;

Utilizan una rebanada de madera súper delgada para hacer potable el agua salada

9 de Septiembre, 2019

Filtrar la sal del agua de mar puede requerir mucha energía o ingeniería especializada. Una membrana delgada hecha de madera porosa puede arreglar eso.

En la destilación de membrana, el agua salada se bombea a través de una película, generalmente hecha de algún tipo de polímero con poros muy estrechos que filtran la sal y dejan pasar solo las moléculas de agua. Jason Ren de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey y sus colegas desarrollaron un nuevo tipo de membrana hecha de madera natural en lugar de plástico.

“Si piensas en la filtración de agua tradicional, necesitas un bombeo de muy alta presión para exprimir el agua a través, por lo que utiliza mucha energía”, dice Ren. “Esto es más eficiente desde el punto de vista energético y no utiliza materiales basados ​​en combustibles fósiles como muchas otras membranas para la filtración de agua”.

La membrana de su equipo está hecha de una pieza delgada de tilo americano, que se somete a un tratamiento químico para eliminar las fibras extra de la madera y hacer que su superficie sea resbaladiza para las moléculas de agua. Un lado de la membrana se calienta de modo que cuando el agua fluye sobre ese lado se vaporiza.

El vapor de agua luego viaja a través de los poros de la membrana hacia su lado más frío y deja atrás la sal, condensándose como agua fresca. Esto requiere mucha menos energía que simplemente hervir todo el agua salada porque no hay necesidad de mantener una temperatura alta durante más de una capa delgada de agua a la vez, dice Ren.

Este método filtra aproximadamente 20 kilogramos de agua por metro cuadrado de membrana por hora, así que no es tan rápido como las membranas de polímero. Los investigadores piensan que puede deberse a que no tenían el equipo para hacer que su membrana fuera tan delgada: tiene un grosor de 500 micrómetros, mientras que las membranas de polímero generalmente están más cerca de 130 micrómetros de grosor.

Hacer que las membranas de madera sean más delgadas no debería ser demasiado difícil con el equipo adecuado, dice Ren. “La parte funcional de la membrana es de un micrómetro de espesor”, dice. “El resto es solo una estructura de soporte para que sea más difícil de romper”.


Escrito originalmente por Leah Crane para NewScientist
Fotografías cortesía de NewScientist

Ver más sobre: 

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »