;

Poniendo el foco en las materias primas: materiales en base a madera sostenibles y viables

FinnCERES

3 de Noviembre, 2020

Los nuevos materiales a base de madera pueden reducir la carga medioambiental al ser de base biológica y reciclables. Investigaciones vanguardistas de materiales lignocelulósicos por parte de la comunidad FinnCERES están encontrando nuevas formas de utilizarlos como en envases y en aplicaciones industriales.

Hacer frente a los desafíos mundiales actuales requiere una renovación continua de la cartera de productos de las industrias forestales. El consumo excesivo de reservas fósiles, la insuficiencia de recursos y el cambio climático requieren la renovación del paradigma de materiales existente. Los materiales avanzados y de alto valor añadido a base de madera pueden desempeñar un papel importante en este proceso.

Es fundamental que los recursos forestales se utilicen de forma sostenible en función de las necesidades de la sociedad del futuro. El objetivo general es reducir la huella de carbono de diferentes bienes de consumo, por ejemplo, reemplazando los plásticos con materiales de base biológica reciclables. Las áreas de aplicación de gran volumen, como el embalaje, el textil y la construcción, tienen un enorme potencial para implementar nuevos materiales a base de madera para reducir la carga medioambiental. Las propiedades inherentes de los materiales lignocelulósicos se pueden utilizar de forma eficaz para nuevas aplicaciones que superen a sus homólogos basados en fósiles.

Trabajo realizado con lignocelulosa / Valeria Azovskaya

Para acelerar el cambio de paradigma, en 2018, la Academia de Finlandia lanzó un nuevo grupo de competencias llamado FinnCERES. El clúster está formado por la Universidad Aalto y VTT, y pertenece al Programa Insignia de la Academia. La idea es impactar el crecimiento económico nacional a través de investigaciones de vanguardia sobre materiales lignocelulósicos. El objetivo general es duplicar el valor del sector forestal para 2030, de modo que más de la mitad del valor de la producción del sector forestal se utilice para crear nuevos productos.

La celulosa como plástico del futuro en envases, biocompuestos y aplicaciones textiles

Ya existen varias soluciones que tienen como objetivo reemplazar los materiales plásticos de origen fósil con alternativas a base de celulosa en aplicaciones textiles, biocompuestos y de embalaje. Muchas de estas tecnologías han dado lugar recientemente a nuevas empresas derivadas. Ejemplos de este tipo de desarrollos son los compuestos bioplásticos de madera biodegradables (fabricados por Sulapac), el material de envoltura a base de celulosa (fabricado por Woodly) y las alternativas a base de fibra para las bolsas de plástico (fabricadas por Paptic).

Compuesto bioplástico de madear de Sulapac / finland.fi

“Para evitar soluciones de envasado insostenibles, estudiamos y desarrollamos soluciones de envasado, que abordan simultáneamente los problemas de protección de los alimentos y los residuos de envases de plástico a nivel mundial”, explica Katariina Torvinen, responsable de investigación de procesamiento y productos de biomasa en VTT (Centro de Investigación Técnica de Finlandia). Las estructuras de monomateriales de celulosa reciclable son un objetivo cuando se desarrollan nuevos envases de alimentos donde las propiedades de barrera son importantes. Esto generalmente requiere una estructura en capas, donde cada capa tiene su propia funcionalidad.

“En Finlandia, hemos investigado varias tecnologías nuevas para producir hilos textiles y fibras discontinuas para aplicaciones no tejidas, ya sea disolviendo pulpa de celulosa utilizando solventes saludables para el medio ambiente para regenerar fibras textiles (tecnología Ioncell) o directamente a partir de pulpa de madera refinada mecánicamente con tecnología de hilado especial (spin-off de VTT Spinnova)”, añade Torvinen.

Biomaterial realizado por expertos de FinnCERES / Biotalous

Las fibras de celulosa regeneradas de forma sostenible también se pueden producir mediante un proceso respetuoso con el medio ambiente llamado Biocelsol. El proceso se basa en un pretratamiento enzimático de la pulpa húmeda disuelta en una extrusora de doble tornillo. La ampliación de los conceptos está en curso en colaboración con muchas empresas en todas estas nuevas tecnologías de fibras textiles.

Todo lo que se fabrica actualmente con petróleo crudo se puede producir a partir de materiales a base de madera ahora y en el futuro. “En la comunidad FinnCERES, estamos encontrando nuevas formas de utilizar materiales lignocelulósicos aprovechando sus propiedades naturales y llevando esos hallazgos más allá en aplicaciones industriales”, finaliza la investigadora.


Escrito originalmente por Katariina Torvinen para BioMarketinSights
Fotografía principal cortesía de FinnCERES

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • El proyecto Escuela de Carpinteros Tradicionales busca poner en valor el oficio y fortalecer su formación

  • La virtuosa historia de Pepa, una lámpara de madera que muele la luz

  • Expertos reafirman la importancia de construir en madera e implementar un urbanismo sustentable con biociudades

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »