Proyecto ganador del XVII Concurso de Arquitectura utiliza madera laminada como estrategia para repoblar Valparaíso y recuperar sus inmuebles patrimoniales

_PORTADA IMAGEN-PROYECTO-3-2048x1635

15 de Noviembre, 2022

Llamado “Revitalización del plan”, la propuesta considera esta materia prima debido a su estabilidad y resistencia, permitiendo densificar en altura mediante un total de seis unidades familiares por cada edificio patrimonial recuperado en la ciudad puerto. De esta forma, además de optimizar recursos, se incentiva la construcción sostenible en Valparaíso, produciéndose un diálogo constructivo entre lo preexistente y lo nuevo que se va a edificar.

Para comprender el origen del proyecto ganador del XVII Concurso de Arquitectura de Madera21, titulado “Revitalización del Plan”, es necesario adentrarse en dos problemáticas detectadas en Valparaíso que dan pie al desarrollo de esta propuesta. Por un lado, el desplazamiento de la población hacia sus cerros, como una mini migración que, por otra parte, afecta directamente a los edificios patrimoniales que allí se encuentran, causando, además de desuso, un deterioro progresivo que no le hace nada de bien al sector ni a la ciudad misma.

Lo anterior provoca que el 75% de los habitantes de la zona moren en la periferia, dando como resultado que el centro de Valparaíso se encuentre despoblado y el hacinamiento en los cerros aumente más las probabilidades de catástrofes e incendios. Así, y justamente por esta razón, es que se decide trabajar en la zona centro y más plana, tanto por el mencionado despoblamiento como, también, por su posibilidad de recuperar su alto valor arquitectónico. Todo esto, para dar respuesta a la temática principal de la convocatoria: “Vivienda y micro-radicación”. 

Para ponerse manos a la obra, un equipo de estudiantes de Arquitectura de la Universidad Finis Terrae —conformado por Aníbal Arancibia, Jorge Reyes, Daniel Burgos y los profesores guía Cristóbal Tirado y Joaquín Díaz— optó por trabajar con edificios en deterioro o propiamente vacíos donde, la primera estrategia, fue recuperar su fachada y reconvertir el primer nivel no sólo como uso comercial, sino también como espacio público para, posteriormente, delegar todo el programa de vivienda en los pisos siguientes. 

La propuesta busca repoblar zonas de Valparaíso y recuperar inmuebles patrimoniales en deterioro / Equipo ganador

Según Aníbal Arancibia, uno de los integrantes del plan ganador,  “la principal estrategia es que, para la micro-radicación, se entendió que el proyecto funcionaría de manera óptima ofreciendo a la generación de familias no disgregarse ni separarse. Sobre la base de esa idea, se proponen las unidades familiares, inspiradas en la estrategia de 9×18”, indica. 

De acuerdo a la memoria entregada para el certamen, “Revitalización del Plan” es un proyecto que se enfoca en solucionar cuatro puntos:  repoblar el plan de Valparaíso, recuperar los inmuebles patrimoniales en deterioro, insertar una estructura de madera que dialogue y articule el nuevo espacio y el preexistente, así como respetar los límites establecidos en el PRC en cuanto a la densificación en altura. 

Al respecto, Arancibia destaca que las mencionadas unidades familiares “trabajan espacialmente a modo de Tetris, donde las bondades de esta implementación espacial permiten, además de interconectar a las generaciones de familias, respetar su privacidad y mantener la conexión entre las mismas generaciones, por medio de una densificación en altura de seis unidades familiares por cada edificio patrimonial recuperado”.

El rol de la madera

El proyecto considera una grilla tridimensional de madera y un sistema constructivo de uniones y ensambles / Equipo ganador

En una primera instancia, la madera se involucra como un diálogo entre el edificio preexistente y el proyecto nuevo que se llevará a cabo allí. De esta forma, los materiales se relacionan entre sí, empezando con la madera y la albañilería para, luego, involucrarse en el trabajo de una grilla tridimensional —también de madera— con un ritmo de llenos y vacíos que se logra entrever desde los distintos vanos de la construcción sobreviviente. 

Asimismo, se opta trabajar la materia prima con un sistema constructivo de uniones y ensambles, entendiendo que la madera se puede trabar mecánicamente para optimizar el trabajo de cargas en la estructura de dicha grilla y, de esa manera, trabajar menos y más equilibradamente. 

En cuanto al tipo de madera, Arancibia cuenta que se decidió emplear madera laminada encolada debido a su estabilidad dimensional, resistencia y gran versatilidad al momento de diseñar estructuras. Además, destaca el estado actual del material en lo que se refiere a su uso como elemento constructivo en Chile, obteniéndose una mayor optimización de recursos y, a fin de cuentas, una corriente mucho más sostenible. 

“Encontramos que, a día de hoy, el uso de la madera se ha desarrollado bastante. De hecho, Chile ha estado también en campaña para desarrollar más proyectos de arquitectura en madera debido a su sustentabilidad. En el resto del mundo ya se ha hecho un espacio en la vanguardia e innovación, destacando los primeros rascacielos de madera en Canadá, los cuales son clara muestra de cómo esta materialidad es capaz de estar a la par con el hormigón y el acero al momento de desarrollar obras de arquitectura”, dice.

Ganadores del XVII Concurso de Arquitectura

El proyecto “Revitalización del Plan” obtuvo el primer lugar del concurso organizado por Madera21 / Equipo ganador

“En lo personal, me lo tomo con mesura. Sí es satisfactorio reparar en que competiste a nivel nacional y que, de toda una probabilidad de proyectos de alto nivel, fuiste seleccionado ganador. Sin embargo, como aún somos alumnos, queda un largo camino por desarrollar como profesionales. Veo con mucha gratitud que, sectores privados o públicos, se empeñen en generar instancias de competencia de diseño, pues pueden sacar lo mejor de él en todos sus ámbitos. En este caso, en la arquitectura. Por lo mismo, qué mejor para el desarrollo y mejoramiento de la ciudad, la cual, y también a nivel país, últimamente carece de buenas obras de este tipo en el sector constructivo”, comenta Arancibia.

Uno de los profesores guía de este equipo, Cristóbal Tirado, se refirió a que esta propuesta responde a una estrategia a escala barrial y urbana que privilegia lo colectivo por sobre lo individual, estableciéndose como planes de micro-radicación replicables  en casos tipológicos de la vivienda social a lo largo de Chile.  

En este sentido, la propuesta propone como estrategia de solución la incorporación de una grilla estructural tridimensional en madera laminada encolada (MLE), que dé cabida a distintas tipologías de vivienda dentro de un grupo familiar. Vinculadas con un primer piso de uso comercial de los mismos residentes, y con la posibilidad de incluir una unidad para renta para generar ingresos adicionales, por ejemplo, con un departamento estudiantil. 

Esta grilla tridimensional “incluye, por tanto, unidades de vivienda de microradicación para distintos grupos familiares, espacios comunes, locales comerciales y espacios públicos. Y en el espacio intersticial entre la grilla estructural de vigas y pilares de madera laminada y las fachadas existentes, surge una subestructura de consolidación y apuntalamiento de la fachada histórica, a modo de puesta en valor de la condición de “vaciado” del edificio, caracterizando en primer piso las áreas públicas, de uso comunitario, que surgen entre vacíos programáticos y la envolvente del edificio de albañilería, y al mismo tiempo un espacio intersticial que caracteriza la distancia entre la fachada histórica y las fachadas nuevas de madera de las unidades de vivienda”, manifestó el académico. 

Por su parte, la Directora de la carrera de Arquitectura de la Universidad Finis Terrae, Magdalena Sierra, se manifestó orgullosa por el primer lugar alcanzado por el equipo de su casa de estudios, ya que demuestra el trabajo que se ha llevado adelante en ir desarrollando propuestas que aporten al interés público y a las necesidades de nuestro país. 

“En consecuencia, el proyecto premiado se enfoca en dar solución a necesidades habitacionales en el contexto de deterioro y abandono del territorio de Valparaíso, logrando al mismo tiempo recuperar edificios patrimoniales y regenerar el tejido urbano de la ciudad”, agregó.  


Escrito por Felipe De la Cerda E.
Fotografía principal cortesía equipo ganador

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • El edificio Wenlock Road eleva sus 10 pisos a partir de CLT y una geometría compleja y dinámica

  • Aníbal Meza: Un repaso por la NCh 1198 y la calidad de las maderas en obra

  • Pabellón en madera es instalado en la costa de Brasil

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »