Burgos Net Zero: Primer edificio carbono neutral en Latinoamérica

Portada-2-Edificio-Burgos

27 de Marzo, 2024

El primer edificio Net Zero Energía y Carbono de Latinoamérica se emplaza en la calle Burgos, en Santiago de Chile. Su construcción limpia de madera laminada tiene una huella de carbono tres veces menor que un edificio convencional y sus emisiones se compensarán durante su vida útil. Soluciones para garantizar eficiencia y sostenibilidad se han integrado, desde las fases iniciales de diseño.

Un desarrollo mixto, de madera y hormigón, de tres pisos, se levanta en el tradicional Barrio El Golf desde abril de 2023. El diseño, la construcción y las ventas están a cargo del Taller Tecton, cuyo hito de inicio fue la instalación del primer pilar de madera, una estructura de nueve metros que marcó el comienzo del montaje de la madera en el proyecto. Se trata del primer edificio en Latinoamérica en ser certificado como Net Zero bajo el estándar suizo Minergie.

La construcción se espera que concluya en septiembre de 2024, con la entrega programada para los primeros meses de 2025. “Uno de los momentos clave fue cuando decidimos que el proyecto tendría certificación de eficiencia energética Minergie, sería Net Zero Carbono y Net Zero Energía, asegurando que cada aspecto del edificio cumpla con los estándares más exigentes en términos de calidad y sostenibilidad. Este paso subraya nuestro compromiso con la excelencia en la construcción y con la filosofía que nos mueve cada día”, nos cuenta el gerente general de la Inmobiliaria Tecton, Matías Sánchez. 

El edificio cuya materialidad se basa en madera laminada encolada, hormigón armado, aislación de lana mineral y volcanita, ha contado con atención a nivel nacional e internacional, recibiendo visitas de expertos e interesados de lugares tan lejanos como Japón, Suiza y Finlandia. Más de 200 personas, entre arquitectos, académicos, empresarios y líderes de opinión han explorado la obra.

Una propuesta sostenible

De acuerdo al Comité interministerial de Huella de Carbono en el sector de la Construcción, Carbono Neto Zero es aquel edificio de consumo de energía neta cero, que durante su ciclo de vida -producción, construcción, operación, fin de vida útil-, logra minimizar sus emisiones de carbono incorporado y compensar cualquier saldo carbono restante.

Burgos Net Zero es un edificio construido en base a madera laminada, su huella de carbono es tres veces menor que un edificio convencional. Si bien este edificio también utiliza hormigón en su estructura, las emisiones de éste se compensan durante la vida útil del conjunto habitacional, ya que la madera utilizada almacenará más de 200 toneladas de CO2.

Desarrollado por el arquitecto Cristián Izquierdo, de Izquierdo Lehmann, el proyecto ha integrado, desde las fases iniciales de diseño,  soluciones para garantizar eficiencia y sostenibilidad, como control solar con aleros y protecciones móviles, envolvente eficiente con aislación térmica, predominio de madera en estructura y elementos no estructurales, autoproducción de energía renovable para cubrir la demanda total, ventilación mecánica con recuperador de calor para mantener aire fresco y temperaturas confortables, y tecnologías eficientes como un sistema central de “chiller” polivalente de alto rendimiento para calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.   Al respecto Izquierdo nos cuenta que “la construcción prefabricada en madera permite hacer evidente la conmensurabilidad de sus componentes, así como reducir sustancialmente sus emisiones de carbono. Esta doble condición la hace particularmente adecuada para edificar construcciones expresivas de un futuro deseable”.

El aprendizaje de la construcción en madera

En el desarrollo de la tarea, se vio la necesidad de implementar prácticas de cuidado proactivo para salvaguardar la estética y durabilidad de la madera. Esto implicó la aplicación de barnices en obra, sobre la capa inicial con la que viene la madera prefabricada. El objetivo primordial fue asegurarse de mantener tanto la integridad estructural como el aspecto estético de la madera durante y después de las labores realizadas.

Otro punto relevante fue la imperiosa necesidad de realizar una investigación exhaustiva para comprender y abordar un proyecto de estas características. En este proceso de aprendizaje se adquirió conocimiento sobre las diferencias en la secuencia de montaje, la planificación de la obra y el cuidado específico que demanda la madera en este contexto. En este punto, resultó fundamental capacitar a los maestros de obra en prácticas específicas, abarcando desde la correcta instalación de vigas hasta la manipulación apropiada de la madera. Este enfoque estratégico permitió superar eficazmente los desafíos asociados con la implementación de un proyecto de tal envergadura, garantizando así el éxito y la calidad del trabajo realizado.

La madera utilizada

En la construcción de sus proyectos, la empresa utiliza madera proveniente de bosques manejados de manera responsable. Específicamente, se opta por trabajar con madera laminada estructural de Pino Radiata, especialmente diseñada para vigas a la vista. Este material presenta un color claro que aporta luminosidad a los espacios, permitiendo terminaciones elegantes, cálidas y acogedoras.

La elección de esta madera no se basa únicamente en su apariencia, sino también en su resistencia. Las piezas de madera se unen mediante finger joint, formando láminas que se encolan por sus caras con un adhesivo estructural para uso exterior. Con un contenido de humedad promedio del 12%, este producto certificado cumple con la norma chilena NCh 2148.

Una vez instalada, la madera recibe un tratamiento para preservar su integridad y estética. En el interior, se aplica Osmo, un procedimiento que proporciona una capa protectora resistente al desgaste, realza la belleza natural de la madera y penetra en ella para protegerla desde el interior. En el exterior, se utiliza Cutek, un producto formulado específicamente para proteger contra los rayos UV, es repelente al agua para prevenir daños causados por la humedad e incluye inhibidores de moho y hongos.

Desafíos del proyecto

El viaje hacia una construcción Net Zero Energía y Carbono ha implicado diferentes desafíos y aprendizajes. “El propósito es hacer una arquitectura expresiva para el presente, que permita mostrar un modo de vida deseable. El deseo implica proyectarse al futuro con optimismo. Para que haya futuro debemos hacernos cargo de los problemas del presente”, explica Izquierdo.

En este sentido la integración temprana de los actores involucrados en el proyecto, desde el diseño del anteproyecto, pasando por la edificación hasta llegar a la venta y post venta, ha permitido alinear cada una de las etapas, bajo el paraguas del Taller Tecton (Tecton Edificación, Taller Tecton, la firma de arquitectura Izquierdo Lehmann y Tecton Inmobiliaria).

Desde Tecton señalan que “gracias a esta estructura, es posible optimizar la comunicación y la ejecución del proyecto, gestionando de manera eficiente variables, cambios o contingencias en todas las etapas del proyecto”. Asimismo, nos cuentan que el equipo de la constructora ha evolucionado con el tiempo. “Comenzamos con proyectos que incluían madera, pero no eran ‘construcción en madera’, como vigas expuestas o espacios interiores en madera, y así fuimos aprendiendo hasta contar hoy con el know-how necesario para abordar el desafío de construir edificios casi completamente en base a madera”.

En el transcurso del proyecto, la constructora ha enfrentado numerosos desafíos. El primero de ellos surgió durante la fase de desarrollo, cuando se percataron que la implementación de especificaciones técnicas más avanzadas, especialmente en lo que respecta a la generación de agua caliente y climatización, exigía un enfoque técnico más minucioso.

Este hallazgo se tradujo en una demanda significativamente mayor de horas de trabajo por parte de todos los especialistas involucrados, incluyendo expertos en eficiencia energética, arquitectura, cálculos estructurales e ingeniería, entre otros. Cada decisión de diseño experimentó más iteraciones de las previstas, o de las habituales en un proyecto convencional. Esta circunstancia condujo a la decisión estratégica de involucrar a todos los especialistas desde las primeras etapas del proyecto.

Aprovechando la flexibilidad inherente a la fase inicial, se ajustó el proyecto de manera más eficiente, permitiendo así adaptarse a las complejidades emergentes. Esta aproximación detallada y colaborativa desde el principio resultó esencial para superar los desafíos técnicos inesperados y garantizar la viabilidad y éxito del proyecto en desarrollo.

Características de los espacios de Brugos Net Zero

Tres pisos con cuatro oficinas comerciales ubicadas en el frontis del edificio, dos departamentos con azoteas privadas y seis dúplex con patios privados conforman este proyecto en calle Burgos.

Los departamentos de tres dormitorios y tres baños, cuentan con 140m2 construidos e incluyen una terraza de 60m2, una azotea de 100m2 con vista panorámica, dos estacionamientos y una bodega en el subterráneo. Ambos están en el tercer piso.

Los dúplex cuentan con tres dormitorios, tres baños, estar, más pieza y baño de servicio, tienen 140m2 y otros 20m2 de superficie habilitada e incluyen un patio privado de entre 70 y 85, y acceso directo desde el subterráneo donde está su bodega y dos estacionamientos.

Burgos Net Zero cuenta con ascensores y un patio interior privado para uso exclusivo de los residentes. 

Ver más sobre: 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »