;

La Lentejuela Bio Iridiscente hecha de árboles responde a la creciente demanda de moda más verde

bio-iridescent (2)

4 de Septiembre, 2019

La Lentejuela Bio Iridiscente, de la diseñadora Elissa Brunato, está fabricada con bioplástico en base a celulosa natural de los árboles, y debido a su composición, las lentejuelas brillan de forma natural. Esta creación responde a la mayor demanda por parte de marcas de moda de materiales biodegradables y amigables con el medioambiente.

La diseñadora Elissa Brunato ha creado la Lentejuela Bio Iridiscente, una cuenta brillante hecha de celulosa natural que es más sostenible que las lentejuelas de plástico normales.

En lugar de utilizar plástico a base de petróleo, Brunato ha desarrollado una forma de hacer cuentas brillantes en forma de disco a partir de bioplástico a base de celulosa extraída de los árboles.

La forma cristalina de la celulosa refracta la luz y hace que las lentejuelas brillen naturalmente, sin necesidad de tratamiento químico.

“Hacer una Lentejuela Bio Iridiscente comienza con el crecimiento de la celulosa, que puede tomar desde un par de semanas hasta varios años”, explicó Brunato a Dezeen.

“La celulosa es uno de los polímeros más abundantes disponibles en la tierra. Es uno de los principales ingredientes con los que se construyen las plantas y se puede extraer de cualquier tipo de árbol”, agregó.

Por el momento, se tarda aproximadamente un día en fabricar las lentejuelas en un laboratorio colocando el material de celulosa líquido en un molde usando una pipeta. Se pueden hacer en una variedad de formas y luego coserlas en tela como una lentejuela tradicional o una cuenta.

“Como el material forma enlaces muy fuertes, las lentejuelas son livianas y usan muy poca celulosa por lentejuela”, explicó Brunato.

“En el futuro, la celulosa podría originarse de cualquier cosa, desde cáscaras de fruta o algas hasta tela de jeans usados y papel usado”.

Brunato desarrolló la Lentejuela Bio Iridiscente después de hablar con los proveedores de lentejuelas y darse cuenta de que había una demanda creciente de materiales más sostenibles de marcas de moda como Stella McCartney y el grupo LVMH, cuyas marcas incluyen Louis Vuitton y Fenty.

Desarrolló el nuevo material con los científicos Hjalmar Granberg y Tiffany Abitbol, ​​del Instituto de Investigación de Suecia (Research Institute of Sweden, RISE).

Las lentejuelas se encuentran actualmente en la etapa de desarrollo, pero Abitol dijo que deberían ser compostadas después de su uso “en teoría”. Los siguientes pasos incluyen pruebas industriales para su rendimiento biodegradable.

Los vestidos bordados con lentejuelas han visto un resurgimiento de la popularidad recientemente, pero los expertos temen que las lentejuelas de plástico sean desastrosas para el medio ambiente.

“Para un árbol, como en el caso de las primeras lentejuelas que hice, la celulosa tarda aproximadamente cien años en formarse lo suficiente. Esto es notablemente corto en comparación con el petróleo crudo, que tarda miles de años en formarse”, dijo Brunato.

Los diseñadores buscan cada vez más formas de proporcionar a la industria de la moda materiales más sostenibles.

Bolt Threads es una nueva empresa en California que está experimentando con un tipo de seda hecha con levadura y azúcar, que Adidas y Stella McCartney han usado para hacer un vestido. Mientras tanto, la marca de calzado canadiense Native Shoes ha desarrollado unas zapatillas hechas de eucalipto y cáscara de piña.


Escrito originalmente por India Block para Dezeen
Fotografías cortesía de Elissa Brunato

Ver más sobre: 

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »