;

Casa Bosque destaca por el uso estructural de madera prefabricada y por armonizar con el terreno donde se emplaza

Ganador sdlm obras arq

12 de Octubre, 2020

Esta vivienda familiar, diseñada por Tomás Swett y Gabriel Díaz, se ubica literalmente en medio de un bosque nativo en el lado sur del Lago Colico, en la comuna de Cunco, Región de La Araucanía. Con este proyecto los arquitectos UC obtuvieron el primer lugar en el concurso de Obras de Arquitectura en Madera en la SDLM 2020.

Casa Bosque fue uno de los proyectos participantes en el IV concurso de Obras de Arquitectura en Madera organizado por Madera21 de Corma en la Semana de la Madera 2020 y obtuvo el primer lugar en la votación del jurado. La obra pertenece a la firma Triangular, pero en específico está diseñada por los arquitectos Tomás Swett y Gabriel Díaz y calculada estructuralmente por José Manuel Morales.

Casa Bosque es una vivienda pensada para el descanso familiar cuya construcción finalizó a principios de 2019. Se ubica en un lote de 5000 m2 del condominio Lipulli, en el lado sur del Lago Colico, comuna de Cunco, Región de La Araucanía. En la memoria del proyecto se explica que la construcción buscó “una intervención mínima del entorno”, por lo que la obra “se posa sobre un basamento dejando traspasar la flora silvestre a través de ella”. Y así es: a simple vista se puede apreciar cómo los árboles nativos se integran y armonizan con la vivienda.

Distribución y características técnicas

Espacio común de Casa Bosque / Nicolás Sánchez

La casa posee una superficie total de 220 m2, cuatro dormitorios y se organiza en dos volúmenes: uno que contiene la cocina, comedor, living; y otro que agrupa los dormitorios y baños. Ambos se conectan entre sí por dos puentes vidriados en sus cuatro caras exteriores, vinculando visualmente la totalidad de la casa con el bosque. La vivienda se asienta sobre dos basamentos “quebrados” de hormigón que “absorben la pendiente del terreno, permiten el paso del bosque y aíslan completamente los radieres de la humedad del suelo”. Sobre estos, “se disponen una serie de paneles y marcos prefabricados en madera, que configuran la estructura y geometría de la casa”.

Respecto al proceso de construcción, Gabriel Díaz explica que tardaron “seis meses aproximadamente en el diseño de arquitectura y coordinación con todas las especialidades. La casa se construyó entre el 2018 y 2019”.

En cuanto a los materiales, se utilizó madera pino estructural de 35 x 164 mm para los tabiques perimetrales y de 35 x 90 mm para los tabiques interiores. “Los paneles de madera se armaron “off site” y llegaron a terreno con pasadas de instalaciones y una de las caras cubierta con plancha estructural. Todas las maderas a la vista fueron pintadas con sellador semitransparente en base a solventes naturales color blanco”, señala Tomás Swett.  Las vigas interiores, al igual que los pilares, son de pino oregón macizo de 95 x 245 mm.

Resistencia sísmica, al fuego y eficiencia energética

Living de Casa Bosque / Nicolás Sánchez

Para Díaz, la madera se presentó como un material que “funcionó perfectamente para resistir fuego y sismos”.

Para la normativa de fuego, explica el arquitecto, se tomó como referencia “el listado oficial de comportamiento al fuego del MINVU, el cual valida diferentes soluciones constructivas para cumplir la norma. En Casa Bosque todos los elementos de madera ocultos en tabiques y cubierta fueron cubiertos con planchas de fibrocemento para cumplir la exigencia; mientras que los elementos estructurales a la vista cumplen la normativa dada la escuadría de vigas y pilares”.

En cuanto a la resistencia sísmica, “la casa cumple la normativa vigente a través de anclajes de acero y planchas estructurales que le otorgan la rigidez horizontal que requiere el sistema”, añade Díaz.

En el proyecto también se consideró la eficiencia energética. Se realizaron simulaciones para analizar el acceso del sol durante las horas en distintas épocas del año, asegurando una buena iluminación y captación solar durante el año. “En Casa Bosque, los mismos árboles actúan como un filtro de radiación entre primavera y verano, por ende, hubo una mayor libertad para el tamaño de paños vidriados, puentes y el diseño de tragaluces. Por otra parte, todos los muros y cubiertas poseen aislación térmica de un estándar mucho mayor a lo exigido por la norma chilena, los cuales junto con las ventanas termopanel hacen que la casa funcione muy bien en temperaturas bajas y mantenga por mucho más tiempo el calor generado por la calefacción en base a radiadores de agua caliente que posee la casa”, señala Swett.

Habitar sin invadir

Casa La Batalla / Triangular

La idea del diseño de la casa surgió producto de la primera visita a terreno. “El sitio tiene un bosque precioso de hualles y ulmos, con ciertos claros despejados. La propuesta más obvia hubiese sido emplazarse en esos claros; sin embargo, concordamos con los clientes que la idea de esta casa debiese ser vivir la experiencia de estar entre medio del bosque”, explica Díaz. Por este motivo, se hizo un levantamiento de terreno de los árboles aledaños al sector propuesto de emplazamiento y se marcaron todos los árboles que se debían cuidar durante la obra para que calzaran con los patios diseñados.

El condominio elegido, según Swett, posee fuertes pendientes. Sin embargo, los arquitectos titulados de la Universidad Católica supieron suplir bien ese desafío. “En la parte alta del terreno se conforma una meseta con densidad media de árboles, que permitía emplazar la casa considerando sus dimensiones. Este lugar cumplía los dos requisitos que buscábamos: por un lado, el estar entre medio del bosque; y por otro, intervenir lo menos posible el terreno natural. Rescatando además vistas lejanas al Lago Colico”, explica.

En esta finalidad de “intervenir mínimamente el entorno”, el sistema constructivo y materiales elegidos, según Díaz, jugaron un rol clave: “Para lograr intervenir el terreno lo mínimo posible se levantó la casa sobre zócalos de hormigón que absorben la pendiente del terreno. Además, el hecho de separar la casa de dos volúmenes conectados por puentes vidriados y que cada uno de ellos tenga pequeños patios de luz permitieron mantener la mayoría de árboles del lugar”.

Participación en la SDLM 2020

Interior de Casa La Batalla / Triangular

El arquitecto Tomás Swett explica que como oficina están “bastante interesados en el uso de madera y estamos constantemente interiorizándonos de los últimos avances en su uso. Es así como nos enteramos del concurso a través de una charla organizada por Madera21 durante julio, de la cual estábamos recopilando información para nuevos proyectos”.

Esta es la primera vez que participan en uno de los concursos que se enmarcan en la Semana de la Madera de Madera21 de Corma. Si bien Díaz y Swett, además del otro socio, Alejandro Armstrong, llevan varios años trabajando juntos, como Triangular están conformados hace un poco más de dos años. “Casa Bosque es uno de los primeros proyectos construidos que publicaremos bajo esta nueva marca y, considerando que calzaba perfectamente con el llamado a concurso, pensamos que sería una buena manera abrir un ciclo de publicaciones de proyectos”, señala Díaz.

Ganadores del primer lugar en el concurso de Obras de Arquitectura, el arquitecto Díaz cree que este triunfo se debe a que de los tres criterios evaluados (innovación en el uso de madera, desempeño técnico y propuesta conceptual), “Casa Bosque los abarca todos”. La madera es utilizada de manera innovadora “a través del diseño de una estructura prefabricada antes de llegar a terreno, lo que permitió levantar la obra gruesa en menos de un mes”. Por ello, “la propuesta conceptual se escapa bastante de lo que convencionalmente se viene a la cabeza por una casa prefabricada de madera, logrando volúmenes estéticamente atractivos y que además tienen un muy buen desempeño técnico a nivel de iluminación natural y comportamiento térmico”.

Percepción sobre el uso de la madera en Chile

Centro de Eventos Entre Muros / Nico Saieh

Swett comenta que en Triangular consideran la madera como material para el desarrollo de sus actuales y futuros proyectos: “Ahora mismo nos encontramos diseñando un conjunto de cuatro casas en el condominio Mirador Punta Pite y la idea es utilizar un sistema de prefabricado similar a Casa Bosque, pero explorar nuevas alternativas para hacerlo más eficiente aún”.

Junto con estos proyectos de esta oficina donde el uso de la madera es prominente, en general en Chile se está utilizando cada vez en mayor medida este material para la construcción de viviendas. “Afortunadamente la madera cada vez se está usando más en Chile para construcciones de alto estándar. Somos un país maderero y por ende tener una industria de la construcción que lo aproveche viene de perogrullo”, comenta Díaz.

El arquitecto valora en concreto las soluciones constructivas que se vienen desarrollando: “En Chile hay varias empresas que están trabajando en la prefabricación y mecanización de las estructuras en madera para que el armado en obra sea mucho más fácil y ágil. Seguir trabajando en soluciones constructivas de este tipo que ayuden a optimizar el proceso constructivo en madera creo que es la ruta que debiese seguir la industria”.

En cuanto al panorama actual de la construcción de edificios de mediana y alta altura en madera, Díaz plantea que el mayor desafío para Chile es “hacer dialogar la normativa sísmica con el uso de madera en edificios de mediana altura. Actualmente utilizar la madera para proyectos un poco más grandes que una vivienda unifamiliar es demasiado costoso, ya que las escuadrías exigidas se asemejan a las del hormigón. Llegar a una normativa sísmica especial para la madera es clave para destrabar su uso de manera masiva”.

Por su parte, Swett considera que en Chile también es muy importante avanzar en una normativa clara y robusta respecto a la resistencia al fuego. “Hoy en día si no se diseña con un sistema constructivo similar a los ensayados por el MINVU en su manual de comportamiento al fuego, se debe mandar a testear el sistema propuesto para validar el cumplimiento de la exigencia a laboratorios especializados. Como podrás imaginar, esto es inmediatamente un punto de tope al decidir utilizar la madera para proyectos de mayor escala, ya que genera incertidumbre y mayores costos al proyecto”, agrega.


Escrito por Diego Zúñiga
Fotografía principal cortesía de Nicolás Sánchez / Triangular

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Lanzan el concurso de arquitectura Yakisugi para estudiantes y profesionales

  • Strong by Form propone tecnología digital y la propia inteligencia de los árboles para un mundo más sustentable

  • Noruega construirá el puente con madera estructural más largo del mundo

OBRAS

Traducir »