;

Las ciudades canadienses llevan los rascacielos de madera a nuevas alturas

Canada_6

12 de Agosto, 2019

La provincia canadiense Columbia Británica ha duplicado los límites de altura permitidos para las torres de madera, y los países de todo el mundo están siguiendo su ejemplo.

Columbia Británica no es ajena a los gigantes de madera. A lo largo de su costa occidental, los abetos Douglas y las píceas de Sitka que superan los 60 metros de altura han resistido en algunos casos casi un milenio de tormentas.

Ahora un coro creciente de arquitectos, silvicultores e ingenieros quieren que la ciudad más grande de la provincia produzca otro grupo de gigantes de madera: los rascacielos de madera.

La torre Brock Commons de 18 pisos de Vancouver ya se erige como un testimonio de las vastas posibilidades de la madera. Fue en un tiempo el edificio de madera más alto del mundo, se construyó más barato, más rápido y con menos impacto ambiental de lo que hubiera sido una estructura de acero y hormigón, compensando unas 2432 toneladas métricas de carbono.

Ahora el gobierno provincial ha cambiado sus códigos de construcción, duplicando efectivamente el límite de altura para edificios con estructura de madera a 12 pisos (Brock Commons fue una excepción cuando se construyó). Se espera que el gobierno canadiense coincida con los códigos de BC en todo el país.

Vancouver ahora está empujando incluso esos límites al revelar planes para la Torre de la Tierra de Canadá, una ambiciosa torre de 40 pisos que sería el edificio de madera más alto del mundo. El diseño incluye alrededor de 200 hogares, con un jardín al aire libre por cada tres pisos, así como espacios de oficinas premium y tiendas.

Mientras tanto, las cifras del gobierno muestran casi 500 edificios de madera de altura media en varias etapas de terminación en todo el país.

“Las acciones [de la Columbia Británica] han creado un efecto dominó en todo el mundo”, dijo Michael Green, un arquitecto con sede en Vancouver y defensor de los edificios de madera, señalando las recientes relajaciones en los códigos de construcción de madera en otros países. “Estados Unidos ha cambiado su código de manera efectiva debido a Canadá. China está cambiando su código de manera efectiva debido a Canadá “.

Hay otra razón por la cual los funcionarios canadienses piensan que el país podría tomar la iniciativa para transformar la forma en que construimos: su gran suministro de árboles. Canadá tiene casi 350 millones de hectáreas de bosque, con la mayor parte de la cosecha en la Columbia Británica, donde sus objetivos de diseño con conciencia ambiental a menudo han coincidido con la práctica de gran controversia de la tala de bosques antiguos.

A pesar de décadas de feroces protestas, las empresas forestales siguen definiendo ecosistemas forestales críticos, hogar de gigantes centenarios. Codiciadas por su resistencia y atractivo estético rico en texturas, los tableros de madera antigua procedentes de los bosques primordiales tienen el mejor precio en el mercado abierto.

Más de la mitad de los 3,2 millones de hectáreas de bosques antiguos en la Columbia Británica son tierras protegidas, pero las 1,42 millones de hectáreas restantes -hogar de imponentes cedros rojos, abetos y píceas- aún enfrentan la perspectiva de las hojas de motosierra. Hasta el momento, la provincia se ha resistido a los llamados a una moratoria.

“Tenemos una emergencia ecológica en partes vastas de la Columbia Británica”, dijo Jens Weiting del Sierra Club. Señala la tala de bosques antiguos como un catalizador para aumentar el riesgo de incendio, eliminar algunos de los sumideros de carbono más efectivos y agotar un recurso que lleva generaciones que regrese.

Pero las grandes losas de madera que los arquitectos proponen para la próxima generación de torres no provienen de antiguos santuarios. En cambio, las vigas y columnas masivas se crean a partir del conjunto de muchas piezas más pequeñas, imitando muchas características codiciadas de la madera antigua, incluida la resistencia, con una fracción del daño ecológico.

“Gran parte de esa madera [antigua] se convierte simplemente en madera dimensional relativamente pequeña, que podría ser reemplazada fácilmente por otras fuentes”, dijo John Innes, decano de silvicultura de la Universidad British Columbia en Vancouver. “La madera de ingeniería ha brindado la oportunidad de retrasar la cosecha del viejo crecimiento”.

Tanto la Antigua Alianza Forestal (Ancient Forest Alliance) como el Sierra Club de Columbia Británica (Sierra Club of British Columbia) le dijeron a Guardian Cities que, cuando se realiza de manera sostenible, la cosecha de bosques más jóvenes y de segundo crecimiento representa una forma de proteger los árboles viejos.

A pesar de las ideas erróneas populares sobre la madera como propensa al fuego e inestable, puede ser un material de construcción robusto e innovador. Los rascacielos de madera están hechos de madera contralaminada (CLT), en la cual se pegan tiras perpendiculares de madera para formar vigas resistentes. Para 2024, el Grupo Sumitomo de Japón espera usar CLT para construir un rascacielos de madera de 70 pisos en Tokio, la ciudad más riesgosa del mundo en cuanto a terremotos.

Originalmente un invento suizo, CLT ha sido la norma en Europa durante décadas. Sin embargo, años de regulaciones de construcción conservadoras en América del Norte han obstaculizado sus usos.

Todo eso parece listo para cambiar a medida que Canadá salta sobre las naciones europeas al relajar las reglas. El gobierno también ha canalizado millones de dólares en investigación con empresas forestales y universidades, que se usan para perfeccionar nuevas técnicas y usos para la madera.

“Esta es la primera nueva forma de construir un rascacielos en un siglo”, dijo Green, cuya firma terminó recientemente el edificio T3 de Minneapolis, una estructura de madera de siete pisos, y ha propuesto diseños para otras torres de madera en Toronto. “Desafía muchas convenciones en la industria de la construcción”.

Más ligera y más eficiente de usar que otros materiales estructurales, la madera de ingeniería tiene una huella ambiental mucho menor que el concreto, que produce hasta el 8 % de las emisiones mundiales.

Los edificios resultantes, que a menudo emplean interiores de madera expuesta, están destinados a provocar una sensación de calidez y alegría en los visitantes, dijo Jonathan King, un arquitecto con sede en Toronto.

“Como especie, trepamos por lugares donde hay materiales naturales a nuestro alrededor”, dijo.

La firma de King comenzó en junio en una torre de oficinas de madera de ocho pisos. Mientras tanto, en el paseo marítimo de la ciudad, un controvertido proyecto liderado por Sidewalk Labs, una compañía hermana de Google, pretende ser “el primer distrito masivo de madera en el mundo”, con algunos de los 12 edificios de madera planeados que alcanzan hasta 35 plantas.

Debido a que la mayoría de las piezas pueden ser prefabricadas, construir un rascacielos de madera es como “construir con Lego”, dijo Innes.

“Los edificios altos de madera llaman la atención sobre las posibilidades”, dijo. “Pero cuando miramos lo que realmente está sucediendo -y dónde podríamos utilizar la mayor cantidad de madera- sería en edificios de mediana altura”.

De hecho, la mayor parte de los nuevos proyectos de edificios comerciales de madera se centran en estructuras de altura media a baja, como almacenes comerciales que actualmente utilizan principalmente hormigón y acero, con grandes cantidades de desechos.

Sin embargo, los beneficios del uso de la madera podrían negarse sin un manejo forestal propiamente adecuado. Años de intensos incendios forestales y la plaga de insectos han limitado el suministro de madera, dijo Innes, lo que llevó a los forestales a solicitar excepciones regulatorias a los límites de cosecha. Eso podría dañar la reputación forestal sostenible de Canadá.

“La verdad es que no existe la construcción sustentable. Todo lo que hacemos en la construcción incluye quitarle un costo a algo”, dijo Green. La gestión sostenible probablemente aumentará los costos para las empresas forestales, los constructores y los contribuyentes, pero para muchos en Columbia Británica, el hogar de gigantes tanto del pasado como del futuro, vale la pena pagar esos costos.


Escrito originalmente para The Guardian
Fotografías cortesía de The Guardian

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Edificios con CLT: las ventajas de la construcción en madera

  • Investigación propone mejoras a la resistencia sísmica en edificios de madera de mediana altura

  • El Centro Guanglian ICC Cloud recrea una nube de madera como techo

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »