18 de Octubre, 2017

Cabaña en forma de “Y” se integra a uno de los centros de esquí más modernos de Noruega

Construida en base a madera que fue utilizada tanto en el interior como en el exterior, esta estructura se presenta como una alternativa acogedora para los amantes del esquí y de la naturaleza.

Persianas de madera de pino cubren los grandes ventanales que, casi en su totalidad, dan forma a una cabaña desarrollada por el estudio de arquitectos Lund Hagem, con sede en Oslo.

Dos de sus extremos se abren en forma de Y, orientando su ventanales a las pistas del Kvitfjell ski Resort, uno de los centros de esquí más modernos de Noruega.

Este estudio decidió instalar la cabaña sobre una de las zonas más edificables del complejo, lo que le da vistas despejadas hacia el sureste, donde el terreno inclinado está poblado de abedules y pinos.

Reportaje-cabaña-en-forma-de-Y-3

Las dos puntas están soportadas por pilotes, permitiendo que el edificio se extienda directamente sobre el borde de la pendiente, mientras que el cuerpo principal de la estructura se asiente en la cima de la colina. Así, ambos tocan el suelo de la manera más ligera posible.

“Al colocar dos volúmenes cerca de los límites vecinos, se creó una especie de patio”, explican los arquitectos, quienes además comentan que eso también genera ventajas a la construcción: “De esta manera, los espacios al aire libre podrían beneficiarse de la privacidad, mientras que todavía se benefician del sol de la tarde, durante la Pascua y el verano”.

“Nuestro proceso de diseño se inspiró en el deseo de los clientes de tener una cabaña de verano en un paisaje de invierno”, explican desde el estudio, que ha creado una serie de casas de verano a lo largo de la costa del país escandinavo.

Reportaje-cabaña-en-forma-de-Y-5

Durante 2016 el equipo ya había construido otra cabaña de vacaciones para Geilo, el centro de esquí más antiguo de este país. Sin embargo, en este nuevo proyecto, el estudio hizo un uso menos extenso del vidrio y el revestimiento interior fue desarrollado con madera oscura.

Mientras que la cabaña todavía presenta las paredes con amplios ventanales, los bastones de madera que cubren el exterior dan al interior una sensación menos expuesta y más acogedora. Los listones, que también protegen una terraza lineal, han sido tratados con sulfato de hierro para acelerar el color gris de la madera.

“Para continuar construyendo sobre la idea de la cabaña de verano en la montaña, los volúmenes estaban envueltos en finas rejillas verticales”, explican los arquitectos. Y agregan: “Teniendo en cuenta los grandes planos de vidrio detrás de estas rejillas, los muros exteriores adquirieron una calidad de velo hacia el patio”.

Reportaje-cabaña-en-forma-de-Y-4

Por otro lado, en el interior, se utilizaron tablas de roble aceitado para revestir la superficie del suelo y el techo, lo que sin duda contribuye a un ambiente más acogedor. Lo anterior se combina con paneles de pino pintado oscuro colocados sobre las paredes.

El comedor ocupa una de las puntas de la cabaña y está amueblado con sillas cubiertas de piel y una estufa de leña colgante, mientras que las paredes, de paneles de madera oscura y gabinetes de luz, hace que la cocina tome fuerza.

En esta misma línea, en el centro de la cocina se posiciona una “isla de metal” donde está el lavaplatos y las placas eléctricas para cocinar, mientras que todos los demás utensilios fueron puestos en un par de closets de madera al fondo de la habitación.

Reportaje-cabaña-en-forma-de-Y-6

Las puertas de estos closets están equipadas con espacios para hierbas y especias, y sujetadores colgantes para vasos y tazas. Una de las novedades es que estos muebles se pueden mantener completamente abiertos, alineados a las paredes del espacio mientras se cocina.

En relación al resto de las habitaciones, un dormitorio principal y un baño ocupan la segunda punta de la terraza, mientras que otros tres dormitorios se ubican a lo largo de un lado de la cola de la Y.

Además de la cabaña de 120 metros, Lund Hagem también diseñó un pequeño anexo para la propiedad que puede servir como alojamiento para huéspedes, y que cuenta con dos dormitorios, un baño y un salón. Junto con esto también tiene espacio para estacionar un auto y una zona de almacenamiento de equipos de esquí.


Noticia publicada originalmente por Jessica Mairs para Dezeen.com

NOTICIAS RECIENTES

  • Tomás Villalón: “En el concurso de Arquitectura se debe entender el potencial de la madera y su gran responsabilidad medioambiental”

  • Filamentos en base a madera reciclada buscan revolucionar el mercado de la impresión 3D

  • Comienza la consulta pública de la Estrategia Nacional de Huella de Carbono

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »