11 de Enero, 2018

La revolucionaria forma de construir casas con robots podría ser una realidad en Chile

Se trata de la producción robotizada, una técnica que se está posicionando en la industria de la madera a nivel mundial y trae una serie de ventajas relacionadas a los tiempos, costos y optimización de los procesos de construcción.

Hoy, diferentes industrias como la textil y la automotriz han automatizado sus procesos de producción a partir de robots. Pero además hay otras que también han incursionado en estas nuevas tecnologías, como es el caso de la construcción.

Sin ir más lejos, en la industria de la construcción en madera, ya es posible encontrar robots que, por ejemplo, reproducen elementos estructurales para edificios patrimoniales, como las uniones carpinteras.

“La construcción en el mundo enfrenta dos grandes desafíos”, explica Francisco Lozano, presidente de Madera21. “La sustentabilidad y la productividad. Para dar una respuesta, está la industrialización con materiales sustentables, en donde la madera tiene una gran oportunidad por su naturaleza”, agrega.

En ese sentido, y a nivel mundial, se están utilizando robots ya no solo para fabricar piezas específicas, sino que para levantar construcciones completas a medida. Así, es posible encontrar diversas empresas en Europa, Norteamérica y Australia que cuentan con plantas con amplias líneas de producción e instalación en obra de paneles prefabricados para el levantamiento de viviendas.

Reportaje_produccionrobotizada-1

¿Cómo funciona?

De manera general, las empresas que ofrecen estos servicios definen junto a sus clientes la estructura a realizar. Así, los planos y documentos de diseño son traspasados a un software con metodología BIM para mostrar el modelo final de la vivienda. Luego se establecen precios, cronogramas y tiempos de construcción dependiendo de la complejidad de la obra.

La construcción robotizada requiere una planta que habitualmente se divide en diversas líneas de producción. Así, una de ellas fabrica las muros, otra el techo y finalmente los pisos.

Lo anterior incluye la elaboración de cada uno de los paneles de madera, los enchapados, soluciones personalizadas para puertas, ventanas, revestimientos interiores, aislación y además la instalación de cañerías y red eléctrica.

En ese sentido, una de las características más relevantes de este tipo de producción es que también incluye la instalación y ensamblaje en obra, es decir, al final del proceso las personas solo deben pintar los muros y habitar los espacios.

¿Qué hace un robot?

Blueprint Robotics es una de las primeras empresas estadounidenses en utilizar robots para levantar viviendas. Ellos mismos reconocen que cerca del 60% de una construcción puede ser fabricada en una fábrica.

Blueprint Robotics cuenta con el WBZ-160, un robot sierra que, en una primera estación, corta las placas que formarán los muros y deja las perforaciones para la instalación de la red de agua, eléctrica y ventilación. Todo con precisión CNC.

Luego del corte, la pieza pasa a la siguiente estación de enmarcado donde este robot enmarca las piezas, produciendo cerca de 12 metros lineales de muro enmarcado en 11 minutos.

Posteriormente, el muro pasa a una tercera estación donde otro robot le da el revestimiento de OSB y yeso, junto con realizarse las aberturas para puertas, ventanas, interruptores, etc. Finalmente una serie de máquinas se encargarán de aplicar los materiales de aislación y el revestimiento exterior.

Noticia_Robot_Kuka_1

Los beneficios de usar robots

La construcción robotizada impacta directamente en la calidad y eficiencia de una edificación. Gracias a robots de última generación es posible conseguir absoluta precisión en la elaboración de cada una de las partes de una casa.

Además promete procesos más rápidos, eficaces y a menor costo, ya que es posible optimizarlos, donde cada elemento es producido y transportado en el orden correcto para la instalación final, minimizando errores y permitiendo tener un mayor cumplimiento de tiempos.

Producción robotizada en Chile

Actualmente en Chile es posible contar con paneles prefabricados en madera, sin embargo, las líneas de producción aún son pequeñas y muchas veces no incluyen la instalación en obra. “En nuestro país aún es incipiente la industrialización y estoy seguro de que empezaremos a ver un surgimiento de este tipo de industrias”, afirma Lozano.

En esa misma línea, Francisca Lorenzini, gerente de Madera21, agrega: “Hace tiempo que nos dimos cuenta de que se necesitan empresas que entreguen soluciones constructivas prefabricadas que puedan poner a disposición de la empresa constructora para montar en obra”.

Por esa razón Lorenzini cuenta que desde Madera 21 están orientando diversas acciones para hacer frente al panorama nacional. “Nuestro trabajo junto al  CIM UC-CORMA tiene un foco importante en sumar y colaborar con las empresas prefabricadoras en madera de Chile. Es un eslabón trascendental para que las ventajas de la madera realmente se traduzcan en beneficios tangibles en el ámbito de la construcción”, finaliza Lorenzini.


Fotografías tomadas de HOMAG Group / Fotografía robot KUKA, gentileza de la Universidad Federico Santa María.

 

NOTICIAS RECIENTES

  • Proyecto ganador del Concurso de Arquitectura de la Semana de la Madera revaloriza el espacio público con módulos replicables de madera

  • Silvina Cerminara: “La madera es el material con el que quiero trabajar, con el que me siento bien, que me abre caminos para investigar y experimentar”

  • Científico investiga nuevos biomateriales que aprovechan la hemicelulosa extraída de la madera

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »