;

Cómo su próximo proyecto de construcción podría reducir el carbono

construcción carbono

18 de Febrero, 2021

Reducir el CO2 incorporado y utilizar materiales que convierten las construcciones en una oportunidad de capturar carbono y almacenarlo durante toda su vida útil, son algunos de los aspectos claves que expertos están discutiendo sobre la construcción del futuro, donde la madera puede jugar un papel primordial.

Los edificios residenciales y comerciales contribuyen a casi el 30% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de los Estados Unidos. Ese desglose incluye tanto las operaciones generales de construcción como el carbono incorporado de los materiales utilizados para construir la estructura en sí: la suma de todas las emisiones de gases de efecto invernadero generadas como resultado de la extracción, el procesamiento, la fabricación, el transporte y la instalación de los materiales.

A medida que más corporaciones son responsables de la huella de carbono que generan, el interés en reducir el carbono incorporado para nuevas construcciones y modificaciones de edificios ha ganado más tracción. En la conferencia virtual de economía limpia de GreenBiz Group, VERGE 20, a fines de octubre, los expertos de la industria discutieron ideas no solo para reducir el CO2 incorporado, sino también para usar materiales que conviertan los edificios en otra oportunidad de captura de carbono.

Edificios como sumideros de carbono

Woodeum Laisne Rousselbnb / behance.net

Kate Simonen, directora ejecutiva del Carbon Leadership Forum, una organización enfocada en reducir radicalmente las emisiones de carbono asociadas con los edificios, dijo que quiere ver un impulso mayor que simplemente reducir el carbono incorporado, a través de la creación de sumideros de carbono en los edificios. El foro es una investigación pionera en técnicas que hacen precisamente eso.

“De hecho, podemos sacar carbono de la atmósfera, ponerlo en materiales de construcción y luego almacenarlo como productos de larga duración en el edificio”, dijo. “Entonces, si podemos hacer eso con éxito, podemos crear edificios que sean sumideros de carbono que lo almacenen en ellos mientras se utilizan”.

Chris Magwood, director ejecutivo del Endeavour Center, una organización de diseño de edificios, sugirió cuatro principios clave que permiten a los edificios almacenar más carbono del que emite.

La primera es utilizar materiales con las emisiones más bajas posibles para comenzar completando evaluaciones del ciclo de vida y utilizando software de modelado para sustituir diferentes materiales en diferentes áreas de la estructura. Completar este proceso antes de comprar material permite una variedad de escenarios, desde tener “más de 240 kilogramos por metro cuadrado de área de piso, hasta ofrecer almacenamiento neto de 130 kilogramos por metro cuadrado”, dijo Magwood. El “almacenamiento neto” se vuelve posible cuando el carbono contenido en el material es mayor que las emisiones utilizadas en la fabricación del material.

Magwood también propone el uso de materiales de almacenamiento de carbono biogénico siempre que sea posible, que describió como “materiales a base de plantas que han extraído carbono de la atmósfera mientras crecen”.

Los ejemplos que Magwood ha utilizado en diseños de edificios incluyen paneles de pared hechos de paja o cáñamo con aislamiento a base de micelio y bloques de base de viruta de madera.

Sus dos últimos principios básicos incluyen el diseño de modularidad y el diseño de desmontaje y reutilización, que a menudo van de la mano. Al construir utilizando componentes modulares en lugar de una estructura cohesiva, los componentes individuales se pueden desmontar y juntar varias veces, dijo Magwood. Eso significa que cuando un edificio llega al final de su vida útil en esa área en particular, no es necesario demolerlo por completo. Más bien, cuando se incluyen componentes modulares, las piezas se pueden quitar y reutilizar para otros proyectos de construcción, y el almacenamiento de carbono continúa más allá de la vida útil de una sola estructura.

Abogando por la madera sólida

Edificio Baobab en Paris de Michael Green / The Guardian

Kristin Slavin, directora asociada de innovaciones de construcción en el desarrollador de infraestructura Sidewalk Labs, discutió otras alternativas para reducir el carbono incorporado en los edificios. Slavin ha estado trabajando en materiales para la prefabricación de edificios: la práctica de ensamblar partes de una estructura fuera del sitio y luego transportar el ensamblaje al sitio. Está trabajando particularmente con madera sólida, una tecnología que utiliza grandes paneles de madera para la construcción de paredes, pisos y techos como alternativa a la construcción de piedra, mampostería y concreto.

Esta práctica tiene muchos beneficios, dijo Slavin, al reducir el tiempo, el costo y las emisiones de carbono de los nuevos edificios. “Llevará la construcción a un nivel màs alto con un entorno controlado y más automatizado, proporcionando trabajos de alta calidad y más seguridad”, dijo.

Slavin dijo que la madera sólida funciona para la prefabricación porque es más liviana que el concreto y el acero, y reduce significativamente el carbono incorporado porque se puede transportar generando menos emisiones. Sin embargo, la práctica aún no es competitiva, y muchos desarrolladores no la conocen, lo que agrega un nivel de  incertidumbre a los objetivos de Sidewalk Labs.

Aunque la empresa no ha declarado explícitamente los beneficios de la retención en la madera sólida, continúa investigando el manejo, la adquisición, el final de la vida útil y la reciclabilidad de la madera. Slavin dijo que Sidewalk Labs puede realizar un análisis detallado de los componentes de su kit de piezas, lo que es crucial para el proceso. “Al hacer una lista de materiales e incorporar el carbono en nuestro enfoque de la lista de materiales, podemos asegurarnos que se tenga en cuenta cada uno de los materiales que entran en nuestras piezas”, dijo.

Es todo material

Edificio T3 Bayside de 3XN Architecture / Canadianarchitect.com

Magwood aconsejó a las organizaciones preocupadas por el carbono incorporado que presten especial atención a las diferencias entre las evaluaciones de sostenibilidad de los productos de madera (como la madera sólida) y las alternativas como la paja, que se utiliza con frecuencia en sus proyectos.

“Si se observa el impacto de la paja en la caída atmosférica, esa paja crece en el mismo campo todos los años”, dijo. “Volvería a la atmósfera rápidamente si no lo colocamos en un edificio”.

Otro contraste es que la madera no es un material residual, a diferencia de los materiales utilizados en las prácticas de Magwood. “Estas son fuentes de carbono que no se produjeron para ser un material de construcción; son clasificados como subproductos del cultivo”, dijo.

A medida que el mundo continúa creciendo y se desarrollan rápidamente nuevas estructuras, es crucial pensar en la forma en que las nuevas construcciones pueden mitigar el daño ambiental e incluso contrarrestarlo mediante el almacenamiento, según los panelistas.

Como explicó Magwood, tiene que haber un enfoque más consciente en el impacto del carbono incorporado. “Reflexiona sobre esto, no como algo que necesariamente tienes que hacer mañana, sino que planifica las cosas que necesitas producir para ese edificio… Realmente no puedo imaginar un espacio en una construcción en el que no pudieses estar reemplazando por materiales que almacenan carbono”, dijo.


Escrito originalmente por Myisha Majumder para Greenbiz
Fotografía principal cortesía de Sidewalk Lab Toronto

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Lanzan las bases de los concursos de Arquitectura y Diseño enmarcados en la Semana de la Madera 2021

  • Emprendimiento de la Región de Aysén destaca por ofrecer tabiquería en base a madera y aislante ecológico de lana

  • Mad Arkitekter construirá WoHo, un rascacielos residencial de madera en Berlín

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »