;

Curvas modernas basadas en la mitología: Bunjil Place en Casey, Australia

Bunjil Place portada

25 de Junio, 2020

El gigantesco techo de Bunjil Place tiene la forma de dos alas de águila, una estructura ondulante realizada con glulam y acero que define todo el edificio. Inspirado en la mitología aborigen local, el diseño conecta el área de rápido crecimiento de la ciudad con su historia.

La ciudad de Casey, a las afueras de Melbourne, es el municipio de más rápido crecimiento de Australia. Un área que era de naturaleza rural no hace mucho tiempo, ahora alberga a más de 300.000 personas. Para satisfacer los deseos y necesidades de los residentes actuales y futuros, la autoridad local comenzó un proyecto para identificar qué era lo que faltaba en el área.

Lo que encontraron fue una demanda de instalaciones culturales, lugares de reunión y arenas, una biblioteca y funciones para servicios e información local. Sobre esta base, la autoridad de la zona lanzó un concurso de arquitectura para diseñar un concepto que cubriera estas necesidades. El ganador fue el innovador estudio de arquitectura Francis-Jones Morehen Thorp (FJMT), que ha sido responsable de varias soluciones rompedoras para el espacio público.

“Nuestra visión era reunir verdaderamente todas las funciones requeridas bajo un mismo techo. Esto crea una solución contemporánea relevante donde reunimos -y unimos- a las personas y construimos un sentido de comunidad en la multicultural ciudad de Casey”, dice Richard Francis-Jones, director de diseño de FJMT y diseñador jefe del proyecto.

Un techo con forma de alas

El edificio está diseñado con un techo que reproduce la forma de las alas de águila / Plataforma Arquitectura

Desde el principio se estableció una colaboración con la población aborigen local, lo que ayudó a dar el contexto del edificio y conectarlo con la historia del lugar. Una de las leyendas aborígenes más importantes de la zona es sobre el águila Bunjil, el creador que protege la tierra y da la bienvenida a los huéspedes, pero que también requiere que los invitados sigan las leyes de Bunjil y no dañen a los niños o la tierra, que le pertenece.

“La historia nos inspiró a diseñar un edificio con un techo que reproduzca la forma de la envergadura de las alas. Y en dos lugares hemos hecho que las alas barran hacia abajo y toquen el suelo “, explica Richard Francis-Jones.

El techo monumental consta de dos partes, que contribuyen en gran medida al carácter del edificio. El techo de carga está construido como una rejilla, una celosía de vigas de madera laminada (glulam) expuestas para brindar una sensación cálida y acogedora. Encima de esto descansa el techo de acero. Alrededor del interior se encuentran vigas de madera sólida que actúan como la conexión entre el techo y el tejado exterior. También hay placas de acero intermedias que ayudan a distribuir las fuerzas. La estructura del glulam continúa hacia los muros, donde cambia a concreto, con la carga transferida a través de vigas de madera y marcos de acero adyacentes.

“Aunque el tejado y el techo están conectados estructuralmente, también tienen un alto grado de independencia. La celosía glulam es totalmente autosuficiente. El techo de acero contiene sus propios elementos de carga, pero también está soportado por los muros de concreto”, dice Richard Francis-Jones.

Además de tener forma de alas, también la tiene de patas

Inspiradas en las patas de las águilas, la rejilla de madera del techo cae hasta el suelo en dos puntos / John Gollings

En cualquier lado de la entrada, la rejilla de madera del techo cae hasta el suelo en dos puntos, como dos patas que se afilan y terminan en garras estilizadas. Frente a las dos patas se encuentra la fachada de vidrio de 12 metros de altura, que comprende paneles de vidrio curvados autoportantes apilados unos encima de los otros y unidos mediante adhesivo estructural. También es aquí donde el techo se abre hacia los visitantes y el edificio se desvía hacia adentro para dejar un espacio abierto afuera que forma otro lugar de reunión.

Dentro de la entrada acristalada hay una gran área abierta que se puede utilizar para muchos propósitos diferentes. La flexibilidad de uso es un tema que se extiende por todo el edificio. Además de las partes más permanentes, como la biblioteca, la cafetería, la sala de conferencias, el teatro, la galería y el centro de atención al cliente, también hay salas y lugares de reunión y escenarios que se pueden usar temporalmente para eventos como conferencias, bodas, cenas, exposiciones, charlas, circo y teatro.

La utilización de la madera

Los muros de madera del teatro están revestidos con madera chapada de un solo árbol, un enorme eucalipto / Trevor Mein

Al lado de la rejilla glulam, que está hecha de abeto nórdico, también hay varios otros detalles visibles en madera. Los muros de madera que enmarcan tanto el vestíbulo como el teatro de 800 asientos están revestidos con madera chapada de un solo árbol, un enorme blackbutt, que es una especie de eucalipto. El árbol fue encontrado en un aserradero en Queensland que lo había estado guardando hasta que surgiera el proyecto indicado, lo que finalmente pasó.

“La madera expuesta los muros y en la estructura glulam crea la sensación cálida y acogedora que queríamos, en combinación con un sentido de calidad”, afirma Richard Francis-Jones.

La estructura, con su extenso sistema de rejilla de madera, es diferente a cualquier otro en Australia, y tiene pocos equivalentes a nivel mundial. En la búsqueda de un proveedor que fuera capaz de manejar la compleja tarea, FJMT recurrió a Hess Timber en Alemania, donde los elementos de glulam eran prefabricados. Cada curva en la estructura comprende hasta 120 longitudes de abeto laminado, de seis milímetros de espesor, con una tolerancia de medio milímetro entre ellas. Se utilizó una herramienta especializada para cortar las piezas delgadas: un robot de seis ejes que puede cortar formas tridimensionales. Las conexiones entre las diferentes partes de la red se diseñaron para manejar la presión estructural en cada junta.

“Hess Timber ha utilizado principalmente lo que llaman Pitzelhängare: percheros ocultos con dos grandes tornillos de apriete para madera entre las largas vigas primarias y las vigas transversales”, dice Richard.

El siguiente desafío fue transportar los elementos frágiles de forma segura.

“Para que funcionara, se produjeron dibujos detallados para mostrar cómo se debe empacar todo para que el transporte sea lo más seguro y lo más eficiente posible. Después de tres meses de transporte en contenedores, llegaron sin daños. Luego tuvimos un equipo de artesanos locales para armar todo”.

Un cambio de nombre

Inicialmente conocido como Centro Cultural Casey, Bunjil Place es ahora conocido por todos los vecinos / Andrew Chung

Inicialmente, el edificio recibió el nombre Centro Cultural Casey, pero después de un tiempo se hizo cada vez más obvio que debería recibir el mismo nombre que el águila mitológica a la que se parece. Ahora todos en Casey conocen Bunjil Place. El edificio también está convenientemente ubicado cerca de la autopista y junto a un centro comercial, instalaciones deportivas y una piscina.

“Muchas de las personas que van de compras al otro lado ahora también se detienen aquí. Es fantástico ver cómo todos los que viven aquí realmente han acogido el nuevo edificio como parte de la comunidad “, concluye Richard Francis-Jones.


Escrito originalmente por Sara Berggvist para Swedish Wood
Fotografía principal cortesía de John Gollings

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Desarrollan paneles industrializados para el primer condominio construido íntegramente en madera en Concepción

  • DJA presenta un pabellón triangular de mimbre con estructura de madera en Francia

  • Marcela A. Vidal Vega: “La madera, alternativa real como material sustentable en la construcción verde”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »