;

Margarita Talep desarrolla una alternativa en base a algas para los envases de plástico de un solo uso

margarita follert

3 de Septiembre, 2020

La diseñadora chilena Margarita Talep ha creado una alternativa sostenible y biodegradable para los envases de un solo uso, utilizando materia prima extraída de las algas.

Decepcionada por la abundancia de materiales no reciclables que se utilizan actualmente para contener productos alimenticios, Margarita Talep decidió desarrollar su propio envase ecológico que sustituye al plástico.

Particularmente preocupada por el hecho de que normalmente asignamos un material indestructible al embalaje que se desecha rápidamente, era esencial que el material orgánico resultante se descompusiera fácilmente.

Según la diseñadora, el material solo incluye materia natural, incluidos los tintes utilizados para colorearlo, que se extraen de las pieles de frutas y verduras como arándanos, col morada, betarraga y zanahoria.

Composición

El material está particularmente diseñado para empaquetar bienes secos / Dezeen

La mezcla básica está compuesta por un polímero, un plastificante y un aditivo, variando las cantidades de cada ingrediente en función de la consistencia deseada del producto final.

El polímero y el ingrediente principal en este caso es el agar, una sustancia polisacárido gelatinosa que se extrae de las algas rojas por ebullición. Talep agrega agua como plastificante y tintes naturales para agregar un color suave.

Para hacer un material que se parezca mucho al plástico delgado, Talep hierve la mezcla de agar a unos 80 grados centígrados, antes de transferir el líquido fundido a un molde.

Cuando el líquido desciende a una temperatura por debajo de los 20 grados centígrados, adquiere una consistencia similar a un gel. Luego se deja secar en un ambiente bien ventilado con una temperatura constante, hasta que se vuelve similar al papel o plástico delgado.

El envase de bioplástico es especialmente adecuado para contener productos alimenticios secos. Es mejor sellar con calor en lugar de pegamento para que el resultado final sea lo más natural posible.

Bioplásticos que se biodegradan a diferentes temperaturas

El material se descompone en cuatro meses incluso en invierno / Dezeen

Como explica la diseñadora, la versatilidad del material derivado de las algas significa que tiene el potencial de generar muchos tipos diferentes de bioplásticos, algunos más rígidos y otros más flexibles, simplemente alterando las proporciones de polímero, plastificante y aditivo en la mezcla.

Diseñado como un reemplazo para plásticos de un solo uso o desechables, el packaging de algas de Talep está realizado para biodegradarse en unos dos a tres meses, dependiendo del grosor del material y la temperatura del suelo.

A pesar de que algunos bioplásticos son criticados por descomponerse únicamente en temperaturas cálidas superiores a los 30 grados centígrados, Talep insiste en que, si bien la biodegradación es más lenta en temperaturas invernales más frías, no es menos efectiva.

El material tarda alrededor de dos meses en descomponerse en las temperaturas de verano, dependiendo del grosor, y de tres a cuatro meses en descomponerse por completo en invierno.

El futuro de la fabricación

La rigidez del producto se puede adaptar según la cantidad de polímero, plastificante y aditivo / Dezeen

“Creo que la biofabricación será una parte importante de las industrias futuras”, dijo Talep. “Siempre que todos los procesos de extracción de estas materias primas y su fabricación se realicen con conciencia medioambiental”.

“Pero no es suficiente crear nuevos materiales”, continuó. “Estas soluciones distintas al enorme problema ambiental deben trabajar en paralelo con otras acciones”.

“Diferentes naciones deberían implementar planes de acción para reducir la cantidad de residuos plásticos producidos mediante la introducción de más proyectos de economía circular, manteniendo el plástico en un sistema cíclico para evitar que acabe en un vertedero o en el mar”, sugiere Talep.

Los diseñadores están experimentando cada vez más con bioplásticos hechos de materiales tan diversos como almidón de maíz y cáscaras de escarabajos.

En un proyecto similar, la diseñadora italiana Emma Sicher combinó el desperdicio de alimentos con bacterias y levaduras para crear envases desechables, en un intento por proporcionar una alternativa sostenible al plástico.


Escrito originalmente por Natashah Hitti para Dezeen
Fotografía principal cortesía de Dezeen

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Desarrollan paneles industrializados para el primer condominio construido íntegramente en madera en Concepción

  • DJA presenta un pabellón triangular de mimbre con estructura de madera en Francia

  • Marcela A. Vidal Vega: “La madera, alternativa real como material sustentable en la construcción verde”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »