;

29 de Marzo, 2018

Chol1 se abre al mercado europeo con sus diseños para el ciclista urbano

Resuelven el problema de almacenamiento y funcionan como elementos decorativos. Se trata de un diseño chileno que cobra fuerza en el mercado extranjero y su primera parada es Londres.

Nació de un trazo poco preciso al dibujar una bicicleta. Una raya de más en el papel dio paso al diseño de un mueble para la máquina de dos ruedas. Manuel Rossel, diseñador de profesión y ciclista por convicción, ese día sembró una semilla que tuvo su evolución más de un año después en un prototipo, cuando junto a un amigo fusionó dos temas, su medio de transporte y el diseño de muebles.

El nombre Chol1 es una marca registrada, fue elegido en honor a la simpleza de la madera Cholguán, asequible y moldeable. El número uno se sumó en tributo a los grafiteros que firman con el “1” para destacar que llevan ventaja y que son “el número uno”.

La historia de esta empresa tomó forma en 2013, cuando con un ex compañero de colegio y diseñador industrial arrendaron un cowork para trabajar como diseñadores industriales. Partieron con muebles a pedido pero la primera línea fue de mobiliarios para bicicletas. “La idea surgió a partir de la necesidad de nosotros mismo como ciclistas, y de nuestros amigos cuando se genera como concentración de bicicletas. Ahí nos dimos cuenta que no había ninguna solución de tipo mobiliario que incorporara las bicicleta”, cuenta Rossel.

Foto_Reportaje_Chol1_2

Desde ahí el primer prototipo que se ajustó a las medidas de la madera reciclada con la que contaban. Al ver el material notaron que lo mejor era dejar un espacio en el medio del mueble, preciso para meter la rueda de la bicicleta.

El primer mueble de Chol1 fue fotografiado y difundido en redes sociales. El primer interesado fue el hermano de un amigo de los emprendedores, quien al verlo lo compró y aún lo conserva. Ahora la empresa tiene nuevos clientes y socios, pero se mantiene la línea del diseño. Se han convertido en empresarios, pero para Rossel lo importante es “mantener las ganas de diseñar”.

“Pasamos desde las ganas de diseñar un catálogo a buscar distribuidores y cosas que cuando estaba en la universidad jamás aprendí”, indica, y agrega que para el equipo es importante compatibilizar el tiempo entre los intereses personales y “sentir que el tiempo que ocupamos en trabajar es para hacer un aporte. En el fondo es explotar tu gusto con libertad para hacerlo”.

Foto_Reportaje_Chol1_3

El espacio de crecimiento se dio gracias a internet y la posibilidad de llegar a un mercado extranjero, con esa apertura confirmó que el negocio era un éxito. “Esa ha sido la señal, que nos compren personas que están pagando el doble por el envío. Nos damos cuenta cuando los conocemos que muchos son súper atletas o músicos, fotógrafos, ciclistas de competición o deportistas hasta de Japón”.

Todos los muebles se venden desarmados, en paquetes que demoran en promedio 15 días en llegar. Londres es hasta ahora el principal destino, por eso tras un primer viaje decidieron apostar por una negociación. En una segunda visita esperan consolidar los contactos para generar un canal de ventas y mantener la fábrica en Chile.

Elección de material

Desde el inicio optaron por la madera, que debía ajustarse a la resistencia y embates de una bicicleta que se usa como medio de transporte permanente. El terciado calzó desde la partida, aunque probaron con otras maderas regresaron al terciado por su resistencia, flexibilidad y propiedades físicas: “Es una madera buena para el fabricante y el usuario”, agrega Rossel.

Los muebles funcionales y decorativos de Chol1 pasan por distintas etapas que comienzan con un dibujo, la planificación, el prototipo y el armado, un proceso que demora cerca de un año.

Foto_Reportaje_Chol1_4

Todo parte luego que se concreta la compra a través de la página web, donde se considera el modelo de la bicicleta y la altura de la persona. Después empieza la cadena de trabajo con otras empresas asociadas. Una de ellas es Prefabrica, a la que se hace el pedido de corte de las planchas en CNC. Luego el mueble es llevado a las oficinas de Design que realiza barniz, terminaciones y presado. Otra empresa hace las cajas y el despacho está a cargo de una firma que colabora con la logística y el bodegaje. En total la fabricación demora cerca de una semana y es posible sacar 12 muebles en ese tiempo.

Durante el 2017 registraron más de 50 muebles fabricados. Pero ese número de producción podría aumentar este año, ya que Chol1 proyecta ampliar el mercado en ventas no solo a través de internet, también en tiendas y el campo del retail con una marca que ya mostró su interés el año pasado, cuando para navidad pidieron una partida de muebles. Este año el trabajo con ellos se prolonga con una producción asegurada.

“Vamos a estar fabricando harto, además este año seguro vamos a trabajar para postular a Sercotec y tenemos algunos socios interesados, así que puede que durante el 2018 implementemos anexo una taller porque queremos seguir optimizando”, agrega el diseñador, quien aclara que “se viene un año interesante y no decimos que es el peak de producción porque siempre se avanza”.

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »