infiernillo_portada

Estación Infiernillo

Arquitecto: Mauricio Andrés Ureta Villagra
Superficie construida: 78 m2
Ubicación: Infiernillo, Vichuquén, Región del Maule, Chile

El Proyecto nace desde el auto encargo por una inquietud personal con respecto a la costa y busca entender ciertas lógicas ocultas en el paisaje costino: cómo se desarrolla la vida, los tiempos, las escalas de diálogo, entender el lugar con respecto a la naturaleza del paisaje, el mar, el incasable ir y venir de las olas y todo el espectáculo que es capaz de generar el mar en la vida de las personas y los solitarios personajes costinos.

A menudo, siente las brisas, la humedad de la playa, benefactoras de sus siembras, de sus frutas y de sus flores, sin embargo su vida es la tierra adentro, tierra de rulo en su mayor extensión, donde, por lo tanto el mar no es factor decisivo, pero de alguna manera influye en su existencia, aunque no lo haya visto nunca o jamás haya mojado su cuerpo de su arquitectura, su conocimiento surge mediante la proyección del espacio y del tiempo, que le son propios y a través de ellos crea posibilidades. Pero solo conoce lo que el mismo constituye o crea. No tiene una idea más allá de lo que le es funcional, no sabe que logra con su construcción.

Es por eso que mi búsqueda tiene que ver con esa soledad presente en estos lugares donde la escala de los sentidos se hace aún más presente, donde el silencio que es atenuado por el fuerte sonido del mar es el fiel acompañante del costino, no así del turista quien ve en el mar el espectáculo de su incansable movimiento.

Estación Infiernillo se define como una instancia de pausa y contemplación.

Busca generar una  experiencia dentro del recorrido usado por lugareños y turistas, dividido  en 2 etapas, siendo la primera el bloqueo o envolvente de la escala humana trata de neutralizar  la visión hacia el  mar activando el sentido auditivo que permite escuchar el sonido del mar. Y la segunda es la apertura para dar cabida a la contemplación del paisaje.

Sin duda se pueden agregar muchos conceptos al habitar en la costa, pero si pongo hincapié en la idea de amplitud, ésta sitúa a la escala del hombre en un constate  conflicto, ubicándolo casi siempre como un espectador del mar. Por esto busque algún espacio en el lugar que lograr atenuar esta condición y poder valorar el gran valor del sonido opacados por la escala del mar.

Es llevar la arquitectura a lugares donde no la hay, es construir con mucho esfuerzo, donde no se sabe qué pasará con esta obra, donde solo el tiempo hablará.

Es un cambio que puede tocar a la obra con variables positivas o negativas, síntomas relativos a estos lugares, pero mientras sirva para atenuar un largo viaje por los cerros o los roqueríos, si me sentiré satisfecho del gran esfuerzo que demandó esta obra.

Con esta obra quise valorar lo existente. Fue observar una y otra vez el lugar, entender qué es lo que pasa en un lugar donde la huella es el rastro y describe recorridos y circulaciones, que además, son relativos a cada personaje en particular.

Es en cierta forma la conceptualización de una serie de observaciones que tienen que ver con el paisaje y su usuario. Es el cómo un sujeto recorre sus senderos y como se sitúa sobre él, teniendo la conciencia de que esta obra genere un lugar de pausa y contemplación con respecto al paisaje costino.

No pretendo intentar solucionar problemas económicos ni sociales con esta obra, pero si pretendo generar un espacio oculto que de cabida para el reposo y la contemplación del paisaje, que de alguna forma genere un espacio de pausa para quienes caminan en la huella, recorrido incluso de horas, en que los llamados personajes costinos tienen en sus largas jornadas.

De esta manera quise entender el lugar sin otro afán en particular de entender una escala  mínima que me permitiera retener la escala del paisaje, ubicando a usuarios  locales o turísticos. Poder dar una pausa de contemplación al incansable trayecto del “subir-recorrer-bajar-recorrer” de los personajes costinos.


Ver más sobre:

NOTICIAS RECIENTES

  • Emprendimiento, innovación y colaboración destacarán en la Plaza Central de ExpoCorma

  • Destacado estudio español construye una estación de metro con madera maciza en Nápoles

  • Petro Lahtinen: “De lo que más podemos beneficiarnos es usar la madera sustentable en cualquier producto requerido por la humanidad, y que eso sea beneficioso para el planeta”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »