Home / Concursos 2020 / Concurso de Arquitectura 2020

Infraestructura Educacional para una ruralidad agroecológica

Código de equipo: ARQ7219

Universidad: Central de Chile

Sede: Santiago

País: Chile

Ciudad: Santiago

Equipo: Sebastian Hermosilla, Diego Lacazette, Irene San Roman, Jesus Chuquipoma

Profesores guía: Felipe Carrasco, Cristian Salinas

Colaborador del proyecto: Sebastian Montero R.

La propuesta imagina una escuela técnica agroecológica inserta en el territorio agrícola del Valle de Curicó. El lugar, es entendido aquí como contingencia: climática, territorial, tecnológica, educativa y arquitectónica. En su conjunto, el trabajo de estas dimensiones proponen una escuela-manifiesto para una nueva ruralidad. Un futuro posible, una pequeña ficción de recomienzo del mundo.

En 2020, cerca del 80% de la superficie agrícola mundial se destina al monocultivo de pienso para saciar la demanda global de productos de origen animal. Las consecuencias ecológicas de esta matriz agro-ganadera son alarmantes: un 35% del bosque nativo mundial ha desaparecido, el 80% de las especies animales y vegetales se ha extinto desde 1800, afectando a aves e insectos polinizadores y un 66% de las zonas habitables se proyecta con crisis hídrica para el 2040.
En Chile, el sobre otorgamiento de las aguas para fines privados ha ocasionado la sequía de los territorios agrícolas del Valle Central, precarizando la vida de las comunidades y generando incertidumbre en los mercados locales. En tiempos de crisis ecológica, hemos de proponer nuevas formas de producir nuestro alimento de formas diversas y sostenibles. El desierto crece, sin embargo, aún es posible detenerlo.

Nuestra escuela es un laboratorio. En ella, innovación y enseñanza  son dos caras de una misma moneda. Hemos imaginado una escuela atravesada por la contingencia climática y vinculada estrechamente al territorio. En nuestra propuesta, Sarmiento, una pequeña ciudad rural al norte de Curicó,  se convierte en el punto de partida para un proyecto de transformación radical de la ruralidad. A la manera de la casa chilena, la escuela funda una nueva relación entre residencia, trabajo y naturaleza, mediante una procesión de corredores y patios que une suburbio, industria y campo abierto. En ella, la localidad en su conjunto debatirá las agriculturas del mañana, en intercambios inéditos entre disciplinas y actores del mundo social, productivo y empresarial. Una escuela-infraestructura, rodeada de un banco de suelos para el policultivo comunitario de especies; una línea en el paisaje que se mimetiza con la arquitectura industrial del valle; un gran techo colector de agua que abastece a la población local en tiempos de sequía; un proyecto de transición agroecológica, para regenerar los territorios y dignificar a sus comunidades.

Los nuevos tiempos anuncian el fin del aula tradicional. Para una educación colectiva  necesitamos espacios diversos y flexibles. La nueva educación requiere nueva arquitectura. Proponemos un espacio áulico híbrido y siempre cambiante, para albergar el intercambio recíproco entre paradigmas y especialidades. Biotecnología, genética, robótica, informática e ingenierías de riego, hoy abren camino a nuevas agriculturas de precisión para tiempos de sequía y transformaciones ecológicas radicales. En la nueva ruralidad, estas tecnologías se han democratizado, impulsando un desarrollo ecológico integral. Una escuela es un laboratorio y el territorio, su campo de ensayo. El desierto crece y puede ser detenido: como en una pequeña ficción de recomienzo del mundo, en el aula está la posibilidad a que este comience cada vez nuevo.

DOCUMENTOS ADJUNTOS


© Derechos reservados por sus autores intelectuales.

Video explicativo: https://vimeo.com/450675273
Memoria: MEMORIA_ARQ-7219
Lámina 01: L01_ARQ-7219
Lámina 02: L02_ARQ-7219
Lámina 03: L03_ARQ-7219
Lámina 04: L04_ARQ-7219

NOTICIAS RECIENTES

  • Emprendimiento, innovación y colaboración destacarán en la Plaza Central de ExpoCorma

  • Destacado estudio español construye una estación de metro con madera maciza en Nápoles

  • Petro Lahtinen: “De lo que más podemos beneficiarnos es usar la madera sustentable en cualquier producto requerido por la humanidad, y que eso sea beneficioso para el planeta”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »