Proyecto que modernizará el estadio San Carlos de Apoquindo tendrá a la madera como su principal material constructivo

Estadio San Carlos Apoquindo

17 de Marzo, 2021

La ejecución, diseñada por la multinacional española IDOM, contempla, entre muchos otros cambios, nuevas gradas cubiertas, espacios comerciales, iluminación de última generación y una reestructuración sustancial a las áreas de prensa. Todo un hito arquitectónico en lo que se refiere a la modernización de este tipo de espacios en Chile, realzando el respeto por el entorno y el cuidado del medio ambiente.

Universidad Católica es el equipo del momento. Tras estar varios años rozando la gloria y levantándose de traspiés deportivos dolorosos en la década pasada, el equipo cruzado se destrabó y encadenó un bicampeonato y un tricampeonato en cinco años. Un logro valiosísimo que, si bien se materializó en una cancha de fútbol, no pudo haberse gestado sin la astucia de una institución que hace tiempo viene haciendo las cosas bien económica y organizacionalmente.

Así, con el mismo objetivo que la directiva se propuso para seguir sumando títulos, el club quiso dar un paso histórico y desafiante: remodelar el Estadio San Carlos de Apoquindo y su entorno luego más de tres décadas de existencia (1988). Para eso, organizó un concurso en el que se presentaron nueve oficinas, seleccionando finalmente la propuesta de IDOM, firma española responsable de magnos proyectos relacionados como el nuevo estadio San Mamés para el Athletic Club en Bilbao o la renovación del coliseo ya existente del Levante en Valencia; ambos en España.

Las razones que esgrime el equipo directivo de la franja para llevar a cabo esta transformación, tienen que ver con la necesidad de convertir el espacio en un centro multipropósito que aporte gran valor arquitectónico a la comuna de Las Condes, a la ciudad de Santiago y, por qué no decirlo, al país entero, pues se trata de una aspiración que pretende alcanzar estándares que no tengan nada que envidiarles a los mejores estadios de Europa y el mundo. Sin embargo, no todo tiene que ver con la vanguardia estética y espacial, ya que uno de los objetivos centrales del plan es aportar servicios a la comunidad y poder organizar eventos deportivos de alto nivel para generar nuevos ingresos e ir ampliando horizontes como entidad.

La firma IDOM fue la seleccionada para realizar la propuesta del estadio / IDOM

La pandemia no sólo cambió la forma de relacionarnos y de vivir el deporte (no olvidar que los últimos dos campeonatos conseguidos por la UC no pudieron celebrarse con la hinchada debido al estallido social y  luego el coronavirus), sino que también la forma de abordar los proyectos, por lo que las obras de construcción probablemente comiencen durante el primer semestre de 2022.

Según el director de arquitectura deportiva de IDOM, César Azcárate, y el coautor Borja Gómez, “esta no deseada situación de pandemia que estamos viviendo nos hace, por supuesto, pensar los estadios de una manera más sana en sus materiales, en su ventilación natural y en la aplicación de tecnologías que aporten soluciones interesantes desde el punto de vista de la salud. Pero, además, otros desafíos como construir un estadio sustentable y respetuoso con el medio ambiente, concebir su arquitectura de manera flexible para que permita otros usos y proporcionar el mayor confort y atmósfera de fútbol. Éstos son algunos de los principales desafíos de un estadio moderno ahora mismo”, señala el español.

Transformaciones del estadio y sus nuevas tecnologías

Al escuchar a Azcárate y Gómez, una de las palabras que más se detectan al referirse al proyecto es “confort”. Aquello puede asociarse a la búsqueda de un espacio de lujo en todo sentido de la palabra, pero que en este caso está mucho más apegado a la comodidad. Comodidad para los que ahí trabajan, para los que asisten a una reunión comercial o evento, para los periodistas y, por sobre todo, para los hinchas y jugadores.

El nuevo espacio del estadio estará marcado por el confort / IDOM

Justamente para conseguirla, y aprovechando el privilegiado entorno natural precordillerano en ligera pendiente y apuntando hacia la ciudad de Santiago, se configura un edificio principal que albergará gran parte de los usos de hospitalidad. Partiendo del estadio actual (anclado al terreno como si fuera un anfiteatro griego), las nuevas necesidades, usos y el aumento del aforo para los espectadores (de 14.000 a 20.000), generará una volumetría unitaria, ligera y elevada respecto a lo que ya hay. Asimismo, se establece un boulevard continuo que genera el acceso a todas las gradas en la parte superior del graderío inferior y que representa la línea que separa lo ligado al terreno respecto de lo elevado. Esto simplifica y agiliza los flujos normales y permite ubicar las plazas para las personas con movilidad reducida. Y no sólo eso, pues se dotará al estadio de un buen número de ascensores que permitan la accesibilidad universal a todos los niveles.

De esta forma, la nueva configuración volumétrica permitirá al lugar transformarse en un espacio cerrado y cubierto, generando una mejor atmósfera de fútbol, una mejor acústica y, en definitiva, creando un recinto de primera calidad para acoger todo tipo de espectáculos.

En lo que respecta a la tecnología, la modernización considera la instalación de 400 paneles fotovoltaicos, luminaria LED en la nueva cubierta (reduciendo la contaminación lumínica hacia el vecindario), un nuevo sistema de riego y una planta de tratamiento de aguas grises. Además, se postulará para obtener la certificación internacional LEED que, de obtenerla, se convertiría en el único estadio en Latinoamérica en contar con ella.

Sobre todos estos sustanciales cambios, Azcárate y Gómez señalan que “la configuración de las nuevas gradas y la nueva cubierta mejorarán ampliamente el confort de los hinchas, proporcionando, además, una nueva acústica al estadio que será diferenciadora y un incremento muy importante en el confort de los espectadores y el resto de los usuarios. Esto incluye, por supuesto, las sensaciones de los propios jugadores. Finalmente, todos sus espacios serán concebidos para su utilización los días de no partido, ofreciendo además espacios comerciales y de eventos que permitan ese funcionamiento diario. También, todas las zonas dedicadas a la prensa mejoran sustancialmente; con más espacios, mejores infraestructuras, con mayor confort…  Desde la zona mixta, la sala de prensa, las áreas de trabajos de los medios y los puestos de los comentaristas”.

La madera como materialidad principal

Está previsto que las obras estén terminadas para el segundo semestre de 2023 / IDOM

Como se dijo, una de las particularidades del diseño de remodelación del estadio de la UC era construir un recinto que, además de cumplir con todos los altísimos estándares propuestos, fuera sustentable y respetuoso con el medio ambiente. Para llevar a cabo esa misión, sin duda la madera emergió como la materia prima natural, pues además de adaptarse al entorno que rodea a San Carlos de Apoquindo, es un elemento totalmente sustentable con baja huella de carbono  que proviene y es parte de la misma naturaleza.

“El uso de la madera es una tradición en la arquitectura chilena y estamos muy ilusionados con su utilización en esta modernización. Además, trabajar con madera en los edificios supone estar comprometidos con el desarrollo sustentable, garantizando el buen uso de los recursos naturales de manera que preservemos el bienestar de las generaciones venideras”, reflexionan Azcárate y Gómez.

“La arquitectura del proyecto tomó como suyos todos estos elementos y hemos tratado de dar respuestas a los mismos mediante la utilización de la madera como uno de los principales elementos del proyecto y que así acabe de completar esa integración natural con su emplazamiento”, reafirma Azcárate. Además, desde la misma institución explican que la utilización de la madera como elemento principal en la fachada y en la estructura de la cubierta permite establecer ese diálogo entre lo tectónico y lo ligero, siendo un recurso sostenible alineado orgánicamente con todo el planteamiento de la modernización del estadio.

Está previsto que las obras estén terminadas para el segundo semestre de 2023, lo que podría permitir que la nueva casa de los cruzados albergue algunas disciplinas deportivas de los Juegos Panamericanos, evento a realizarse en octubre de ese mismo año en Santiago.


Escrito por Felipe De la Cerda E.
Fotografía principal cortesía de IDOM

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Senador Girardi participó en la Semana de la Madera 2021 con un especial llamado a incorporar el material en la construcción nacional

  • Investigación utiliza propiedades porosas de la madera para brindar más fortaleza y liviandad al acero

  • El público de la Semana de la Madera escogió sus proyectos favoritos de los concursos por medio de votación online

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »