;

17 de Enero, 2020

CES 2020: Toyota y BIG construirán un prototipo de ciudad del futuro en Japón

A partir del próximo año, la firma de autos japonesa Toyota junto a la de arquitectura danesa BIG, construirán Woven City a los pies del Monte Fuji en Japón. Con la idea de realizar la ciudad sustentable del futuro, los edificios se construirán con madera local y carpintería tradicional japonesa, mientras que su punto central será una movilidad sustentable, en donde vehículos, personas y naturaleza se encuentren en simbiosis.

Toyota Woven City es un prototipo urbano para el futuro cercano. El trabajo del gigante japonés de automóviles y el estudio de arquitectura danés BIG-Bjarke Ingels Group, en este emocionante proyecto propone un ecosistema completamente conectado, alimentado por celdas de combustible de hidrógeno. Es un laboratorio vivo para probar y avanzar ideas de movilidad: autonomía, conectividad, infraestructuras alternativas. Anunciado en CES 2020, esto es mucho más que una idea conceptual. A partir del próximo año, Toyota Woven City se construirá en un sitio de 708.200 m2 en la precordillera del Monte Fuji en Japón.

Habrá residentes a tiempo completo aquí, así como investigadores que prueben y desarrollen sus ideas. El proyecto se relaciona con la construcción de comunidad: el uso de la tecnología de manera positiva para promover y ayudar a la participación social al tiempo, basada en la historia y naturaleza. Toyota ve esto como una oportunidad para trabajar con socios comerciales y académicos, científicos e investigadores de todo el mundo, quienes serán invitados y alentados a colaborar y crear. Woven City será un lugar donde la gente “vive, trabaja, juega y participa en un laboratorio viviente”, dice el presidente de Toyota Motor Corporation, Akio Toyoda.

La ciudad se asentará a los pies del Monte Fuji / Big-Bjarke Ingels Group

Como se puede imaginar, esta será una ciudad totalmente sustentable con el objetivo de crear una nueva dinámica para los vehículos, las personas y la naturaleza y (una vez probada) la movilidad conectada, limpia y compartida para convivir felices. La ciudad utilizará energía solar, energía geotérmica y tecnología de celdas de combustible de hidrógeno para luchar por una sociedad neutral en carbono.

“Como marco replicable, puede servir tanto como un prototipo para ciudades futuras como una actualización de las ciudades actuales”, explica el fundador de BIG, Bjarke Ingels. “Simplemente ‘reprogramando’ las calles existentes, podemos comenzar a restablecer el equilibrio entre las personas, la movilidad y la naturaleza en ciudades tan diversas como Tokio o Nueva York, Copenhague o Barcelona”.

Tres tipos de calles

El punto central del plan maestro de Woven City es el movimiento armonioso de vehículos, regulares y sin conductor, y humanos como una forma de probar el transporte autónomo en un entorno seguro. Para lograr esto, BIG ha diseñado una red flexible de calles, cada una dedicada a varias velocidades de transporte.


Calle de Toyota Woven City / Big-Bjarke Ingels Group

Por lo tanto, una carretera típica se dividirá en tres. Una utilizada como carretera principal optimizada para vehículos autónomos más rápidos con tráfico logístico debajo. Aquí, la limpia e imparable Toyota e-Palette se utilizará principalmente para servicios de transporte y entrega compartidos, así como para venta minorista móvil, alimentos, clínicas médicas, etc.

La segunda calle es un paseo recreativo para la micro-movilidad, donde las bicicletas, los e-scooters y otros medios de transporte personal pueden deambular libremente. La tercera y última calle es, de hecho, un parque lineal, un camino destinado a los peatones, a la flora y la fauna, con un sendero diseñado para paseos tranquilos para que los residentes disfruten de la naturaleza a través del corredor ecológico que conecta el Monte Fuji y el Valle de Susono.

Casas de madera con la última tecnología

Dado que Woven City pretende ser neutral en carbono, los edificios (residenciales y comerciales) se construirán principalmente con madera local y a través de la carpintería tradicional japonesa, así como con métodos avanzados de producción automatizados. Los techos se cubrirán con paneles fotovoltaicos para generar energía solar, lo que se sumará a la energía producida por las celdas de combustible. La ciudad también será verde, con vegetación nativa e hidroponía introducida en todas partes.

Naturalmente, esta ciudad futurista tendrá las últimas tecnologías de soporte humano y robótica en el hogar para ayudar con la vida cotidiana. Las viviendas usarán inteligencia artificial basada en sensores para verificar la salud de los ocupantes, atender las necesidades básicas y mejorar la vida diaria. Toyota dice que el proyecto brindará la oportunidad de probar la tecnología conectada en un entorno seguro.


Render del interior de una vivienda / Big-Bjarke Ingels Group

Los tres tipos de calles están entretejidos en una cuadra de ciudad estructurada de 3×3, cada una enmarcando un patio, accesible a través del paseo marítimo o el parque. Además, el tejido urbano de la rejilla se expande y contrae para acomodar una variedad de escalas, programas y áreas al aire libre. Estas son áreas imaginadas flexibles, por ejemplo, si es necesario para un evento especial, un patio puede agrandarse a la escala de una plaza. Finalmente, la infraestructura de la ciudad (el poder del hidrógeno, la filtración de aguas pluviales y una red de entrega de bienes) están ocultos a la vista en una red subterránea.

“Hoy lo típico es un desastre, con todo y nada pasando en todas partes”, dice Ingels con sinceridad. El proyecto Toyota le permite “despegarse y luego volver a unir” los tres elementos de una calle típica, pero adaptar esto a un nuevo tejido urbano: carreteras optimizadas solo para la automatización, otras creadas con micro movilidad en mente y un espacio abierto para los peatones. Ingels explica que el patrón resultante de sus “bloques de ciudad porosos de 3×3” promoverá rincones ideales para el desarrollo de la vida social, la cultura y el comercio. “En una época en que la tecnología está reemplazando y eliminando nuestros lugares de reunión físicos tradicionales, estamos más aislados que nunca”, agrega. “Woven City está diseñada para permitir que la tecnología fortalezca el ámbito público como lugar de reunión y para utilizar la conectividad como impulso de la conectividad humana”.

Simbiosis entre movilidad y espacio público

Considerado entre las prácticas de arquitectura progresivas de la actualidad, BIG ha participado en muchos proyectos de alto perfil, desde el 2 World Trade Center en Nueva York y 8 House y Lego House en Dinamarca, hasta las oficinas centrales de Google en Mountain View y Londres. Hace una década, la empresa participó en Audi Urban Future, otro proyecto utópico patrocinado por un automóvil que lamentablemente no se desarrolló más allá de su fase de investigación.

El concepto de BIG también cuestionó la naturaleza de nuestras estructuras de carreteras rígidas, cuyo diseño no ha evolucionado desde la planificación urbana moderna temprana. Imaginaron una ciudad futura donde las cápsulas compartidas autónomas transporten a los ciudadanos sin problemas, eliminando así la necesidad de desorden vial (semáforos y señalización) y abriendo espacios para que se desarrollen parques y naturaleza.


El espacio es flexible, pudiendo transformar las calles en plazas para la comunidad / Big-Bjarke Ingels Group

Leon Rost, socio de BIG, explica además: “Woven City cierra la brecha que existe hoy entre los vehículos y la accesibilidad, al considerar la movilidad y el espacio público como una simbiosis. Además, al diseñar la convivencia como un elemento de accesibilidad, a través de la naturaleza, el espacio y la seguridad, podemos garantizar un ámbito público activo en la ciudad, especialmente para una población japonesa que envejece”.

Los creadores esperan que el diseño fomente la construcción de la comunidad y la creación de lugares; que la ciudad, su arquitectura y diseño, inspirará la tecnología para desarrollarse progresivamente. “Imaginé una ciudad inteligente que permitiría a los investigadores, ingenieros y científicos la oportunidad de probar libremente tecnología como la autonomía, la movilidad como servicio, la movilidad personal, la robótica, la tecnología de hogar inteligente conectado, Inteligencia Artificial y más, en un entorno del mundo real”, dice Toyoda. “Esta es una oportunidad verdaderamente única para crear una comunidad completa, o ‘ciudad’ desde cero y permitirnos construir una infraestructura del futuro que esté conectada, digital y sustentable, impulsada por la tecnología de celdas de combustible de hidrógeno de Toyota”.

Él continúa: “Damos la bienvenida a todos aquellos inspirados para mejorar la forma en que vivimos en el futuro para aprovechar su ecosistema de investigación único y unirse a nosotros en nuestra búsqueda para crear una forma de vida y movilidad cada vez mejor para todos”.


Escrito originalmente por Nargess Banks para Forbes
Fotografía principal cortesía de Big-Bjarke Ingels Group

NOTICIAS RECIENTES

  • La Semana de la Madera celebra sus 15 años con una edición completamente digital

  • Financiamiento, investigación y control de calidad: Daniel Dolan explica los desafíos del diseño de estructuras en madera

  • Peter Pichler construye un pabellón piramidal utilizando 1600 vigas de madera

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »