;

Un “bosque” en medio de la ciudad sorprende en un festival de arte en Francia

30 paneles de madera contrachapada componen la instalación “Forêt”

7 de Octubre, 2019

30 paneles de madera contrachapada componen la instalación “Forêt” (bosque, en francés), obra ejecutada por los arquitectos Marta Urtasun y Pedro Rica de la oficina madrileña Mecanismo. Exhibida en la Bienal de Arte La Forêt Monumentale en Rouen (Francia), esta propuesta ya había ganado previamente otro festival, siendo elogiada por sus formas geométricas e integración de lo natural dentro de lo urbano.

Un bosque con formas geométricas de madera compone la obra “Forêt”, inaugurada el 20 de septiembre en la Bienal de Arte La Forêt Monumentale en ciudad francesa de Rouen, evento que se extiende hasta el 20 de octubre de 2019. Esta instalación, ideada y ejecutada por los arquitectos madrileños Marta Urtasun y Pedro Rica de la firma Mecanismo, propone la integración de elementos de la naturaleza (como los árboles) dentro del ajetreado ritmo de la ciudad. Ubicada frente a la Iglesia de Saint-Sever, la obra —compuesta por 14 árboles— invita a que los espectadores interactúen con ella y recorran el bosque.

30 paneles de álamo contrachapado, cuyas medidas originalmente eran 2,5 metros de alto, por 1,22 metros de largo y 18 mm de espesor, componen los 14 elementos. Al observar los “árboles”, la forma rápida a la que se asocian es a un rombo o trompo con cuatro puntas hacia afuera, ya que son la unión de ocho triángulos, cuatro arriba y cuatro abajo. El chopo (o álamo) es una madera utilizada frecuentemente dentro del mundo del diseño y arquitectura por su ligereza, facilidad de mecanizado, estabilidad y una buena calidad superficial, con un claro color marfil. En el montaje, 11 árboles componen una parte del bosque y están dispuestos en tres filas: cuatro, cuatro y tres. Todos unidos entre sí por sus puntas. Los otros tres árboles están unos metros más allá de la instalación principal. Finalmente, los árboles tienen 4 metros de alto y la distancia entre un árbol y otro es de 1,83 metros.

La crítica ha alabado esta obra por su capacidad de “crear un bosque mediante su naturalización y adaptación geométrica. La naturalización formal de los paneles y su manipulación hacia lo urbano da lugar a un espacio orgánico y complejo basado, sin embargo, en normas geométricas sencillas”. En Metalocus, sitio web madrileño especializado en arquitectura y diseño, Pedro Rica explica: “Nos hemos acostumbrado a que lo natural y lo artificial no convivan. La naturaleza y el desarrollo urbano se enfrentan a menudo separados por límites infranqueables. Sin embargo, creemos que la ciudad y el bosque son compatibles y ambos comparten cualidades organizativas que pueden hacerlos complementarios”.

Preocupación por el Calentamiento Global

Gracias a la organización de diversos eventos como bienales o festivales, se ha demostrado que la arquitectura también tiene algo que aportar sobre los cambios y problemáticas sociales que atraviesa la humanidad. Cuestionar y analizar la forma en la que los seres humanos se relacionan con el territorio donde están insertos, ha dado pie para que esta disciplina aborde temas como la sustentabilidad, el cuidado al medioambiente y la calidad de vida dentro de las ciudades.

Previo a la Bienal en Rouen, la obra de Mecanismo había ganado en agosto “Concéntrico”, el Festival Internacional de Arquitectura y Diseño de Logroño, ciudad situada el norte de España. Este año la temática del encuentro fue debatir y reflexionar sobre la ciudad y el ámbito urbano. Otro requisito fundamental y que estuvo presente en los 60 proyectos presentados, fue el uso de maderas recicladas o provenientes de bosques con certificación de manejo sustentable, debido a la conciencia por el cambio climático y la crisis energética.

Acorde a la cuenta en Twitter del Festival Concéntrico, “Forêt” fue seleccionado como ganador “por su capacidad para recrear el bosque en un entorno urbano mediante manipulaciones geométricas simples de los paneles de madera”. Otro aspecto que se destacó fue “la integración del bosque en la ciudad, como un llamado de alerta ante la actual y radical separación que hay entre lo natural y lo artificial”.

La empresa maderera Garnica Plywood, ubicada en Logroño, fue la responsable de proveer a Mecanismo los 30 tableros de álamo contrachapado. Según la información en su sitio web, la madera de Garnica proviene de “plantaciones europeas sostenibles, gestionadas en zonas de explotación agraria y controladas a través de clones seleccionados para una calidad excepcional y uniforme”. Esta plantación de álamo tiene un promedio de crecimiento de 15 años, mucho más rápido que las especies tropicales. Una hectárea de álamos captura de media 11 toneladas de CO2 al año, según la misma empresa maderera.

La innovación conceptual, investigación y preocupación por los materiales, son las principales características de Mecanismo, la firma de arquitectos fundada por Pedro Rica y Marta Urtasun. Desde que comenzaron en 2012, sus propuestas han dado mucho que hablar y han sido tremendamente valoradas por la crítica. Fachadas de hoteles, restaurantes, galerías y casas, entre otros, componen gran parte el portafolio de esta firma, donde las formas geométricas son las protagonistas, igual que en la actual obra “Forêt”.


Escrito por Diego Zúñiga
Fotografías cortesía de Alan Aubry / Metalocus

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Materiales y huella de carbono: el papel de la madera para retener las emisiones de CO2

  • Stavkirke: Las iglesias medievales de madera en Noruega

  • Construyen en el centro de Madrid 16 viviendas de madera CLT en 11 días

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »