;

4 de Julio, 2017

Encadenamiento productivo y capacitaciones en CLT son las nuevas iniciativas para promover el buen uso de la madera

Más soluciones constructivas en los listados del Minvu, un mapa de actores relevantes y profesionales con experiencia en madera contralaminada son algunos de los beneficios de estos proyectos.

La Universidad de Concepción, a través de su programa PoloMadera, acaba de adjudicarse dos proyectos con financiamiento de Corfo para promover el uso de la madera en construcción y potenciar el desarrollo de una industria de la madera de alto valor.

El primero de ellos consiste en generar las condiciones mínimas necesarias para que el encadenamiento productivo de la madera en la región del Biobío se pueda producir en el corto-mediano plazo, a través de cuatro iniciativas específicas.

Una de ellas tiene que ver con la inscripción de nuevos detalles constructivos para entramados livianos y sistema CLT en el listado oficial del Minvu, algo que es complementario a lo que está haciendo el CIM UC-CORMA con 19 soluciones constructivas para el sistema marco plataforma.

“Ya estamos trabajando con el Minvu para proyectar cuáles serán las soluciones que vamos a incorporar”, cuenta Frane Zilic, director de PoloMadera. De esta forma, se amplía el rango de posibilidades para que los arquitectos se interesen en proyectar nuevas obras en madera.

Otra de las acciones que contempla el proyecto es la elaboración de un mapa de actores de la región. “Ahí vamos a hacer un levantamiento bien detallado con los atores que están hoy en día teniendo algún tipo de influencia en la construcción con madera”, explica Zilic.

Y agrega: “Queremos saber dónde están los aserraderos, qué productos tienen, quiénes son los que tienen capacidades de diseño arquitectónico, de diseño de cálculo, cuáles son sus instalaciones, dónde están los montajistas, quiénes tienen experiencia en prefabricación, dónde están los carpinteros, etc. Es decir, todo el universo de personas, profesionales y técnicos para desarrollar una buena construcción en madera”.

Junto con eso, también se harán jornadas de integración para promover el vínculo entre los actores que actualmente están distanciados de la cadena. Por ejemplo, que los arquitectos se puedan conocer con los aserraderos o que un diseñador pueda saber dónde encontrar a un carpintero. “Vamos a propiciar que simplemente se conozcan, con actividades bien lúdicas y entretenidas”, asegura Zilic. “En el fondo, no son jornadas de trabajo sino que más bien de socialización”, acota.

Reportaje_Polomadera-1

Por último, se difundirá todo esto en las 52 comunes de la región para promover la construcción en madera.

Otro de los proyectos que espera desarrollar PoloMadera este año es uno de difusión tecnológica para el sistema de madera contralaminada o CLT. “Tuvimos el apoyo de 35 de empresas que estuvieron en la postulación con nosotros ─especialmente CMPC─, vamos a contar con la colaboración de Jorge Calderón de Crulamm y vamos a traer a expertos de la Universidad de Bolonia y de Rothoblaas”, resume Zilic.

La Universidad de Bolonia es todo un referente en Europa cuando se trata de hablar de construcciones antisísmicas. Y si bien las magnitudes de los sismos italianos son mucho menores que las nuestras, tiene más experiencia y han hecho ensayos incluso en países como Japón. “Sin duda, están mucho más preocupados por el tema sísmico que otros países de Europa”, confirma el director de PoloMadera.

La empresa Rothoblaas, por otra parte, se destaca por la calidad de sus fijaciones y tornillerías, sobre todo para el sistema de CLT. Ellos, además, tienen una escuela de formación especializada llamada RothoSchool en donde comparten toda su expertise y conocimiento en obra.

La idea, entonces, es traer a expertos de ambas instituciones para que dicten una serie de cursos teóricos en módulos específicos para arquitectura, cálculo, eficiencia energética y montaje. Cada módulo tendrá un día de duración y se replicará en las regiones del Maule, Biobío y Araucanía. El último curso, el de montaje e instalación, por razones logísticas se realizará una sola vez en Concepción.

“El objetivo ahí es generar un conjunto de profesionales que hayan participado de este proceso y que tengan experiencia de diseño en contralaminado para que luego se puedan ejecutar proyectos”, dice Zilic.

Y es que hoy en día no existen muchas empresas que se dediquen a producir paneles de CLT ─de hecho, existen sólo dos en Chile─ porque tampoco hay mucha demanda debido, precisamente, a que no existe mucho conocimiento sobre cómo trabajar este material. Este sería, por tanto, un primer paso para romper ese ciclo y comenzar a gatillar la demanda.

Los cursos se dictarán en enero o marzo del próximo año y se espera que sean gratuitos para los profesionales de las empresas que participan del proyecto y con un costo muy reducido para externos, con una capacidad máxima de 20 personas por módulo.

“Estos proyectos se van a ser cargo de la base operativa necesaria para empezar a ejecutar buenas edificaciones en madera en Chile”, dice Zilic. “No estamos pensando en los grandes desafíos de la ingeniería mundial, sino de dar a conocer el sistema y entregar las nociones sobre sus requerimientos mínimos”.

Con esto ya es un primer paso. Y cuando sea el momento, habrá profesionales capacitados para hacer frente a una demanda creciente por este tipo de edificaciones, tal y como ya está ocurriendo alrededor del mundo.

NOTICIAS RECIENTES

  • El proyecto ganador del concurso de Arquitectura en la Semana de la Madera 2020 valoriza la educación técnica y su necesaria administración regional

  • Los asientos Active Classroom de Studio Lancelot alientan a los niños a moverse

  • Nuevos usos y formatos: productos innovadores de madera para la construcción comercializados en Chile

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »