;

La virtuosa historia de Pepa, una lámpara de madera que muele la luz

pepa

En esta doble entrevista, Alessandro Sarfatti, fundador de Astep, y el diseñador Francesco Faccin describen su último proyecto: una lámpara de madera portátil que se puede encender con las dos manos y girar como un molinillo de pimienta con un movimiento infinito. Para ello, patentaron un sensor magnético, que regula la luz inalámbrica.

Un sensor magnético regula la luz con un movimiento rotatorio continuo e infinito: hasta ahora nadie había pensado en ello. De hecho Pepa, una lámpara de madera portátil diseñada por Francesco Faccin para Astep, es el resultado de una patente registrada en septiembre de 2020.

En el interior, sin cables; afuera, solo cuatro tornillos, escondidos debajo de la pantalla de la lámpara. Al revertir la tendencia de las lámparas que nunca se tocan, o cuando más ligeramente o, más a menudo, con un comando de voz, Pepa reintroduce lo físico en los usuarios: hay que sostenerla con las dos manos y girarla, como un molinillo de pimienta. Esto también explica la peculiar elección de la madera. “Hay un cierto placer en manipular un trozo de madera”, explica Faccin. Y añade: “Además, sabemos que envejece bien”. También, cuando se agota su vida útil, un gesto banal como quitar los tornillos es suficiente para separar el aparato eléctrico de la madera.

“Pepa es un manifiesto de la visión de Astep: diseño innovador, tecnología accesible y sostenibilidad”, añade Alessandro Sarfatti, fundador de la empresa con sede en Copenhague que reedita y vende en todo el mundo las lámparas de su abuelo Gino Sarfatti y de Vittoriano Viganò, con importantes mercados en Corea del Sur, Australia, Israel y Estados Unidos.

Pepa reintroduce lo físico en las lámparas por su interacción con el usuario / Sistemamanifesto

─¿Cómo nacieron Pepa y su colaboración?

─Alessandro Sarfatti: Pepa es la realización de una idea que tengo de Astep que intenta juntar tres elementos: diseño, innovación (que acerca lo mejor al mayor número de personas) y herencia. Mi abuelo, Gino Sarfatti, fundó Arteluce, mi padre Luceplan. Astep es una empresa de diseño, prácticamente de tercera generación. En Astep me gusta mucho la idea de la evolución, potenciar el pasado (un homenaje a mi familia), pero también dar un paso adelante. Nuestra idea es utilizar tecnología accesible. Gracias a mi socio, Nicolas Zambetti, que había trabajado en Apple y antes en IDEO. Cuando lo conocí, estaba enseñando en el Instituto de Diseño de Interacción de Copenhague.

─Francesco Faccin: En el diseño de esta lámpara, patentamos el sensor magnético, que regula la luz inalámbrica. Fue un proceso de colaboración: como diseñador, traje una idea, pero técnicamente, no hubiera sabido dónde encontrar la solución. Había una figura como Nicolás, capaz de encontrar una solución tecnológica. En este caso, un sensor magnético. Podría tener infinitas aplicaciones en otras lámparas para desarrollar en el futuro.

─¿Cómo comenzó el proyecto?

─AS: Conocí a Francesco en 2018 en la ceremonia de entrega del premio Compasso d’oro; unos días después, quedamos en el estudio y comenzamos a diseñar.

Con el diseño de la lámpara introdujeron un sensor magnético que regula la luz / Sistemamanifesto

─¿Quiénes son los clientes de Astep?

─AS: Son claramente internacionales. Astep vende en todo el mundo. Somos sólidos en Corea del Sur, Australia, Israel, Estados Unidos. Mi impresión es que tienen entre 30 y 50 años. No me avergüenza admitir que los viejos pagan a los nuevos. El trabajo y la energía del trabajo de mi abuelo, Gino Sarfatti, todavía los usamos hoy; son productos atemporales, siguen siendo fáciles de desarrollar y vender. Y en una era como la nuestra, con un rápido salto tecnológico, necesitamos tener objetos que nos recuerden que el tiempo en realidad fluye un poco más lento. Una lámpara diseñada en los años cincuenta que te gusta y sienta bien en tu hogar da una sensación de paz.

─¿Cuál es el objetivo de Astep?

─AS: Quiero crear productos que tengan sentido hoy e impulsar la innovación en el diseño. Pude hacerlo con la vela de Gomez Paz y Alfredo Häberli usando inducción en modo central. Pepa es nuestro tercer nuevo proyecto. También es un trabajo de portabilidad, inalámbrico: nuestras lámparas son todas inalámbricas, funcionan con baterías y eficiencia LED. Le dimos a Francesco el tamaño de las baterías y el circuito, y unos meses después nos envió el primer diseño de Pepa. Inmediatamente nos gustó la idea de la interacción del usuario con el producto.

─Cierto, porque para que funcione hay que tocar a Pepa, incluso con las dos manos…

─FF: Es verdad. La tendencia es tener lámparas que no se toquen entre sí. Lo físico de la lámpara como objeto se ha vuelto cada vez más tenue. En cambio, esta lámpara requiere contacto físico: debe tocarse y sostenerse como un molinillo de pimienta.

La sostenibilidad es clave en la elección de la madera como material / Sistemamanifesto

─¿Por qué una lámpara de madera?

─FF: Inmediatamente me dije a mí mismo que o encontraba un significado en la madera combinada con la luz o no. El significado es que tengo que tocarlo para moverlo, para llevarlo por la casa. Pero la madera, a diferencia del aluminio o el vidrio, también es un material que me apetece tocar. La madera natural envejecerá bien con el uso. Tomará una pátina, donde se agarre, aparecerán halos. Es un objeto que envejece con nosotros y que, después de 20 años, será diferente a lo que es ahora. Este es también un tema que Alessandro ha captado y que no se dio por sentado. Muy a menudo, hoy en día, los productos están diseñados para ser atractivos cuando los compras, pero luego envejecen muy mal porque están hechos con materiales que ya están desgastados después de diez o 15 años. Cómo envejece un producto es un elemento fundamental cuando hablamos de sostenibilidad.

─Hablemos de sostenibilidad

─AS: Tenemos muchos argumentos sobre cómo se monta la lámpara y cómo se desmontará al final de su vida útil. Cuando tenga que tirarlo, bastará con quitar cuatro tornillos y separar la parte electrónica del cuerpo, todo en madera. La sostenibilidad del diseño no solo está ligada al final de la vida sino también y sobre todo a la reparación. Si el circuito electrónico se rompe, puede pedir fácilmente a Astep otro y reemplazarlo. Para mí, la sostenibilidad de una empresa también es prestar más atención a la dinámica del material, desde el embalaje hasta la reparación del producto. Además solo se venderá con cable de carga, sin transformador, porque todo el mundo ya tiene un transformador para cargar una computadora o un teléfono u otra cosa. Luego, Pepa utiliza baterías recargables, que se pueden encontrar en cualquier supermercado, y recargar con una toma USBC.

─FF: Otro elemento que me interesó mucho es hacer una síntesis de los elementos constitutivos de un producto. Una lámpara reducida a sus elementos básicos es una fuente de luz, un interruptor y la parte electrónica que permite regular la luz. En Pepa todo coincide con la propia lámpara. Con un solo gesto, lo enciende, lo apaga y ajusta la intensidad de la luz. Esto ha hecho posible tener una lámpara monobloque fabricada íntegramente en madera, sin partes metálicas.

─Apenas parece una lámpara…

─FF: Hacer invisibles los cuatro tornillos supuso un esfuerzo enorme. Pudimos concentrarlos todos dentro de la pantalla de la lámpara. Esta complejidad de la parte de diseño ha devuelto un producto sencillo y suave, aunque está lleno de contenido tecnológico. Como ha sido el caso durante los últimos 30 o 40 años, no hacer alarde de la tecnología fue ir a mil por hora a lo loco. Esto debe leerse como una clave para una posible reconciliación con la naturaleza.

Pepa es una lámpara que presenta sus elementos constitutivos sintetizados / Sistemamanifesto

─¿Cómo funciona el movimiento infinito?

─AS: Hemos presentado una patente de invención para una tecnología que permite este movimiento sin límites. No hay cables, solo placas de circuito impreso y un imán en lugar de cable.

─FF: Infinito porque puedes encenderlo y apagarlo en ambas direcciones. El movimiento es fluido, sin la fricción de piezas mecánicas.

─¿A quién le gustará esta lámpara? ¿Quién la comprará?

─AS: Después de dos años de trabajo y desarrollo, te enfrentas al problema del precio, si digo que va a costar 450 euros (unos 405.000 pesos chilenos), me escucho decir que es demasiado. Precio aparte, cualquiera que lo vea hace comentarios muy positivos.

─FF: Creo que es difícil definir a priori a quién le gustará o si funcionará y durante cuántos años. ¿Durará? Es difícil de decir. Lo importante es tener un objetivo preciso y trabajar en el fondo. Ya estamos pensando en otras versiones para crear una familia de lámparas: la madera es para uso doméstico, habrá una versión para exterior en otros materiales.

─Dado que Pepa es también el resultado de un feliz encuentro, ¿cuál es la principal cualidad del diseñador (desde el punto de vista del emprendedor)? Y, viceversa, ¿cuál es la principal cualidad del emprendedor (visto por el diseñador)?

─FF: La principal cualidad de Alessandro ha sido la paciencia y las ganas de llegar al fondo del producto, encontrar una solución a todos los problemas que surgieron, cueste lo que cueste, no solo en términos económicos sino también en términos de esfuerzo. Es una situación que me ha pasado muy pocas veces. Con frecuencia, te detienes en la primera dificultad. Esto significa creer en el proyecto y también estar un poco loco. Vivirlo como una aventura. Con Alessandro, entonces, nació una amistad que va mucho más allá de esta lámpara. Y este es el otro tema que hace que todo sea muy humano. Muchos emprendedores te piden que envíes el proyecto por correo electrónico sin ni siquiera conocerte. En ese caso, yo ni siquiera comienzo un proyecto. Dedicar tiempo a buscar soluciones es una de las cosas más hermosas de este negocio.

─AS: Me gustó la autenticidad de Francesco y el deseo de encontrar sentido en el diseño de una lámpara de madera, mostrando gran profundidad. Tuve suerte porque trabajé con diseñadores como Alberto Meda y Paolo Rizzatto, que siempre han tenido este enfoque del proyecto.


Escrito originalmente por Elena Sommariva para DomusWeb
Fotografía principal cortesía de Sistemamanifesto

NOTICIAS RECIENTES

  • La segunda edición del Catálogo de la Industria Forestal Maderera expone 82 empresas chilenas del sector

  • Mobiliario para niños: nuevas formas orgánicas de diseñar muebles enfocados en el desarrollo de los más pequeños

  • Atelier Ari construye una atalaya invertida en Francia utilizando un trampolín y un espejo

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »