11 de Abril, 2018

The Treet: el edificio en madera más alto de Noruega

Tiene 14 pisos y en algún momento fue la construcción más alta del mundo elaborada con este material sustentable. Fabricada a partir de Glulam, esta estructura hoy está destinada al uso residencial.

Son 62 departamentos distribuidos en 14 pisos. En 2015 fue el edificio hecho en madera más alto del mundo, alcanzando casi los 53 metros de altura. Se trata de The Treet, un proyecto residencial emplazado en la ciudad noruega de Bergen.

Desarrollado por el estudio de arquitectos Bergen and Omegn Building Society (BOB), fue levantado a partir de un entramado prefabricado de Glulam, madera laminada encolada. “Es muy fácil de trabajar desde un punto de vista industrial, puedes hacer piezas en fábricas alrededor del mundo, traerlas a un lugar y luego puedes construir la casa”, afirma el jefe de proyecto, Ole Herman Kleppe.

El proyecto tiene un total de 5.600 m2 y fue concebido como una fuente de inspiración para proyectos similares a futuro. “Proporcionará la base para el desarrollo de edificios de madera altos y bajos”, afirma BOB.

Foto_Reportaje_Tree-2

The Treet propone un uso pionero e innovador de la madera, a través de módulos prefabricados de madera contralaminada y Glulam, que fueron instalados sobre una base de hormigón. Así, dichos módulos se apilan en cuatro pisos de altura, para luego ser anclados, soportados y reforzados por vigas de celosía de Glulam de 3 m de altura, columnas y diagonales.

Luego de ese nivel de cuatro pisos, se instaló un módulo prefabricado que, en su parte superior, cuenta con placas de hormigón armado. Éstas últimas se instalaron para otorgar el peso necesario a la estructura y así evitar que se balancee con vientos muy fuertes.

Una de las novedades del proyecto es que los módulos prefabricados se construyeron en Estonia, para luego ser trasladados a Bergen e instalados en el sitio de construcción de la obra. Esto permitió disminuir los tiempos de construcción y así levantar cuatro pisos en unos cuatro días. Además, estas estructuras cuentan con características de aislamiento y hermeticidad del aire.

Foto_Reportaje_Tree-3

Por otro lado, y para proteger la madera de los efectos climáticos, el edificio se encuentra revestido de metal y vidrio.

El edificio cuenta con departamentos de una habitación con 43 m2 el resto de 64 a 66 m2 con dos dormitorios. La mayoría de ellos tiene balcón y en la parte superior de la construcción se ubica una amplia terraza. Este complejo residencial también cuenta con un gimnasio comunitario y un acceso a un parque y a áreas de recreación.

Está ubicado en un lugar al que es posible acceder fácilmente desde la ciudad, pero también está cerca del mar y la montaña, por lo que favorece estilos de vida más pausados.

Para escaleras, paneles de ascensores, balcones y algunas paredes interiores se utilizó madera contralaminada (CLT), sin embargo desde el punto de vista estructural se prefirió el Glulam. En ese sentido, se estima que gracias al uso de este material se pueden llegar a evitar que 18.000 toneladas de CO2 sean emitidas. Esto sumado a todo el dióxido de carbono que puede capturar la madera, se ahorrarían más de 20.000 toneladas de este gas de invernadero.


Imágenes: The Treet

NOTICIAS RECIENTES

  • Tomás Villalón: “En el concurso de Arquitectura se debe entender el potencial de la madera y su gran responsabilidad medioambiental”

  • Filamentos en base a madera reciclada buscan revolucionar el mercado de la impresión 3D

  • Comienza la consulta pública de la Estrategia Nacional de Huella de Carbono

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »