VUILD completa la primera casa fabricada digitalmente dentro de un pueblo montañoso en Japón

VUILD

2 de Febrero, 2021

El estudio de arquitectura VUILD dirigido por Koki Akiyoshi ha completado “House for marebito” en el pueblo Toga de la ciudad de Nanto, Japón. Este proyecto desafía los problemas locales de la silvicultura y los asentamientos marginales utilizando únicamente maderas locales y una fresadora de control numérico por computadora (CNC) llamada “shopbot”. La introducción de shopbot permite a la comunidad local producir y fabricar madera por sí mismos.

“House for marebito” ha sido elegida como la ganadora del premio GOOD DESIGN Award 2020 Gold Award en la categoría de construcción / diseño de espacios para uso comercial por su enfoque innovador de la arquitectura.

“Esta ambiciosa pieza de diseño demuestra un enfoque completamente nuevo de la arquitectura”, afirma la evaluación del jurado del premio GOOD DESIGN 2020. “Esta instalación de alojamiento en un nuevo estilo gassho-zukuri se ha creado utilizando fabricación digital. Logrando una especie de sexta industrialización a microescala, todos los procesos se llevaron a cabo en un radio de 10 km: la madera se obtuvo de los bosques locales, se cortó en partes, se transportó al sitio y luego se ensambló por un puñado de trabajadores como una gigantesca maqueta de plástico. Todo lo relacionado con la instalación de alojamiento completa es nuevo, desde el lanzamiento del proyecto basado en un modelo de propiedad conjunta hasta su mecanismo de financiación, con parte de los costos de construcción cubiertos por crowdfunding, hasta su proceso de producción. Es más, tales instalaciones podrían producirse en masa mediante fabricación digital si se suministran los datos. Este esfuerzo por transformar completamente los enfoques convencionales de la construcción evoca visiones del futuro de la arquitectura”.

Localización

“House for marebito” es la ganadora del GOOD DESIGN Award 2020 / Designboom

La ubicación del proyecto de VUILD proporciona ricos recursos madereros, con montañas y bosques que cubren el 97% de la tierra de la aldea toga. Sin embargo, la población es sólo de unos 600 habitantes y la mayoría de los residentes tiene más de 65 años, lo que hace que el pueblo esté “apartado”, en peligro de desaparecer.

Al construir una casa de huéspedes en una zona de este tipo, este proyecto propone un nuevo concepto de segundo hogar (“más que por turismo, por desplazamiento”) donde las personas pueden ir y venir mientras visitan a sus familiares.

Construcción

El primer paso fue introducir una máquina de fabricación digital de bajo costo / Designboom

Para la construcción, se propuso un nuevo sistema de redes locales que completa todo el proceso, desde la adquisición del material hasta la instalación, en un radio de 10 kilómetros para aprovechar los recursos forestales locales y abordar el declive de la silvicultura.

El primer paso fue introducir una máquina de fabricación digital de bajo costo pero de alto rendimiento ‘shopbot’ en la fábrica de madera local llamada Nagata Corporation, y el segundo fue cortar los troncos y convertirlos en tablas de madera, que es un estándar que se puede procesar con shopbot.

Al procesar todas las piezas de madera para que fueran de tamaño pequeño, los diseñadores lograron involucrar a residentes que nunca habían participado en la arquitectura o la construcción, como niños, mujeres y ancianos. Además, las piezas pequeñas son excelentes para el transporte y pueden construirse sin andamios en terrenos inclinados y espacios estrechos.

Proceso de diseño

Con fabricación digital se generaron técnicas arquitectónicas tradicionales locales / Designboom

En cuanto al proceso de diseño, VUILD ha introducido shopbot de nuevo, utilizando la fabricación digital para generar técnicas arquitectónicas tradicionales locales llamadas “gassho zukuri” y “wakunouchi” desarrolladas originalmente para soportar fuertes nevadas.

Además, se prestó mucha atención a la orientación de la casa, con las superficies de los frontones colocadas de norte a sur para imitar el gassho zukuri, y las montañas paralelas a la casa de huéspedes formando un canalón en forma de U, similar al camino del viento. Se dispuso un “atrapavientos” en las fachadas del lado este para asegurar la luz del día, la ventilación y el calor al mismo tiempo.


Escrito originalmente por Designboom
Fotografía principal cortesía de Designboom

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Emprendimiento, innovación y colaboración destacarán en la Plaza Central de ExpoCorma

  • Destacado estudio español construye una estación de metro con madera maciza en Nápoles

  • Petro Lahtinen: “De lo que más podemos beneficiarnos es usar la madera sustentable en cualquier producto requerido por la humanidad, y que eso sea beneficioso para el planeta”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »