;

Estudiante crea Wall Maze, un juego de madera terciada que enfrenta a sus oponentes en un laberinto

FTOO1-min-1

27 de Diciembre, 2019

El proyecto es de la alumna de Diseño Industrial de la Universidad Diego Portales, Sofía Parker, quien obtuvo una mención honrosa en el Concurso de Diseño convocado por Madera21 en el marco de la Semana de la Madera 2019.

Inspirada en los juegos de puzles deslizantes que tienen como concepto la formación de imágenes o series mediante el movimiento de sus fichas, es que la estudiante Sofía Parker, de segundo año de Diseño Industrial de la UDP, creó Wall Maze.

Este laberinto opone a dos jugadores, quienes deben hacer avanzar sus fichas de un extremo al otro del tablero, y el primero en lograrlo, gana. Para comenzar, cada jugador debe sacar una de las 18 tarjetas que tienen combinaciones distintas, en las que se indica en qué punto partir y en cuál terminar. Como explica Parker, “lo interesante de este ‘laberinto’, es que el tablero tiene ocho bloques los cuales se desplazan en nueve espacios de manera vertical y horizontal, por lo que los caminos están constantemente cambiando, dándole paso a la ficha a seguir su camino, o bien, bloquear el paso de la ficha del oponente”.

Madera terciada: estética y asequibilidad

Para la fabricación de Wall Maze, la estudiante utilizó cuatro placas de madera terciada de tres mm de grosor y de 45 x 80 cm de superficie. Esta decisión la tomó por su estética, alcance, y para darle la firmeza necesaria al juego por los constantes movimientos que se ejercen en el tablero y los bloques.

“Uno pensaría que sería mejor usar una madera nativa o maciza, pero el terciado tiene cierta belleza, una belleza que si se sabe trabajar de manera correcta no es necesario cubrirla. Además es un material económico, lo que hace que sea un producto fácil de replicar y es simple de manipular en corte láser que, dentro de los medios de fabricación digital, es el más económico. Por último, al ser un tipo de madera liviana mantuvo mi juego en un buen peso, que en otra madera hubiera quedado notablemente más pesado para un juego de mesa”, explica Parker.

Para la terminación del producto, la estudiante lijó la superficie pero no los cantos, los que quedaron con el color que les brinda el láser, para crear contraste de colores y acentuar el concepto de laberinto que se produce por las luces y sombras que se crean al jugar.

Elementos del juego Wall Maze / Madera21

Concurso de Diseño de Madera21

El profesor a cargo del ramo en el que Parker realizó su proyecto, Héctor Novoa, fue quien la invitó a participar del Concurso de Diseño que realiza Madera21 en el marco de la Semana de la Madera. La estudiante aceptó el desafío como una gran oportunidad de aprendizaje.

Luego de su pitch de presentación en el concurso, el jurado destacó la belleza de Wall Maze, su simplicidad y claridad, características que la hicieron ganadora de una mención honrosa. “Estoy muy orgullosa de mi proyecto y del logro que significa la mención. Me han preguntado mucho qué pienso hacer con el juego, tal vez en un futuro lo dé a conocer, pero por el minuto quisiera simplemente enfocarme en mi aprendizaje, ya que estoy recién partiendo mi carrera”, concluye Parker.


Escrito por Josefa Torres
Fotografías cortesía de Madera21

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Yakisugi: la técnica japonesa de preservación que carboniza la madera y que se populariza en occidente

  • “Apple Central World” en Bangkok se encuentra bajo un techo alero de madera

  • Andrew Waugh: “Una historia de amor con la madera”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »