;

Construyen en Las Condes las primeras casas con la madera como protagonista

Izquierdo Lehmann_1

9 de Mayo, 2019

Son dos proyectos inmobiliarios de alta gama en el sector oriente: uno en Alcántara con ocho casas y otro en San Crescente, ambos construidos con la madera como material clave, desde su estructura a revestimiento. Las obras están desarrolladas por la empresa Izquierdo Lehmann y buscan generar un modelo sustentable, rentable y amigable con el medio ambiente.

Cuando se le pregunta al arquitecto Cristián Izquierdo sobre la presencia de casas de madera en Santiago, recuerda que en los años 60 algunos de sus colegas comenzaron a utilizar este recurso para varios elementos de los hogares en casas de Vitacura o Las Condes. Ahora la empresa de la cual es socio, Izquierdo Lehmann, está desarrollando casas con este material, y remarca dos diferencias principales de su concepto con los antiguos proyectos que pudieron construirse en la zona: las anteriores estaban aisladas y la madera no era la protagonista.

“Estas deben ser las primeras casas de madera en densidad, es decir, rodeadas de edificios. Eso le da una sensación de aislamiento entre tanto caos. Además, en este caso la madera es la protagonista comenzando desde su estructura, aunque dentro del proyecto entero también hay materiales como hormigón”, explica el jefe y desarrollador del proyecto, Cristián Izquierdo.

Desde el año pasado el arquitecto lidera dos proyectos inmobiliarios con madera: uno en Alcántara y otro en San Crescente. El primero partió en abril del año pasado con cinco casas que esperan terminar en junio, pero estiman entregarlas en agosto, después de todos los trámites. El segundo desarrollo inmobiliario, que comenzó este año, comprende ocho casas y estaría listo a mediados de 2020.

El proyecto de Alcántara tiene 33 metros de frente y 75 metros de fondo y es asimétrico. Por eso, Izquierdo explicó que “había que hacer un proyecto donde lo difícil era acceder al fondo y decidimos ordenar las casas con tres a un lado y cinco al otro, con un pasaje central, porque al hacer dos barras de casa podíamos tener un frente muy grande”.

Además, agrega que el diseño de la obra les permitió generar un pasaje de uso común al centro “que tuviese unas condiciones tanto en sus dimensiones como en su espacio. Que fuera peatonal y no para los autos, que se guardan en el subterráneo, y que tuviese unos maceteros muy grandes que van en el aire, desde el segundo piso, para encerrar el espacio y olvidar el caos de la ciudad”.

Eficiencia de la construcción

El arquitecto destaca que, “dado que la madera llega a la obra ya mecanizada, con todos los calados y hoyos hechos, permite eventualmente manejar muy bien los tiempos de construcción. No es que haya salido probablemente mucho más rápido que otras alternativas, pero no salió más lento”.

Izquierdo, que ha sido reconocido nacional e internacionalmente por sus obras, agrega que la madera permite una construcción “al seco, donde uno como proyectista no depende tanto de las posibilidades de ejecución de la constructora en terreno o de la voluntad de un subcontrato. Entonces uno se entiende con el aserradero y así, como arquitecto, uno puede controlar la hechura de la construcción para que la expresión de la construcción se exprese en las juntas de la madera”.

El otro beneficio que señala el arquitecto es que la construcción en madera es más silenciosa porque los materiales ya vienen aserrados desde la fábrica. “Dado que estamos construyendo en contextos urbanos consolidados, donde hay vecinos que viven ahí, es un beneficio porque el proceso de montaje consiste solamente en hacer uniones secas, que generan menos ruidos que el hormigón o la soldadura.

Buena acogida

Según Izquierdo, “no costó vender las casas. En ninguno de los dos casos”. El arquitecto precisa que “fue bastante apreciado por los compradores y el hecho de que fuera de madera fue un atributo altamente valorado. No solo porque a los usuarios les gustó la sensación táctil del material, sino también por su atributo ecológico”.

Cada casa tiene pequeñas variaciones, aunque tienen distribuciones muy parecidas. Por ejemplo, en el conjunto Alcántara hay un par con el segundo piso más grande. Lo mismo pasa en San Crescente, de acuerdo con Cristián Izquierdo.

La constructora informó que aún no tienen concretado un nuevo proyecto inmobiliario de este tipo. Sin embargo, Cristián Izquierdo dijo que “tenemos inversionistas interesados, estudios, ideas y todas las ganas de hacerlo en un par de proyectos más. Pero aún nada seguro”.


Escrito por Manuel Hernández González
Fotografías cortesía de Inmobiliaria Tecton

Ver más sobre: 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »