;
Freeboter

Freebooter

Ubicación: isla de Zeeburgereiland, Ámsterdam, Holanda
Área: 257 m2
Fecha de finalización: 2019
Estudio de arquitectura: GG-loop
Equipo de desarrollo: Johan Beijers, Giacomo Garziano
Equipo de diseño: Giacomo Garziano, Robbie Nijzen, Simone Peluso, Daniele Colombati, Jan-Willem Terlouw, Piergiorgio Angius, Krzysztof Zinger
Ingeniería de construcción: Pieters Bouwtechniek

Freebooter es un pequeño edificio ubicado en el centro de la isla de Zeeburgereiland en Ámsterdam, frente al río Ij, que consta de dos dúplex de 120m2 cada uno.

Sensible a la historia, las costumbres y la cultura holandesas, el proyecto tomó el pasado marítimo de los Países Bajos como punto de partida. Freebooter se convierte así en un moderno “barco en tierra”, con muchas referencias al viento, el agua y la navegación. En la tierra que pertenecía al agua, zarpó un nuevo barco.

El nombre del proyecto en sí es una referencia a la figura histórica de los “Freebooter”, freelancers que reunieron equipos de marineros para explorar la alta mar. Además de reconocer la innovación holandesa y la naturaleza pionera de las naciones, fue el espíritu del Freebooter lo que el arquitecto, diseñador y fundador del proyecto GG-loop, Giacomo Garziano, trajo a los apartamentos, al reunir a un equipo altamente calificado de artesanos y carpinteros para ayudarlo a lograr su visión.

Elecciones arquitectónicas

Los materiales principales del edificio, como el casco de un barco, corresponden a madera, acero y vidrio. El plano de cada apartamento, que hace referencia al diseño de un barco, es orgánico y de flujo libre, con escalones inclinados a espacios diseñados para envolver y “desplegar” a medida que el habitante se mueve a través de él.

Una de las características más importantes de Freebooter es el manejo de la luz. GG-loop realizó un estudio durante todo el año de las condiciones de luz para crear la forma y el posicionamiento óptimos de las persianas de la estructura. Esta fachada paramétrica permitió la distribución óptima de la luz al tiempo que permitía un nivel adecuado de privacidad.

El proyecto está hecho de una estructura híbrida de madera contralaminada (CLT) y acero, y fue prefabricado fuera del sitio, lo que permite un tiempo de construcción excepcionalmente rápido de tres semanas para los cuatro pisos. Terminar el bloque tomó seis meses.

Propiedades únicas

Un triunfo del diseño biofílico centrado en el propietario de la casa.

Diseñado y desarrollado por el estudio GG-loop con sede en Ámsterdam, el proyecto es una expresión de la filosofía del estudio de responder al informe de diseño teniendo en cuenta la experiencia y el bienestar del usuario final.

“Nuestro primer edificio residencial en Ámsterdam representa los estándares de calidad de nuestros proyectos futuros, basados en alta eficiencia energética, espacios interiores de alta calidad y materiales naturales”, comenta el arquitecto.

El plano de planta, el flujo de espacios y las líneas orgánicas también se crearon con una cuidadosa consideración del uso diario y las tareas típicas de los habitantes, resultando un espacio saludable y productivo para descansar y vivir.

Producción

Celebrando la artesanía en el diseño contemporáneo, este edificio de dos departamentos a medida armoniza la forma y la función en un plan meticulosamente diseñado. Con un exterior llamativo, se ha convertido en un punto central del distrito; el bloque se abre en un plan interior compacto que revela combinaciones de ventanas, interiores de madera y acabados de alta calidad, con curvas orgánicas abiertas extendidas en espacios habitables, promoviendo una sensación de bienestar y conexión con la naturaleza.

Investigación

El proyecto es el resultado de una investigación en profundidad en el campo de la construcción con madera: el sistema híbrido en CLT y estructura de acero se desarrolló durante todo el proceso de diseño para optimizar el espacio interior y el tiempo de construcción.

Estudio

En los estudios iniciales, se realizaron pruebas comparativas entre una estructura de concreto y la estructura CLT. Esta última ha demostrado ser la solución más cualitativa, gracias a su rendimiento estructural y su optimización del tiempo de construcción, pero también a su huella de carbono, ya que la madera almacena CO2 de forma natural. El impacto en el costo de una estructura CLT eficiente es inferior al 10%, en comparación a una solución de concreto.

Energía y medio ambiente

El consumo de energía del edificio es cercano a 0. Este resultado es la combinación de 24 paneles solares en el techo, aislamiento de pared de alto rendimiento y paredes de vidrio, junto con calefacción por suelo radiante a baja temperatura y un sistema de ventilación mecánica y natural.

El 98% de la madera utilizada tiene certificación PEFC. Con 122,5 m3 de madera utilizada, el edificio almacena casi 80 toneladas de CO2, compensando casi 700.000 km de gases de escape de un automóvil de gama media y el consumo de energía de 87 hogares en un año.


Fotografías cortesía de GG-loop

Ver más sobre:

NOTICIAS RECIENTES

  • El proyecto Escuela de Carpinteros Tradicionales busca poner en valor el oficio y fortalecer su formación

  • La virtuosa historia de Pepa, una lámpara de madera que muele la luz

  • Expertos reafirman la importancia de construir en madera e implementar un urbanismo sustentable con biociudades

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »