Home / Concursos 2021 / Concurso de Arquitectura 2021

“PALIMPSESTO” HABITAR Y TRABAJAR, Conjunto población Molineros y Panificadores

Código de equipo: ARQ2789

Universidad: Universidad Tecnológica Metropolitana

Sede: Campus Área Central • Dieciocho N° 390 • Santiago

País: Chile

Ciudad:Santiago

Equipo: Luis Alfredo Segovia Espinoza, Yerko Jesús Mora Muñoz, Sergio Ignacio Estay Salazar, Daniela Antonieta Saavedra Salazar

Profesores guía:Jose Alejandro Becerra Ibañez

PALIMPSESTO HABITAR Y TRABAJAR
Conjunto habitacional Población Molineros y Panificadores
El desarrollo urbano crea territorios segregados en términos de uso e integración social. Barrios de
uso exclusivamente residencial están apartados de los destinados a servicios y funciones de trabajo.
Las nuevas condiciones sanitarias globales hacen entender que hay lógicas espaciales cambiando
constantemente, haciendo necesario acercar y escalar espacios laborales sin invadir lo doméstico
directamente. Para subsanar la carencia habitacional de la época los conjuntos habitacionales fueron
la solución, pero no consideraron ambientes laborales perdurables en el tiempo vinculados al barrio,
tampoco la expansión urbana próxima. La pandemia demostró la importancia de tener entornos más
sostenibles y complejos para vivir en comunidad que garanticen soluciones a las necesidades y
adversidades comunitarias.
Nos interesa el conjunto habitacional de la unidad vecinal n° 18, de la Población Molineros y
Panificadores, que data del año 1963, ubicado en la comuna de San Miguel, Santiago de Chile. Parte
de esta población comprende 4 bloques de 4 plantas de viviendas, completando un total de 64
departamentos. Dentro de los principales problemas físicos que presentan coinciden con la Encuesta
Panel de Vivienda en Chile (EPV, 2015) los cuales son:
-Humedad (hongos) en dormitorios u otras habitaciones
-Problemas de aislamiento de ruidos
-Problemas o deterioros de espacios comunes
-Falta de luz natural
-Inundación por lluvias
Esta no considera espacios flexibles o de crecimiento de viviendas habitacionales.
Con la intención de un impulso innovador para la comunidad la configuración programática abarca
desde lo urbano hasta la intimidad familiar, considerando la extensión laboral dentro del conjunto.
Incorporando recintos comunitarios, sostenibilidad, escala barrial, entre otros factores relevantes
para impulsar el desarrollo barrial acorde a las necesidades y generar una mixtura positiva.
Un nuevo volumen implantado acerca el trabajo a la vivienda. Reconfigurando áreas verdes desde lo
preexistente; refaccionar, reivindicar y potenciar estos sectores con el fin de rehabilitarlos y sacarlos
del abandono. Para vincular la población a su contexto como lo es el conjunto vecino “Museo a cielo
abierto”, en la fachada norte nacen murales acordes al programa vecinal, potenciando la identidad
comunitaria del sector.
Una cáscara modular se posa en la preexistencia de las viviendas, ampliando sus dimensiones y el
área común de circulación, para libre programación de estos espacios por parte de los habitantes, al
igual que las cubiertas habitables con huertos comunitarios. Unificando la estructura de manera
transversal un núcleo concentra la actividad laboral, colaborando a la población al momento de estar
expuesta a nuevas experiencias y modalidades de vida, posibilitando la adaptación desde y para el
barrio.
Desde la altura del núcleo laboral se pueden visualizar las actividades al aire libre en la plaza principal
“Jorge Quevedo”. El contar con actividades opuestas como la avenida, un lugar de caos y movimiento
en comparación a una plaza, espacio de permanencia y ocio, esto resulta ser un plus para la estrategia
urbana que vincula los extremos (Av. Departamental-plaza “JQ”) mediante la remodelación de la
plaza y la reprogramación del sector entre bloques. Resultando una vía de conectividad directa hacia
el eje principal de comercio, con estancias de permanencia en el recorrido aliando la estrategia
urbana-residencial para que actúen en sinergia.
En cuanto a la magnitud de la intervención se adecua a la escala barrial, para ser parte de ella y no
un elemento ajeno; entendiendo que nace desde y para la vivienda con el fin de que la comunidad
no pierda su identidad, sino que la potencie.
El proporcionar actividades laborales cercanas a la vivienda otorga directamente mejoras en la calidad
de vida de los usuarios, como ahorrar tiempo en transporte público, desarrollar y potenciar trabajos
desde sus territorios y referentes locales, situaciones que hoy en día se ven desvinculadas entre sí y
con el tiempo obsoletas.
Esta cáscara posada sobre la preexistencia de viviendas es un tejido compuesto por marcos y
diagonales de madera laminada que funcionan como soporte; suelo y muros de CLT, terminan de
componer la totalidad de la estructura modular, materialidad que otorga flexibilidad y rapidez
montante al ser elementos prefabricados. Al extenderse abraza la totalidad de la obra dando
protección y sostenibilidad, reactivando y generando nuevos espacios a partir de la madera como
material principal. Centrándonos en los sectores laborales hay una diversidad que acoge trabajos
individuales, coworking, grupales, de escritorio, especialidades desarrolladas en talleres y un área de
guardería infantil que facilita el trabajo de padres, madres y tutores. Además de poseer espacios
productivos con la vida comunitaria como trabajos itinerantes, ferias, deportes, cine y más,
promoviendo el autosustento barrial.

DOCUMENTOS ADJUNTOS


© Derechos reservados por sus autores intelectuales.

NOTICIAS RECIENTES

  • Centro mecanizado para madera laminada presenta sus ventajas y cualidades para la construcción

  • Nuevo informe europeo consolida la madera como el futuro de la construcción

  • Edificio de Providencia utiliza madera para revestir su estructura y también para su mobiliario interior

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »