;

El “Pueblo Kagerou” plantea los problemas de restricción sobre los pabellones temporales en los espacios públicos japoneses

k2-

19 de Diciembre, 2019

Un grupo de seis arquitectos de Alemania, Francia y Japón han diseñado y construido en el “Pueblo Kagerou” una serie de pabellones temporales en el patio de recreo de una antigua escuela de Kyoto que ahora se está utilizando como centro de arte. El grupo, que incluye a Tato Architects / Yo Shimada, Dot Architects, Sébastien Martinez Barat y Benjamin Lafore, Ludwig Heimbach y Sven Pfeiffer, desarrolló la exposición extemporánea como una oportunidad para repensar el enfoque de los problemas de restricción en los espacios públicos japoneses.

Antes de construir en el “Pueblo Kagerou” (kagerou significa espejismo), Tato Architects / Yo Shimada, Dot Architects, Sébastien Martinez Barat y Benjamin Lafore, Ludwig Heimbach y Sven Pfeiffer se reunieron para discutir los potenciales del sitio en un simposio público supervisado por el historiador de arquitectura, Taro Igarashi. Una de las principales discusiones del primer simposio fue sobre el tema de los problemas de restricción en los espacios públicos japoneses, con la esperanza de que la aldea se convierta en una oportunidad para repensar el enfoque del espacio público. “En este pueblo que apareció y desapareció como un espejismo, los pensamientos no eran ‘no hacer’”, explican los arquitectos, “en cambio se convirtió en: ‘¿Y si lo hacemos?’”.

Todos los pabellones se construyeron durante un período de cinco días, donde Dot Architects actuaron como el principal supervisor de la construcción. El estudio participó con una serie de toboganes con diferentes gradientes para alentar el juego y despertar la curiosidad de los niños, haciendo referencia a las sucesiones de los techos tradicionales en las casas locales de Kyoto “kyomachiya”. Al mismo tiempo, también construyeron una torre de sprays que, al rociar niebla, crea una brisa fresca.

Detalle de dos espacios para juegos en el “Pueblo Kagerou” / Desginboom

Paralelamente, Hiroshi Kato aprovechó creativamente el sitio, conectando el cielo y el suelo, tejiendo varias cintas de vinilo a través del cielo abierto, lo que les permitió arrojar marcas estriadas en el suelo donde diseñó divertidos bancos hechos de troncos y hierbas del patio. El proyecto y los efectos naturales atraen a los sentidos visuales y auditivos, y se relacionan con el contexto local del área circundante con sus mayoristas textiles locales establecidos desde hace mucho tiempo.

“La alocada bienvenida”, de Benjamin Lafore y Sébastien Martínez Barat, acogió y guió a los visitantes hacia sus diseños de capas en líneas y curvas, creadas con rejillas lineales entrelazadas en ángulos de 90 grados con curvas planas y sombreados.  Las rejillas crean diseños que varían en tamaño y en inclinación que trazan toda la estructura, lo que da como resultado un espacio que crea una habitación íntima con sombras complejas como capas de tela.

Rampas para juegos en el “Pueblo Kagerou” / Desginboom

Prestando atención a las entradas de los dos edificios de la vieja escuela uno frente al otro, To Shimada de Tato Architects decidió conectar las dos entradas con un largo espacio en forma de pasillo, estirando una pieza de tela agrícola de 6 m x 30 m a través del patio. Debajo del techo de tela, una plataforma de madera invita a jugar, donde los niños pueden correr de un lado a otro, subir por el sendero elevado, que permite el paso sin obstáculos entre las dos partes del patio, tocar la tela y deslizarse hacia el otro lado. El corredor se asemeja a un “engawa”, la veranda de un santuario japonés, e invita a los visitantes a tomar una siesta, reunirse o jugar.

En el rincón más alejado del patio de la escuela, Ludwig Heimbach se unió a una serie de marcos revestidos de madera contrachapada y tela, creando una compleja estructura de cabina donde la intención es que los visitantes, en particular los amantes, entablen conversaciones secretas en parte protegidas de niños jugando. La estructura también funciona como fuente de agua para pájaros. De esta manera, el pabellón sugiere que un espacio público debe incluir varias áreas privadas y posibilidades. Al mismo tiempo, “El patio de juegos peligroso” de Sven Pfeiffer comprende una estructura de madera contrachapada con agujeros perforados que se asemeja a un pabellón de roca invertida.

Como sugiere el nombre del “Patio de juegos peligrosos” de Pfeiffer, la intención de los trabajos de los arquitectos Sven, Shimada y Dot era despertar la juventud y el vigor al proporcionar “el peligro potencial del patio” que los espacios públicos japoneses generalmente excluyen. El “Pueblo Kagerou” se convirtió en un lugar en que niños y adultos podían disfrutar, a pesar de los “peligros”, permitiéndoles plantear preguntas subjetivamente como: ‘Si varias cosas son factibles, ¿por qué no?’.


Escrito originalmente por Sofia Lekka Angelopoulou para Designboom
Fotografía principal cortesía de Desginboom

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Chilenos participan en una investigación a nivel mundial sobre los beneficios medioambientales de la madera en la construcción

  • LABVA es reconocido internacionalmente por el desarrollo y la divulgación de biomateriales

  • Dongyeop Han reinterpreta el diseño tradicional “Soban” en una serie de muebles en zigzag

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »