;

El restaurante infantil White & The Bear tiene superficies blancas y muebles de madera

restaurante White & The Bear

11 de Septiembre, 2020

Sneha Divias Atelier ha cambiado los estereotípicos colores primarios por tonos neutros dentro del restaurante en Dubái White & The Bear, que está diseñado específicamente para niños.

Ubicado en el distrito Jumeirah de Dubái, White & The Bear ha sido diseñado por Sneha Divias Atelier con interiores “urbanos” que evitan los tonos brillantes que se suelen utilizar en los espacios centrados en los niños.

En cambio, el restaurante y el espacio comercial están adornados con colores y materiales neutros que, según el estudio, fomentarán la curiosidad de los niños.

“En el atelier seleccionamos paletas tan distintas para que los espacios de los niños no estimularan demasiado los sentidos”, explicó el estudio. “En cambio, la combinación de colores promueve la creatividad, la imaginación y el aprendizaje”.

Muebles personalizados para niños

El interior evita los tonos brillantes asociados a niños / Natelee Cocks

La planta baja del edificio se ha convertido en un singular espacio diáfano con superficies totalmente blancas.

La mitad de la sala está dedicada al restaurante, que ofrecerá un menú de comidas saludables especialmente creado por un nutricionista infantil. La madera se ha utilizado para formar un mostrador de café ranurado, donde los padres visitantes pueden tomar una bebida caliente, y también para una serie de pequeños asientos con forma de animal para los niños.

Algunas de las sillas tienen brazos curvos y una pata central trasera que parece un elefante, mientras que otras tienen orejas de conejo o de oso que se extienden desde los respaldos.

También se ha utilizado una bandada de lámparas colgantes en forma de pájaro y espejos impresos con osos que miran a escondidas para darle una sensación divertida al espacio.

Una tienda que sigue a la primera planta

La combinación de colores promueve la creatividad, la imaginación y el aprendizaje / Natelee Cocks

La otra mitad de la habitación alberga una pequeña tienda donde se exhiben ropa, libros y juguetes en estantes cuadriculados de altura completa.

La tienda continúa hasta el primer piso del edificio, que incluye una gran sala con fachada de vidrio que se puede utilizar para talleres de manualidades o fiestas de cumpleaños.

Los pasillos de conexión están llenos de libros y tienen rincones de lectura acolchados incrustados en los muros.

En este nivel también hay una sala de lactancia donde las madres pueden alimentar a sus bebés en la intimidad, así como un baño con lavabos e inodoros más bajos para que los niños puedan usarlos con facilidad.

Espacios para explorar

Los niños podrán explorar sintiéndose integrados en el espacio / Natelee Cocks

“Se debe dejar que los niños exploren su alrededor y encuentren su propio espacio donde se sientan cómodos”, agregó el estudio.

“Nuestro diseño se centra en humanizar la arquitectura interior, aportando un sentido de proporción y escala para que los niños se sientan integrados”, expuso Sneha Divias Atelier.

Varios otros estudios han adoptado un enfoque más sencillo del diseño infantil. A principios del 2018, la marca danesa Ferm Living creó una cocina de juguete minimalista que puede caber en casas pequeñas.


Escrito originalmente por Natasha Levy para Dezeen
Fotografía principal cortesía de Natelee Cocks

Ver más sobre: 

NOTICIAS RECIENTES

  • Desarrollan paneles industrializados para el primer condominio construido íntegramente en madera en Concepción

  • DJA presenta un pabellón triangular de mimbre con estructura de madera en Francia

  • Marcela A. Vidal Vega: “La madera, alternativa real como material sustentable en la construcción verde”

OBRAS

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Pinterest
Compartir en correo
Traducir »