;

La camiseta de plantas y algas de Vollebak se convierte en “alimento para gusanos” en 12 semanas

vollebak

26 de Septiembre, 2019

La startup Vollebak creó una camiseta hecha de celulosa y tinta de algas completamente compostable que se degrada –dependiendo de las condiciones- en unos tres meses. El color, al ser un tinte natural, cambia con el tiempo, otorgando la ventaja añadida de que cada camiseta es única.

La startup de ropa basada en tecnología Vollebak lanzó una camiseta hecha completamente de celulosa y algas, que se descompone en el suelo o en un compostador en tres meses.

La camiseta en sí está hecha de celulosa procedente de bosques gestionados de forma sostenible.

Vollebak obtiene madera de eucaliptos, hayas y abetos, que se trituran antes de convertirse en fibra, luego en hilo y finalmente en tela.

El diseño del bloque verde en la parte delantera de la camiseta se ha creado completamente a partir de algas cultivadas en biorreactores en un proceso que convierte la planta acuática en una tinta imprimible.

Según el cofundador de Vollebak, Steve Tidball, cada camiseta es “única” gracias a las propiedades naturales de las algas, que hacen que el diseño verde se desvanezca y cambie de color con el tiempo.

“Se puede pensar en las algas como un material de la era espacial que tiene 1,5 mil millones de años”, dijo Tidball.

Una vez que la camiseta llega al final de su vida útil, puede colocarse en un contenedor de compost o enterrarse en el suelo, donde la compañía afirma que se descompondrá en tres meses.

“La camiseta de plantas y algas necesita el hongo, las bacterias y el calor de la tierra para comenzar a descomponerse”, dijo Tidball a Dezeen.

“Entonces, si quieres que se desintegre, debes enterrarlo en el suelo o ponerlo en el compost, no va a suceder en tu guardarropa”, agregó.

Según Tidball, la velocidad a la que la camiseta se biodegrada depende del entorno en el que se encuentre. Cuanto más cálidas sean las condiciones y a cuantas más bacterias y hongos esté expuesta, más rápido desaparecerá.

“Entonces, si bien el compostaje industrial será el más rápido, pocas personas tienen acceso a eso”, explicó. “Con el compostaje en el hogar o con el hecho de estar enterrado en el suelo, estás esperando unas 12 semanas para que desaparezca”.

“En nuestras pruebas durante una ola de calor de verano, el compostaje es mejor que enterrarlo en el suelo, pero en otra época del año el resultado podría ser al revés”, agregó el diseñador.

Una vez que se descompone en el suelo o en un contenedor de compost, la camiseta se convierte en “alimento para gusanos”, transformada en la misma materia que las plantas muertas, el césped y las hojas que los gusanos comen en el suelo.

En lugar de pasar el agua del lago a través de una red de algodón, los desarrolladores hicieron la tinta de algas imprimible al pasar agua de un biorreactor a través de un filtro que separa las algas, dejando una pasta de algas “espesa”.

Este residuo se seca al sol para crear un polvo fino, antes de mezclarlo con un aglutinante a base de agua para obtener la tinta de algas.

“Las algas no pueden sobrevivir una vez que se eliminan del agua, por lo que las algas en la camiseta ya no están vivas”, explicó Tidball.

“Y debido a que comenzó su vida como una planta en lugar de un tinte químico, el pigmento natural en las algas es más sensible y no se comportará como hace normalmente el color de la ropa”, continuó.

“Tan pronto como entra en contacto con el aire, comienza a oxidarse, lo que significa que el verde comenzará a cambiar de color y su camiseta puede verse diferente de una semana a otra a medida que se desvanece, haciendo que cada camiseta sea única”, agregó Tidball.

La marca de ropa experimental creó previamente una chaqueta de cambio de color que utiliza esferas de vidrio negro incrustadas para emular las cualidades de camuflaje de un calamar, y otra chaqueta hecha de grafeno.

“Como la fuente original de toda la vida vegetal en el planeta, [las algas] consumen dióxido de carbono, producen hasta el 80 % del oxígeno en la Tierra e incluso tienen la clave de nuestra supervivencia en otros planetas”, dijo Tidball.

“Entonces, después de haber puesto supermateriales artificiales como el grafeno y la fibra de carbono en la ropa, queríamos comenzar el viaje de llevar algas a la ropa también”, agregó.


Escrito originalmente por Natashah Hitti para Dezeen
Fotografías cortesía de Dezeen

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Chilenos participan en una investigación a nivel mundial sobre los beneficios medioambientales de la madera en la construcción

  • LABVA es reconocido internacionalmente por el desarrollo y la divulgación de biomateriales

  • Dongyeop Han reinterpreta el diseño tradicional “Soban” en una serie de muebles en zigzag

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »