Entrevista

¿Por qué Michael Green ama construir rascacielos de madera?

Foto_entrevista_Michael-Green

El reconocido arquitecto canadiense conversó con Elizabeth Stinson de la revista Architectural Digest y explicó cuál es la importancia de la madera en la arquitectura y por qué EE.UU. está preparado para un gran movimiento en la construcción sustentable.

El concreto y el acero han gobernado la construcción de rascacielos durante la mayor parte de un siglo. Sin embargo, en los últimos años la madera ha sido rediseñada para ser tan liviana y fuerte como sus contrapartes de la era industrial, lo que permite un auge en las estructuras con este material, a gran escala, que no se parecen en nada a una cabaña en el bosque.

A la vanguardia del movimiento de la madera maciza está Michael Green, cuyo estudio se ubica  Vancouver. Es responsable de edificios como el T3 de Minneapolis, una de las construcciones en madera más altas de Estados Unidos.

Por otro lado, el arquitecto canadiense junto al desarrollador Lotus Equity Group recientemente dieron a conocer los planes para un nuevo edificio de madera de diez pisos para fijar el rediseño del Riverfront Square en Newark, Nueva Jersey. Cuando se construya, el edificio comercial de más de 46.000 m2 será uno de los proyectos madereros más grandes en Estados Unidos, hasta la fecha.

Es por esto que Architectural Digest conversó con Green de su edificio de Newark y sobre lo que significa para la madera maciza en el futuro.

Noticia Michael Green-4

Architectural Digest: Acabas de revelar planes para una torre comercial de madera de diez pisos en Newark ¿De qué manera esto impulsa el movimiento de la madera maciza?

Michael Green: El gran paso adelante es la escala. El gran cambio es la altura. Ahora nos estamos alejando del dominio de la construcción tradicional de clase cuatro que era T3, que permitió seis pisos de madera en una planta de concreto. Actualmente estamos hablando de la transición a diez pisos y de poder hacer realmente lo que la madera maciza está destinada a hacer, que demuestra cómo funciona en el nuevo mundo de la ingeniería.

AD: ¿Qué está permitiendo este aumento de escala?

MG: El tiempo ha sido importante. El otro [factor] es que los códigos de construcción están cambiando en Estados Unidos. Esa sigue siendo una conversación continua, pero está la meta de permitir edificios de hasta 20 pisos de altura, si el código lo permite en 2021. El gran desafío y la oportunidad es que los primeros proyectos son siempre los más innovadores, y siempre son los más difíciles de lograr. Se requiere la voluntad de un desarrollador visionario. También se requiere la voluntad de una comunidad que entiende que quiere ser parte de la próxima generación, no parte de la última. Comienzas a ver que se convierta en una discusión más política. Eso es importante, y agrega cierta complejidad, pero es algo con lo que estamos realmente seguros de que podemos trabajar.

AD: ¿Cuál es la duda de los políticos, las ciudades y los desarrolladores cuando se trata de construir con madera maciza?

MG: Hay un par de cosas. Uno es el miedo a lo nuevo. En general, somos una sociedad conservadora cuando se trata de construir ciencia y probar cosas nuevas, y eso generalmente es algo bueno. Eso asegura que crucemos las T, los puntos I y hagamos que todo sea seguro. Así es cómo se escriben los códigos; así es como los políticos pueden y deben pensar.

Dicho esto, no podemos esperar décadas para solucionar los problemas que sabemos que tenemos. Esos problemas incluyen el impacto que tiene la construcción en el entorno, pero también debemos avanzar en la asequibilidad, la salud y el bienestar de las personas. Esos son temas de los que no se habla tanto, pero que se vuelven cada vez más relevantes para el movimiento de la construcción con madera.

Estás esforzándote para ver empresas realmente revolucionarias que reconsideran las cosas. La interrupción que llegó a otras industrias, como [con] Uber y Airbnb, ahora está llegando a la construcción. Al repensar realmente el modelo de construcción, podemos reducir drásticamente su costo y, por lo tanto, llegar a muchas más personas con edificios de calidad.

Noticia Michael Green-2

AD: ¿Es realmente más barato construir con madera?

MG: Actualmente, no es más barato, pero probablemente sea equivalente. En el futuro cercano, será absolutamente más barato. Y con nuevas tecnologías sobre cómo estamos construyendo edificios. La madera en sí misma es dólar por dólar más costosa que el acero o el concreto. La diferencia es la forma en que se arma el edificio. Significa que puedes cortar los paneles con más precisión de lo que puede cortar el acero o verter el hormigón, todo en una fábrica. Luego, en el sitio de trabajo, todo se une extremadamente rápido.

Grupos como Katerra, una empresa de construcción de diseño, están realmente reinventando el proceso de construcción fuera de la obra. Su ambición es reducir el costo en la construcción residencial en un 30%, cambiando el modelo. Definitivamente creo que estos edificios serán significativamente más baratos que los de la competencia en el futuro, pero se necesitan algunos para probar el caso y la industria necesita tiempo para crecer en torno a la innovación. Ahí es donde estamos ahora.

AD: Entonces parece que la madera maciza finalmente está avanzando.

MG: En algunos países, como Francia, se ha convertido en la principal forma de construcción, y eso se debe a que las políticas públicas están cambiando hacia materiales sensibles al carbono. Ahí, parece que cada proyecto que aparece es con madera maciza. Tenemos cinco pasando en París ahora mismo. Ves estos puntos de inflexión ligeros, y en este momento se siente como en Estados Unidos, que encuentra en ese punto de inflexión donde se abren las compuertas.

Estamos trabajando con compañías de Silicon Valley que buscan hacerlo; estamos viendo mucho interés en eso. Siempre lo veo como un proceso de escalones. El proyecto en Newark es realmente un trampolín importante debido a su escala, su ubicación y porque está a la vanguardia.

AD: ¿Por qué Estados Unidos se está poniendo al día?

MG: Es mucho sobre voluntad política. Francia salió del Cop 21 y dijo: “vamos a liderar la agenda climática”. Eso es un gran cambio de voluntad política, y los franceses realmente no tienen una industria. No hay absolutamente ninguna razón por la que Estados Unidos no pueda liderar el mundo en esta conversación. Algunas de las compañías de tecnología con las que estamos trabajando están definitivamente interesadas en liderar el mundo. No creo que tome mucho tiempo para que Estados Unidos esté en lo más alto en este movimiento.

Foto_entrevista_Michael-Green-2

AD: ¿Qué es lo que te emociona de la madera, formalmente hablando?

MG: Los diseños de la mayoría de mis edificios son bastante modestos y apropiadamente sencillos para su vecindario. No están tratando de ser el edificio más gregario en el bloque con formas curvas locas y esas cosas, no necesitan serlo. La elegancia de un edificio de madera es la madera misma. Para mí, la capacidad de crear un espacio bello y simple que sea realmente cálido, amigable y cómodo para las personas que usan el edificio es donde está mi entusiasmo.

Es difícil hacerlo simple. Es difícil permitir que los materiales sean ellos mismos. Pero esa era la esencia del modernismo. Eso es lo que creían los iconos como Mies van der Rohe, Louis Kahn y Corbusier, cada uno en su propio material. Sus ambiciones eran dejar que el material fuera él mismo y no que la arquitectura dominara el material. Eso es lo que amo de la madera, que solo necesita ser madera.

AD: ¿Parece que se trata de respetar las limitaciones inherentes de la madera?

MG: Sí, aunque puedes empujar la madera de maneras increíbles para hacer cosas realmente ambiciosas. Pero solo porque puedes no significa que deberías. Esto va a más desde mi filosofía personal de cómo hacemos edificios. Soy un creyente de que debemos construir de manera asequible y respetuosa, y crear un gran espacio que sea un recipiente para las personas, no solo un gran espacio que es un gran espacio en sí mismo.

Podríamos hacer más con la madera. Simplemente no creo que deberíamos hacerlo con muchos de los edificios en los que estamos involucrados. En el caso de este [en Newark], está haciendo exactamente lo que debería hacer para hacer un gran edificio. Y pedir más de eso empujando algunos límites tecnológicos, por el simple hecho de eso, simplemente no tiene sentido para mí en absoluto.


Texto original escrito por Elizabeth Stinson para Architectural Digest

NOTICIAS RECIENTES

  • Senador Girardi participó en la Semana de la Madera 2021 con un especial llamado a incorporar el material en la construcción nacional

  • Investigación utiliza propiedades porosas de la madera para brindar más fortaleza y liviandad al acero

  • El público de la Semana de la Madera escogió sus proyectos favoritos de los concursos por medio de votación online

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »