;
mc-manus

Enrique Mc-Manus: “Industrializar la construcción en madera requiere de una buena normativa”

Jefe del programa Arauco Soluciones

6 de Junio, 2019

La participación que tiene la madera en la construcción hoy en día bordea el 18 % en Chile, en contraposición a otros países, como Estados Unidos, que se acerca al 90%. Esta situación resulta paradójica considerando que somos un país forestal y que el uso de la madera en la construcción ofrece grandes ventajas de sustentabilidad, rapidez y de otros tipos. Los factores que han frenado el uso de la madera en la construcción en Chile son múltiples y uno de ellos tiene que ver con nuestras normas.

Para avanzar en la masificación e industrialización de la construcción en madera necesitaremos mejorar nuestra normativa. Por una parte, completando y modernizando nuestras normas referidas a madera y, por otra, mejorando la forma en que se controla el cumplimiento de éstas.

Completar y modernizar las normas actuales

Una de las carencias importantes de las normas actuales referidas a madera tiene que ver con los tableros de madera terciada y con los de OSB. Pese al uso muy extendido de estos componentes en la industria de la construcción, no existe hoy normativa alguna referida a ellos.

Por otro lado, existen otras materias que cuentan con normas, pero donde los marcos normativos fueron definidos hace décadas y requieren ser actualizados. Ejemplo de ello son las normas referidas a madera laminada, incorporación de diafragmas a la norma de cálculo y normas sísmicas.

En cuanto a las normas sísmicas actuales, éstas han sido elaboradas teniendo como referencia principal al hormigón armado y no reconocen las particularidades de la madera, un material más flexible, que puede tolerar movimientos y deformaciones mucho mayores antes de tener riesgo de colapsar. En la práctica, las normas sísmicas actuales hace inviable construir en madera más allá de tres pisos, pues obliga a incorporar elementos adicionales para rigidizar la estructura, que no resultan necesarios (tal como sí lo comprenden, por ejemplo, las normas sísmicas en California) y que, por lo mismo, encarecen injustificadamente esta alternativa de construcción.

Todo lo anterior es especialmente relevante si consideramos que, cada día más, las ciudades requieren densificar sus construcciones de vivienda, lo que hace indispensable privilegiar la construcción en altura. Algo en lo cual ya hay ejemplos notables en otros países (edificios de más de 20 pisos) pero que en Chile se enfrenta al importante obstáculo de la normativa sísmica.

Desde hace algunos años, el MINVU, Corma y el Centro de Innovación de la Madera UC-Corma están trabajando en una propuesta de modificación a la norma sísmica, que subsane los problemas señalados. Ya se han realizado estudios en profundidad, con ensayos y modelaciones, un insumo clave para que los comités técnicos del Instituto Nacional de Normalización (INN) puedan proponer una nueva redacción de esta normativa.

Cabe señalar que los comités técnicos del INN funcionan en base a participación voluntaria y, dado que requieren de una dedicación de tiempo importante, la participación de la industria suele ser escasa. Además, en los procesos de consulta pública que siguen a la propuesta de redacción suelen recibirse muy pocos comentarios. Lograr mejores normativas requerirá que la industria le destine tiempo y atención a esta tarea.

Conseguir el cumplimiento de las normas

Es reconocido que muchas de las construcciones no cumplen lo estipulado en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones. Entre otras cosas, porque aunque existan normas referidas a diversos elementos de madera, no existe el mecanismo sencillo y efectivo para que el constructor o usuario final pueda asegurarse de que el componente que está usando sí cumple con las normas.

Una de las medidas que debiera contribuir significativamente a mejorar lo anterior es el rotulado, esto es, a la inclusión en cada pieza de un timbre o etiqueta que acredite las características de resistencia o tratamiento de preservación y humedad que están reguladas por la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (OGUC).

Como actualmente no existe ese rotulado, aunque las normas existen, no hay forma de saber si lo que se está comprando cumple o no con ellas.

Los ministerios de Economía y de Vivienda ya han trabajado en un reglamento de rotulado para la madera, lo que constituye un gran avance. Sin embargo, lleva años esperando ser promulgado. Esperamos que ocurra pronto.

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Lanzan el concurso de arquitectura Yakisugi para estudiantes y profesionales

  • Strong by Form propone tecnología digital y la propia inteligencia de los árboles para un mundo más sustentable

  • Noruega construirá el puente con madera estructural más largo del mundo

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »