;
Obra_BodegaElTranque25

Bodega El Tranque

Arquitecto: José Ignacio Valdivieso T.
Calculista: Tomás Yañez.
Constructor: Rosamel Gonzalez.
Ubicación: Fundo Marruecos, comuna de Padre Hurtado, Región Metropolitana.
Año proyecto: 2015

El proyecto se trata de una pequeña nave para el guardado de fardos y para la realización de trabajos agrícolas que necesitan un cierto resguardado de la intemperie. Está resuelto completamente en madera y ubicado en medio del paisaje. Las principales estrategias del proyecto están enfocadas a mantener seco el pasto mediante lógicas de ventilación, y a controlar la luz y el asoleameinto del campo abierto, para poder albergar estas funciones.

La nave permite usos muy flexibles bajo una gran sombra, que en el contexto agrícola se hace muy necesario. Sus grandes aleros multiplican las posibilidades de cobijo, no solo por el interior de la nave sino también alrededor de ella.

Estructura

Esta nave está resuelta completamente en madera con piezas de pino radiata disponibles en el mercado. No se usó ningún tipo de laminado ni piezas especiales, y se buscó optimizar la madera con la menor pérdida posible de material.

La nave tiene un pequeño zócalo de hormigón de 50 cm de altura que cumple dos funciones fundamentales: alejar la estructura de madera que conforma la nave de la humedad del suelo, y mantener seco el espacio interior de guardado. Esta altura a su vez facilita la labor de carga y descarga de camiones o colosos que diariamente van a tomar o a dejar fardos.

Sobre este zócalo se fijaron los pies derechos que conforman la estructura perimetral del galpón. Estos fueron dispuestos por fuera de la nave para optimizar el espacio interior y lograr muros continuos que facilitan el guardado de fardos, sacos o cualquier otra cosecha, eliminando lo más posible los rincones, focos de mugre permanente, muy perjudicial para el fardo de pasto y la alimentación animal.

La cercha que se monta sobre estos pies derechos está compuesta por 3 triángulos, que soportan la cubierta sin interferir en el volumen de guardado, que queda totalmente despejado. De este modo, los triángulos forman en la repetición de la cercha tres corredores de aire que mantienen el interior fresco y ventilado. Los triangulos laterales forman a su vez dos grande aleros que resguardan la estructura de la lluvia, al mismo tiempo que dan sombra y cobijo a los caballos que hay en el lugar.

La crujía de esta nave de 5.40 metros, mayor a los 4.80 m de largo de las piezas de madera disponibles, obligó a introducir un tensor metálico en la cercha que funciona a la tracción y alarga la cercha hasta lograr la luz requerida.

Luz

Si bien el encargo fue una bodega para el guardado de fardos, la nave fue pensada para albergar usos diversos, dejando la posibilidad a que ésta en un futuro pueda funcionar como taller de trabajo u otro uso relacionado con habitar la nave, más allá del solo guardado. Por esta razón pareció fundamental introducir la luz natural, controlándola cuidadosamente según la orientación.

Al norte y al sur la luz aparece controlada, sobre los muros y bajo estos grandes aleros que cuidan de las lluvias predominantes. El sol del poniente se trabajó con quebrasoles horizontales que reflejan la luz hacia el interior sin que entre nunca de manera directa. La luz del oriente fue tratada del mismo modo, pero por sobre la altura del portón. Este se compone de dos hojas generosas que al estar abiertas dejan la nave totalmente conectada con el exterior, facilitando las labores de carga y descarga diaria.


Ver más sobre:

NOTICIAS RECIENTES

  • Lanzan el concurso de arquitectura Yakisugi para estudiantes y profesionales

  • Strong by Form propone tecnología digital y la propia inteligencia de los árboles para un mundo más sustentable

  • Noruega construirá el puente con madera estructural más largo del mundo

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »