23 de Febrero, 2017

Oficina de arquitectos japonesa crea novedosa estructura de madera cerca del Monte Fuji

Se trata de una guardería diseñada por Takashige Yamashita, cuyo techo de madera contrachapada exhibe una peculiar curvatura.

El techo de madera contrachapada parece ondular por sobre las habitaciones con paredes de vidrio. Es Toranoko Nursery, una guardería ubicada en la prefectura de Yamanashi, al suroeste de Tokio, en Japón, diseñada por la oficina de arquitectos Takashige Yamashita.

La guardería se emplaza en el centro de un campus dedicado al cuidado de los ancianos, que cuenta con una residencia para adultos mayores y un centro de salud geriátrica.

El equipo responsable del centro deseaba generar un espacio para el uso de los pacientes, la comunidad y las personas que visitan a sus parientes mayores.

Además de una pequeña sala cuna para los niños del sector, el edificio alberga un salón donde los visitantes pueden relajarse con una taza de té. Se diseñó como un techo escultórico que aparece abierto por todos lados e invita a acercarse desde diferentes direcciones.

Reportaje-Toranoko-Nursery-2

 

“La curvatura suave del techo crea una secuencia de escenarios, dividiendo el jardín, el salón, el comedor, la sala de enfermería y la oficina, mientras que los espacios se mantienen conectados como uno”, explican los arquitectos.

“Está diseñado con la esperanza de que esta pequeña guardería cree un espacio central para la comunidad, como un árbol grande”.

La estructura del edificio se basa en un marco de portal de acero que delimita los distintos espacios. Las vigas de madera laminada abarcan los espacios entre los marcos, formando soportes en forma de costillas para el techo.

Las vigas de madera laminada se intercalan con capas de madera contrachapada estructural para agregar rigidez a la estructura general del techo y asegurar que sea capaz de alcanzar tramos de hasta diez metros.

Una capa de acero revestida es aplicada en la parte superior del techo para proporcionar impermeabilización, mientras que la superficie de madera contrachapada se deja expuesta en la parte inferior.

Reportaje-Toranoko-Nursery-1

“Mediante la utilización de la madera, se logra una suave y ligera curvatura del techo que se puede manipular fácilmente en una variedad de formas y tamaños de manera efectiva”, agregan los arquitectos. “Así se crearía un gran espacio abierto lleno de un ambiente cálido”.

La textura y el grano de la superficie de madera contrachapada acentúan la forma escultórica del techo, que descansa ligeramente sobre el acristalamiento ranurado en los marcos de acero.

La sala de la guardería principal se encuentra en un extremo del edificio y está revestida con paredes de vidrio que proporcionan una conexión visual con el barrio circundante y otros espacios dentro de la instalación.

Una terraza cubierta debajo de la azotea curva conecta este espacio con una oficina y una cocina en el lado opuesto, que se separan de la sala de estar por un callejón pequeño.


Escrito por Alyn Griffiths para Dezeen.com

NOTICIAS RECIENTES

  • Agrupación de la Universidad de Washington promueve la descarbonización de la construcción a través de seminarios e investigaciones

  • Martin Thübeck ensambla una colección de muebles modulares mediante una simple unión

  • Tomás Villalón: “En el concurso de Arquitectura se debe entender el potencial de la madera y su gran responsabilidad medioambiental”

OBRAS

Ver más sobre: 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »