;
obra_cmpc_6

Edificio CMPC Los Ángeles

Ubicación: Los Ángeles (Región del Bío Bío, Chile)
Año de construcción: 2016-2019
Superficie: 10.794,46 m2
Oficina: Izquierdo & Lehmann Ltda.
Arquitecto: Luis Izquierdo
Sitio Web: www.izquierdolehmann.com
Contacto: oficina@izquierdolehmann.com / 2 2242 8584

La forma arquitectónica

La idea del proyecto surge como resolución sintética de la serie de requerimientos de su emplazamiento en el lugar dado, de los diversos usos programados que deben acomodarse y celebrarse, y de la optimización, así como la manifestación de posibilidades constructivas que ofrecen los materiales para la edificación.

El edificio principal es un pabellón de madera de 203 m de largo y 16 m de ancho, de dos pisos de oficinas, que colocamos extendido horizontalmente tras la fila de árboles existentes en el terreno, sobre pilotes de fundación en la plataforma del suelo de un primer piso que cubre la playa de estacionamientos.

Dos pares de vigas maestras longitudinales de 20 x 64 cm de sección, conectadas con herrajes de bayoneta a cada lado de pilares distanciados cada 8,1 m entre sí a lo largo del par de filas centrales del pabellón, soportan en cada piso una serie de vigas transversales de 16 m de largo, con secciones de 11,2 x 30 cm en sus extremos y 11,2 x 41,8 cm en su tramo central, dispuestas a 90 cm entre sí. En ellas se apoyan tableros de placas de madera contralaminada (CLT) de 9 cm de espesor, 120 cm de ancho y aproximadamente 20 m de largo, colocadas traslapadas y encoladas entre sí, con placas de acero galvanizado atornilladas por encima como refuerzo en uniones críticas, para formar diafragmas semi-rígidos continuos en cada piso.

A cada lado del primer piso corren otras dos vigas maestras longitudinales suspendidas de sendos tensores de acero galvanizado de 5 cm de diámetro anclados en la cabeza de cada pilar. Estas vigas soportan a su vez una serie tupida de pares de montantes verticales, cada uno de 6 x 30 cm de sección, que abrazan las puntas de las vigas transversales de esta primera planta, en las que a su vez se apoyan igualmente apernadas las puntas de las series de vigas transversales del entrepiso y de la cubierta plana del edificio.

Estos montantes estructurales enmarcan los paños vidriados de ventanas colocadas contra sus bordes internos y forman quiebrasoles sobresalientes en ambas fachadas, oriente y poniente, de manera de también controlar adecuadamente la incidencia de la radiación solar en estas dos orientaciones.

Las vigas maestras tienen tramos de 3 x 8.1 m = 24,3 m de largo, que es la máxima longitud transportable en camión, unidos entre sí mediante ensambles endentados con placas de madera terciada, encolados y reforzados con placas de acero atornilladas, para cumplir con una resistencia a la tracción de 60 toneladas, ensayada en obra, con tal de asegurar la continuidad estructural de la sumatoria de tramos que integran las vigas maestras continuas de 203 m de largo.

El empuje sísmico transversal del edificio es trasladado al suelo desde los tres diafragmas semi-rígidos  de pisos y cubierta a cada uno de los pares de muros de hormigón armado que contienen las cinco escaleras equidistantes de la barra estructural construida.

El edificio está compuesto por elementos repetitivos de fabricación industrial, conforme a una modulación sistemática, que permite ser replicada indefinidamente. Así, se ha conseguido un volumen edificado neto, claramente identificable a la distancia y al paso desde la autopista aún tras el velo de árboles, posado cuidadosamente en un suelo no muy firme que requiere pilotes de fundación, y aparece leve, como la madera de su hechura, suspendido horizontalmente sobre el ancho terreno en aparente desafío a la gravedad.

La modulación estructural establece una triple crujía de plantas libres con estaciones de trabajo en sus dos naves laterales flanqueadas de ventanas y salas de reuniones, servicios y patios interiores en su nave central. Para conseguir albergar en un solo espacio laboral integrado la totalidad de los 510 puestos de trabajo que finalmente demandó el programa, todos con buena accesibilidad y cercanía a ventanas, en no más de dos pisos intercomunicados entre sí, la barra edificada de triple crujía se hubo de extender en el terreno en toda su longitud disponible, y sus 203 m de largo corresponden a la distancia máxima caminable espontáneamente, de una vez y sin demandar demasiada voluntad, tal que se mantenga la unidad espacial interior de un mismo edificio de trabajo corporativo, y no generar varios edificios diferentes conectados entre sí.

Las plantas descritas tienen así dos naves laterales, cada una para dos filas de estaciones de trabajo abiertas, al lado de las ventanas, y una nave central interior para recintos cerrados requeridos, tales como salas de reuniones, servicios y patios de luz, colocadas en el ancho del edificio, de 16 m, coincidente con el ancho de la banda de estacionamientos cubiertos en el nivel de suelo.

Los diez patios intercalados a lo largo del edificio aportan luz natural a las circulaciones, y junto a los vacíos de doble altura frente a cada una de las cinco escaleras, interrelacionan las dos plantas de oficinas dentro de una misma unidad espacial perceptible y ritman el espacio interior en las cuatro secciones longitudinales que componen la unidad del edificio.

La arquitectura interior, coordinada con la modulación estructural y las redes de instalaciones del edificio, incluyó el diseño de muebles de estaciones de trabajo. Los paneles de estas estaciones que no están al alcance de la mano, al igual que los pisos de las naves donde se ubican, están cubiertos de alfombra, como absorbente acústico (complementario a la lana absorbente colocada sobre los serpentines de climatización a la vista en los cielos entre el envigado estructural).

Las superficies de las mesas y frentes de estas estaciones de trabajo son de placa de madera terciada revestida en fórmica lisa y opaca, de un color gris intermedio de bajo deslumbramiento y contraste, resistentes al uso y fáciles de limpiar, mientras que el resto de las superficies a la mano se dejaron de madera de pino pulida y a la vista, con sellador blanquecino, al igual que en todas las de revestimientos y estructuras del edificio.

Según lo descrito, el edificio principal cubre y oculta la presencia de la mitad del extenso aparcadero vehicular requerido para dar lugar a 280 autos, que son el medio de transporte mayoritario de los usuarios.

La plataforma de estacionamientos tiene una planta de óptimo rendimiento, con dos bandas dobles de 203 m de largo y 16 m de ancho cada una, extendida a lo largo de la cota de nivel en sentido norte-sur, con una de éstas bandas abierta y arborizada y la otra techada debajo del edificio principal. Esa explanada prolonga su anchura en toda la longitud frente al edificio principal de madera en el techo-jardín sobre la losa de un edificio-zócalo de un piso contra el terreno, de hormigón armado. La explanada tiene un piso parejo de corteza de desecho forestal.

Este edificio-zócalo de un piso, abierto a una galería techada hacia el poniente, alberga en su lado sur próximo al acceso una planta de laboratorios (fitosanitario, de crio-preservación y de maderas) y una bodega general; en su parte central, un patio con una cancha de tenis; y en su lado norte, una multicancha deportiva o salón de eventos techado de doble altura, adaptada a la topografía, un gimnasio, y baños y camarines de hombres y mujeres.

Un segundo edificio-zócalo de un piso contra el terreno, también de hormigón armado, pero de menor tamaño, que alberga el Casino, forma con su techo-jardín una terraza en la salida norte del edificio principal de madera, que queda más arriba en el terreno, paralelamente alineado con el extremo del edificio-zócalo inferior donde está el área de esparcimiento deportivo del conjunto y se conecta con éste por el exterior a través de una rampa lateral que completa el recorrido del parque.

El comedor del casino es una sala hipóstila con columnas cilíndricas de hormigón armado visto de 20 cm de diámetro colocadas según la disposición de las mesas para servir de soporte de éstas y a la vez de la losa de cubierta, la cual queda suspendida de tensores de acero colgados de la punta de estas columnas para dejar abierto el paso de lucernarios de 80 cm de diámetro, como capiteles de luz en cada una.

Este comedor queda abierto a una terraza hacia el lado poniente, con un amplio alero que cubre algunas mesas y está protegida por la sombra de árboles existentes, para ser usada cuando el clima es agradable.

Al igual que en el Auditorio y en el Gimnasio y Multicancha, el cielo y los revestimientos de muros del Casino son de celosía de tablillas de pino sobre lana absorbente acústica, para obtener superficies atenuadoras de la reverberación del sonido y, apagando el bullicio, facilitar la conversación de los comensales.

Las cocinas, las bodegas refrigeradas y la sala de máquinas quedan subterráneas tras el comedor, con acceso de suministros directamente desde el extremo norte de la calle de estacionamientos.

En resumen, el proyecto se organizó con la edificación del suelo construyendo terrazas en un terreno inclinado mediante edificios-zócalo y muros de contención de hormigón armado, como basamento para un edificio principal de madera leve que se posa tendido horizontalmente sobre éste tras la línea de antiguos árboles nativos existentes.

Revisa aquí la memoria completa.

Ver más sobre:

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »