciales futuras. Su decisión fue profética: durante la última década, el parlamento alemán ha crecido constantemente; de 598 diputados en 2013 a 736 en la actualidad y, por lo tanto, en 2019 la administración parlamentaria decidió erigir un nuevo edificio, de aproximadamente 172.000 pies cuadrados, para unas 400 oficinas adicionales.

Como esta decisión llegó bastante tarde en el período parlamentario y con las elecciones de 2021 ya a la vuelta de la esquina, era imperativo acelerar la construcción. Para que el proyecto estuviera terminado a tiempo y así los nuevos diputados ocuparan sus oficinas, el concurso público del proyecto Luisenblock exigió una construcción modular con un alto porcentaje de prefabricación.

El edificio está compuesto de un 75% de madera / Sauerbruch Hutton Architect

La licitación estaba dirigida a desarrolladores privados que garantizaran mantenerse dentro del ajustado cronograma y presupuesto del proyecto. En mayo de 2020, fue ganada por un consorcio de desarrollos Primus, Sauerbruch Hutton Architects, con sede en Berlín, y la empresa constructora austriaca Kaufmann Bausysteme, especialista en construcción con madera. 

Sugirieron una construcción en módulos de madera prefabricados, un sistema que los tres socios habían aplicado con éxito antes con una gran vivienda para estudiantes en Hamburgo (2014-2017), llamada “Woodie”. La experiencia que adquirieron en la construcción de Woodie jugó un papel importante para el nuevo “Luisenblock”, que va desde la organización del proceso de prefabricación de madera hasta el abastecimiento de madera y los detalles del montaje rápido en el sitio. 

Tan pronto como se firmó el contrato, Sauerbruch Hutton comenzó a planificar a toda velocidad, mientras Kaufmann trabajaba en paralelo para establecer una fábrica temporal para la construcción de los módulos de madera en una nave industrial vacía de Berlín. Ocuparon una nave industrial vacía en el sur de Berlín, que anteriormente se había utilizado para la producción del infame “Platten”; las losas de hormigón prefabricadas que, hasta 1990, habían sido un material importante para los edificios residenciales en todo el Bloque del Este.

La construcción se realizó con módulos de madera prefabricados / S.H.A.

La construcción del Luisenblock comenzó en octubre de 2020, apenas cinco meses después de su puesta en servicio. Y para abril de 2021, la fábrica estaba operando a toda velocidad. Cada día laboral, seis módulos de madera maciza se ensamblaban por completo en la fábrica, se transportaban al sitio de construcción y se disponían temprano en la noche. Sin duda, este edificio fue lo más rápido, eficiente y sostenible posible en términos de construcción. Pero, ¿y la arquitectura?

Bajo estas circunstancias, el diseño del edificio se mantuvo deliberadamente simple y directo. Los módulos prefabricados, cuyo tamaño está determinado por una carga máxima de camión, definen la cuadrícula del edificio. Los arquitectos dispusieron estos módulos en una gran forma de “H”, muy parecida a un bloque de construcción típico del centro de la ciudad de Berlín, pero con dos patios abiertos. El patio sur actúa como entrada principal que conecta el edificio con el distrito gubernamental y el Reichstag. 

Hacia el norte corre la principal línea de tren de la ciudad que pasa por un histórico viaducto de ladrillo, el cual atraviesa el centro de la ciudad. Es la vía más transitada de Berlín con trenes que se suceden con alta frecuencia, tanto de día como de noche. En consecuencia, el patio norte está protegido por un muro de vidrio y acero, de siete pisos de altura, como un andamio permanente que se triplica como protección contra el ruido, vía de escape de incendios y área de descanso al aire libre para el personal.

Los módulos se dispusieron en forma de “H”, con dos patios abiertos / S.H.A.

Si bien el edificio está hecho de un 75% de madera, no se ve en el exterior. Matthias Sauerbruch, socio de Sauerbruch Hutton, explica que, en una etapa temprana del proceso de diseño, todos los socios acordaron que “en un edificio público en este contexto específico del distrito gubernamental, una fachada de madera habría estado demasiado fuera de lugar”. 

Proponer una construcción de madera parecía lo suficientemente innovador en este punto. En cambio, el edificio está envuelto en una capa resistente a la intemperie de aluminio y vidrio reciclados. Durante el día, brilla en un modesto plateado, cuidadosamente acentuado por tiras verticales de vidrio coloreado. El uso del color es una marca registrada de Sauerbruch Hutton Architects desde el comienzo de su oficina en la década de 1990, aunque aquí restringieron su paleta, como corresponde a una oficina gubernamental.

El resultado es un edificio modular de madera, que no muestra ni su modularidad ni su madera hacia el exterior. Para experimentar la madera, tendría que trabajar aquí, ya que en el interior la madera es omnipresente como material visible en paredes, techos y muebles. Sobre todo, es un edificio humilde y tranquilo. Pero si conoce su corazón de madera, entonces el mensaje es claro. Entonces, el Luisenblock susurra con insistencia que es posible cambiar la actitud habitual de la industria de la construcción, incluso en el denso centro de la ciudad de Berlín y por un edificio gubernamental con todas sus restricciones. Lo mejor de todo es que se puede hacer a tiempo y dentro del presupuesto.


Escrito originalmente por Metropolis
Fotografía principal cortesía Sauerbruch Hutton Architect

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Proyecto ganador del Concurso de Ingeniería y Construcción analiza la salud estructural y el comportamiento ante los sismos de la Torre experimental Peñuelas

  • Empresa constructora utiliza madera y lana de oveja para elevar los estándares térmicos de sus viviendas

  • Investigación posiciona a la madera transparente como una alternativa ante la elaboración de productos hechos de plástico

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »