;

Estudiantes desarrollan interfaz plegable de bicicletas completamente hecha en madera

apañe

Apañe, un proyecto realizado por dos estudiantes de la Universidad de Santiago, buscó dar una alternativa más resistente y de mayor valoración estética a este común accesorio para bicicletas. Un proyecto especialmente trabajado para el concurso de diseño de Madera21 en La Semana de la Madera 2020 con el que se busca proporcionar una relación mayor con su usuario, ya que también puede acompañarlo en su posterior ruta a pie.

Este fue un trabajo especialmente pensado para el concurso de Diseño de Madera21 en la Semana de la Madera 2020, por el cual recibieron una mención honorífica. Valentina Yáñez y Nicolás Cueto, estudiantes de diseño de la Universidad de Santiago, crearon una interfaz para las parrillas de las bicicletas completamente hecha en madera. Esta proporciona un volumen desplegable que otorga una alternativa de mayor estética y resistencia que las alforjas convencionales.

Pero esto no termina ahí. El producto genera una relación mayor con su usuario, al punto que este puede bajarse y seguir con su uso, ya que dicha interfaz se adapta y forma un carro para cuando la persona deba continuar su recorrido a pie. De ahí su nombre, “Apañe”.

Valentina Yáñez y Nicolás Cueto crearon esta interfaz para bicicletas / VY y NC

Este diseño se forma mediante la unión entre facetas de madera laminada y elementos textiles de lona de algodón natural, creando una piel que emula los pliegues del arte del Origami y que forma el volumen desplegable que protege los elementos que el usuario desea portar. “Apañe proporciona comodidad por su amplio volumen para introducir objetos cuando se va de compras o para otros asuntos. Tiene un fácil y rápido pliegue y despliegue por su estructura de madera y lona natural de algodón, provocando así resistencia pero a su vez cierta elasticidad en las caras de la interfaz. A su vez, esta alforja pasa a ser un carrito, ya que tiene ruedas incorporadas, que tomamos como base de los carros de feria. Así, se puede movilizar a gusto al tomarlo de su mango”, menciona Yáñez.

“La idea era generar un producto resistente y además que pueda ser flexible para transportar una cantidad de objetos personales, además de acompañar al usuario en el trayecto en bicicleta. Encontramos que otorgar la posibilidad de tener una opción multifacética puede aportar en el uso de este transporte, ayudando en el porte de objetos sin interferir en el trayecto del usuario y además, dándole un uso innovador a la madera, aportando en las formas en las que se pueden trabajar este material y que muchas veces sólo se ve como uno estructural, gracias a su rigidez”, declara Cueto.

El diseño se forma con la unión entre facetas de madera laminada y elementos textiles de  algodón natural / VY y NC

–¿Habían trabajado en proyectos anteriores relacionados a la madera? ¿Cómo es su historia con este material?

–Valentina Yáñez: Tuvimos un ramo en la universidad en el cual se debía trabajar directamente con la madera, principalmente todo lo que se le debe hacer a este material como lijarla, cortarla, encolarla, generar rebajes, tallados, etc. Por otra parte, yo anteriormente tuve que generar una rampa de bocha con este material. La bocha es un juego diseñado en sí para personas con diversidad funcional, por lo que la rampa es utilizada principalmente para personas que necesiten sillas de ruedas. Tuve la oportunidad de ir a un juego oficial de bocha y además al centro Teletón, para conocer y estudiar más sobre este juego al observar a los jugadores, cómo ellos se desenvolvían durante los partidos y además pude hablar directamente con sus entrenadores, para saber bien qué tipo de rampa debíamos generar de acuerdo a los ángulos de tiro, el largo que debía poseer de la rampa, la altura, el peso de las bolas y variados factores necesarios para llegar al prototipo final.

–Nicolás Cueto: Además de ramos de la universidad como comentaba Valentina, por mi parte también he trabajado con la madera en otros proyectos de la universidad y en proyectos personales, en los cuales he empleado el uso de este material tanto en productos como en estructuras.

–¿Apañe puede utilizarse en todo tipo de bicicletas? ¿Existiría alguna preferencia en particular por cierto tipo de modelo?

–VY: Nuestro proyecto va enfocado a las bicicletas urbanas, dicho así, las que van destinadas para el uso en la ciudad, las que se requieran utilizar comúnmente para el transporte para ir de compras o para ir al trabajo, por ejemplo. No para una bicicleta de alta velocidad.

La idea era generar un producto resistente y flexible / VY y NC

–¿Qué tipo de origen tiene la madera que se utiliza para Apañe?

–VY: La madera que utilizamos es nacional, no dificultando así la búsqueda ni cómo se deba trabajar. Utilizamos chapas de lenga y coihue, aptas para generar un trabajo limpio, con buen oficio, además de que su costo es menor, lo que no significa que sea de menor calidad. Para los acabados de la madera quisimos darle naturalidad a la alforja, pero a su vez darle un dinamismo agregándole el color negro en la lona a utilizar, para que no se viera anticuado, si no más actual.

–De manera general, ¿cómo se construye un diseño así? ¿Qué tipo de técnicas y herramientas utilizaron para ello?

–VY: Las técnicas a utilizar son el prensado y el encolado de las chapas a la lona, quedando estas totalmente adheridas al material semi flexible, utilizando adhesivo de contacto en base a policloropreno proyectable. Luego, la utilización de remaches textiles de acero inoxidable, para unir la alforja al texto y el soporte al cuerpo completo. Y finalmente el cierre de la alforja, que será generado por broches a presión que irán en la tapa de la misma, los que irán embutidos en la madera, esto al hacer el sacado del material con una broca.

–NC: Para este tipo de diseños, lo ideal es utilizar maquinarias como el corte láser o fresado en la madera, para que las piezas que destinamos para la alforja queden precisas y así no existan errores en su ensamble. Además, con esto podemos generar una industrialización del producto, solo siendo necesario el ensamble de las piezas como comenta mi compañera.

Lo ideal es utilizar maquinarias como el corte láser o fresado en la madera / VY y NC

–Apañe ofrece mayor calidad y resistencia “a diferencia de las alforjas convencionales”. ¿Podrían complementar más esa idea?

–VY: Ofrece mayor resistencia porque no es solo de un material maleable o flexible, para decirlo de alguna forma, como las bolsas convencionales que se ocupan para el supermercado por ejemplo, o los carros de feria en sí que poseen dureza solo en su base, si no que esta alforja posee rigidez en su mismo cuerpo, en sus mismas caras, agregando esta flexibilidad y pliegue para generar mayor volumen, no interrumpiendo al introducir productos ya que tiene un amplio espacio interior. Si la comparamos con otras que son solo de género o lona, estas pierden su forma totalmente con los productos internos que llevan, ya que no tienen un cuerpo firme que genere estabilidad.

Si lo miramos por el lado de que la madera es un material pesado, sobre todo si es para cargarlo como carro o portándolo en mi bicicleta provoca más cansancio si se transporta con uno, en verdad no es así. Las chapas que se utilizan para ella son de un espesor muy delgado, que no genera un peso mayor en el producto. Sí genera una rigidez adecuada para no perder la forma de ella, pero el peso es el adecuado para cargar en el transporte. La parte inferior, en la que se sostienen las ruedas, es de un grosor mayor, pero no para que afecte al usuario provocando una carga difícil de transportar. Quisimos darle al usuario una fácil, cómoda y rápida utilización, además de una estética adecuada para que pueda desenvolverse adecuadamente en su día a día.

–¿En qué estado se encuentra Apañe? ¿Siguen perfeccionando el producto, buscando fondos, inversionistas, nuevos diseños, etc.?

–NC: Actualmente el producto se encuentra en un hiatus, tenemos diversos proyectos personales y además estamos separados por la pandemia, Sin embargo, debido a la gran recepción que tuvo tanto de académicos como del público, Apañe nos dejó muy conformes, por lo que no me cierro en seguir perfeccionando este diseño para una posible salida al mercado a futuro.


Escrito por Marcelo Salazar Medina
Fotografía principal cortesía de Valentina Yáñez y Nicolás Cueto

NOTICIAS RECIENTES

  • La segunda edición del Catálogo de la Industria Forestal Maderera expone 82 empresas chilenas del sector

  • Mobiliario para niños: nuevas formas orgánicas de diseñar muebles enfocados en el desarrollo de los más pequeños

  • Atelier Ari construye una atalaya invertida en Francia utilizando un trampolín y un espejo

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »