Un repaso sobre Port Plus: de las más recientes edificaciones en altura de madera inauguradas en Japón

_Portada

22 de Septiembre, 2022

Lanzada este año, la obra del grupo Obayashi destaca por el uso de madera de ingeniería como el CLT y LVL, su combinación entre tecnología y técnicas tradicionales niponas, así como de la cantidad de materia prima utilizada; casi 2.000 m3, que hoy quedan a la vista en sus 44 metros y 11 pisos de altura.

Más del 50% de su territorio está cubierto por bosques, lo que inevitablemente posiciona a la madera —desde hace siglos— como una parte importante de la cultura japonesa. Por ello, no es de extrañar el gran historial de elevaciones, oficios, técnicas carpinteras, aplicaciones y cotidianidades con este recurso en el país, quedando expuesta en sus maravillosos templos, santuarios y edificaciones milenarias, como también en su mueblería, su diseño y decoración. 

El traspaso generacional de los quehaceres con el material también queda patente en proyectos de nuestro tiempo, con ejemplos arquitectónicos que refuerzan sus atributos estructurales y ventajas constructivas. Hoy nos enfocaremos en uno de los más recientes de Japón, llamado Port Plus, el cual es una muestra de cómo la madera avanza y propone nuevos fundamentos para la construcción global del futuro. 

El material está presente en todos los componentes estructurales, llámese columnas, vigas, paredes y pisos. Y con un acabado y elegante diseño moderno, hoy ostenta 44 metros y 11 pisos de altura en pleno barrio de Naka, en Yokohama. Hablamos de un edificio que no pasa desapercibido. A diferencia de otras proyecciones contiguas o pertenecientes al mismo sector, cerca de 90% de sus elementos estructurales son de madera. Todos a la vista de sus usuarios y los transeúntes.

La madera como protagonista 

El CLT y el LVL protagonizaron la construcción de Port Plus / Obayashi

De acuerdo a la información de sus constructores, para la obra se utilizaron cerca de 1.990 metros cúbicos de madera. Un número que se traduce en la captura de, aproximadamente, más de 1.600 toneladas de dióxido de carbono, lo que correspondería a la reducción estimada de un 40% en CO2, en comparación a estructuras similares pero con otros materiales. 

Este proyecto fue ejecutado por el grupo Obayashi y lanzado este año en la región de Kanto, refrendando cómo los principales constructores japoneses exploran la madera como alternativa constructiva. El 72% de la materia prima utilizada en la construcción tuvo origen nacional, mientras que el 26% fue importado de Rusia y el porcentaje restante de Brasil. 

En ese sentido, dos tipos de madera de ingeniería protagonizaron Port Plus. Nos referimos al LVL y el CLT, con los cuales se pudo lograr la resistencia, magnitud y gran altura en este proyecto japonés. 

Como mencionamos anteriormente, la cantidad de madera utilizada bordeó los 1.990 m3, de los cuales 1.675 se utilizaron en la estructura propiamente tal, y el resto se destinó para el interior, incluyendo la capa inflamable. Es así como este grupo empresarial sostiene que es “la primera estructura de gran altura totalmente de madera y resistente al fuego de Japón”.

En la web explicativa del proyecto, Obayashi hace hincapié que para lograr dicha rigidez hubo que adelantarse en términos de juntas y empalmes. Y es que esta firma implementó una combinación de juntas GIR —abreviatura de “Glued in Rod”— y Nuki; una junta de carpintería japonesa tradicional, similares a las de mortaja y espiga. 

Continuando lo anterior, el edificio cuenta con la tecnología ignífuga “Omega Wood”, de Obayashi, la que asegura una resistencia total ante la combustión durante al menos dos horas.

La construcción de este tipo avanza a la par que el mundo adopta enfoques de construcción sostenible. Prueba reciente de ello fueron los últimos Juegos Olímpicos de Tokio, donde la villa para atletas fue construida con cerca de 40.000 piezas de madera, como también diversos esfuerzos de artesanos que buscan preservar el legado de sus empalmes y encajes tradicionales con este recurso. 

Y es que las innovación y la tecnología promueven edificaciones más sustentables y responsables en Japón, sobre todo con el fin de luchar contra el cambio climático. Sobre aquello el sector forestal tiene mucho que aportar.

“Los bosques no son solo los pulmones del planeta: tienen un enorme potencial, si se gestionan de forma sostenible, para convertirse en una importante fuente de bienestar, ingresos y productos renovables como parte de una economía mundial más saludable. Sin embargo, se necesita un cambio importante en el pensamiento para aprovechar este potencial, que vale billones de dólares en beneficios netos a nivel mundial. En resumen, necesitamos cambiar la forma en que la gente piensa acerca de la madera”, afirmaron este año desde la FAO. 

Reflexiones de sus constructores

El 72% de la madera utilizada tuvo origen nacional / Obayashi

Desde la compañía destacan diversos aspectos positivos en que contribuye Port Plus, como el grato ambiente sonoro en su interior, los amplios espacios generados y la estética que ofrecen sus pasillos y salas en que confluyen sus usuarios. 

A su vez, mencionan otros asuntos relativos al proceso de obra, como la reducción de efectos negativos en su vecindario (ruido, traslado de vehículos constructivos), la seguridad de sus trabajadores al trabajar con elementos prefabricados y también la protección ante elementos dañinos de la salud, al no existir trabajos en soldadura. 

Según lo que sostienen en Obayashi, este edificio será una instalación educativa y de capacitación utilizada “para nutrir el conocimiento futuro” de los empleados de la compañía.

“Hemos diseñado esta instalación como el primer edificio de gran altura de Japón en el que todos los componentes estructurales principales (columnas, vigas, pisos, paredes) están hechos de madera. Basándonos en nuestra visión del edificio, nuestro objetivo es crear un espacio que inspire la innovación a través de una comunicación libre y abierta”, argumentaron. 

Los constructores también tuvieron palabras para los efectos que buscan con este tipo de elevaciones. 

“También es nuestro objetivo mejorar la salud y la comodidad de los usuarios del edificio al fusionar el diseño estructural de madera con visión de futuro con otras tecnologías que también incorporan la naturaleza”, aseguraron desde Obayashi. 


Escrito por Redacción Madera21
Fotografía principal cortesía Obayashi

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • El edificio Wenlock Road eleva sus 10 pisos a partir de CLT y una geometría compleja y dinámica

  • Aníbal Meza: Un repaso por la NCh 1198 y la calidad de las maderas en obra

  • Pabellón en madera es instalado en la costa de Brasil

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »