;

¿Qué tipo de madera sirve para qué cosa?

¿Estás pensando en construir un mueble, revestir el interior de construcción o cambiar el piso de una casa? Aquí presentamos los tipos de madera que podrás utilizar de manera óptima de acuerdo a sus propiedades y beneficios.

De forma general es posible clasificar las maderas en dos grandes grupos: las blandas y las duras.

Maderas blandas

Son aquellas que provienen de árboles de corto crecimiento, lo que las hace ser más ligeras y además tener precios más bajos. Además, trabajar con ellas es más sencillo. Algunas de ellas son:

Pino: cuenta con una textura uniforme, su costo es más bajo en comparación a otras maderas y trabajar con él es bastante sencillo. Por esa razón, es una de las maderas más utilizadas en la carpintería, en la construcción de paneles, muebles y molduras.

Cedro: es una madera duradera, ligera y bastante resistente a la putrefacción, hongos e insectos. Esto sumado a su característico color rojizo la hacen un perfecto material para la construcción de casas, tejas y cubiertas, junto con el revestimiento de muebles.

Abeto: es una madera ligera similar al pino. Cuenta con gran elasticidad, propiedad que la hace fácil de trabajar y así darle variados usos, por ejemplo, en la carpintería, en la fabricación de instrumentos musicales o en envases y embalajes. Por ser mucho más resistente que otras maderas, también sirve para revestir paredes y techos en el interior de las construcciones.

Dato-util-tipos-de-madera-2

Maderas Duras

A diferencia de las anteriores, éstas vienen de árboles de crecimiento lento y normalmente son más resistentes, pero su costo es un poco más elevado. Además, presentan más irregularidades que las maderas blandas y por esa razón es un poco más complicado trabajar con ellas. Sin embargo, es posible darles forma fácilmente con las máquinas adecuadas. Algunas de ellas son:

Caoba: su característico color rojizo y su alta resistencia la convierten en un material óptimo para la construcción de muebles más elaborados, revestimientos y chapas. Al tener alta densidad y durabilidad se recomienda su uso en zonas con alta humedad.

Roble: tiene grandes cualidades de flexión y durabilidad. Por esa razón con ella es posible construir pisos, muebles y revestimientos interiores.

Nogal: es una de las maderas más duras y junto con su característico color café oscuro y una mediana densidad lo hacen perfecto para muebles, gabinetes, puertas, adornos y elementos torneados.

Olivo: es una madera gruesa y compacta que además cuenta con bastante resistencia y con vetas irregulares, que la hacen estéticamente atractiva para trabajos artísticos y decorativos.

Cerezo: es una madera delicada pero buenas propiedades de flexión, que resiste bastante bien a la descomposición. Originalmente es de color café medio rosado y luego con el tiempo se va oscureciendo. Se utiliza en fabricación de muebles, sillas y revestimientos por su gran aporte decorativo.

Olmo: su resistencia a la putrefacción hace de esta madera un material óptimo para la construcción de muebles y enchapados, pero además para la fabricación de barcos, grabados y esculturas.


Imagen: Plataformaarquitectura.cl

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »